CHÍCHEN ITZÁ – Legado Extraterrestre

cDSC_0030rha

Autor del Blog: Jorge Mier Hoffman en Machupicchu

 luis

  Mi esposa Teresa, Luis Arochi, Yo (Jorge Mier Hoffman), Lupita (mi comadre esposa de Luis) y mi abuela María Luisa, cuando conocí a Luis Arochi en las ruinas mayas de Chíchen Itzá en Yucatán – México

Un Artículo del Libro “El Código Maya y los Siete Estigmas” de su Autor Jorge Mier Hofman, basado en el misterioso legado maya, sus  enigmas y códigos que marcan el destino de la humanidad en su pasado y futuro.

7

Este artículo está dedicado a la memoria de mi compadre, el Lic. Luis Enrique Arochi, un erudito abogado que supo combinar la ciencia de la astronomía con la arqueología, para profundizar en un nuevo campo de estudio e investigación llamado ARQUEOASTRONOMÍA, como una especialidad científica que busca en las estrellas y el cosmos las respuestas al fenómeno evolutivo de las castas nativas que habitaron el planeta; pero en especial, estudia los misterios, enigmas y adelantos científicos que alcanzaron los nativos americanos, hasta instaurar las civilizaciones más extraordinarias que haya conocido la humanidad: La Cultura Americana.

Chichén Itzá es uno de los principales sitios arqueológicos de la península de Yucatán, en México, ubicado en el municipio de Tinum, en el estado de Yucatán. Vestigio importante y renombrado de la civilización maya, las edificaciones principales que ahí perduran corresponden a la época de la declinación de la propia cultura maya denominada por los arqueólogos como el período posclásico.

VER IMÁGENES ESPECTACULARES EN 360º PULSAR:

flecha

PULSAR AQUI

800px-El_Castillo_Stitch_2008_Edit_1

La arquitectura masiva que ha llegado hasta nuestros días y que hoy es emblemática del yacimiento, tiene una clara influencia tolteca. El dios mismo que preside el sitio, Kukulcán, es una reencarnación (por así decirlo) de Quetzalcóatl dios que partió del panteón tolteca. Dicho esto, hay que considerar que Chichén Itzá fue una ciudad[1] o un centro ceremonial, que pasó por diversas épocas constructivas e influencias de los distintos pueblos que la ocuparon y que la impulsaron desde su fundación.

La zona arqueológica de Chichén Itzá fue inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988. El 7 de julio de 2007, fue reconocida como una de las “Nuevas Maravillas del Mundo”, por una iniciativa privada sin el apoyo de la Unesco, pero con el reconocimiento de millones de votantes alrededor del mundo.

Su nombre deriva de las palabras mayas: “Chi” (Boca), “Chen” (Pozo), “Itz” (Mago, Brujo) y “a” (agua), al unir las palabras se obtiene la boca del pozo de los magos del agua. “En la orilla del Pozo de los brujos de agua”[2] o bien Chichén Itzá Huasteco Ch’iich’en (en estado/apariencia de pájaro), Huasteco Itzam’ (Serpiente) Serpiente Emplumada.[3] Tal es el nombre del que fue uno de los principales asentamientos de los mayas durante el período posclásico en la península de Yucatán, que se localiza 110 Km. al este de Mérida, capital del estado mexicano de Yucatán.

Chichén Itzá fue fundada hacia el año 525 d.C., durante “la primera bajada o bajada pequeña del oriente que refieren las crónicas”, por los chanes de Bacalar (que después se llamaron itzáes) y más tarde aún cocomes.

elcaracolaaa3lm

El Caracol u Observatorio Astronómico, es sin duda una de las más peculiares en el mundo maya prehispánico. Conocida como el Caracol, por su forma de espiral, este edificio es una gruesa torre circular asentada sobre una plataforma.

Su base se apoya, a su vez, en una plataforma rectangular, decorada en la parte superior por una cornisa de esquinas redondeadas. Curiosamente, su forma es muy semejante a la de los observatorios modernos, y consta de tres estructuras superpuestas: tiene una base interior circular alrededor de la cual se edificó otro basamento. El segundo cuerpo de la torre se sitúa sobre la cornisa de la anterior. Ostenta un friso que tiene, sobre cada una de las puertas, un mascarón del dios Chaac y un personaje sentado, rodeado por un marco de plumas y serpientes. En el tercero y último cuerpo aún puede verse una serie de aberturas o ventanas que permitían observaciones astronómicas.

Desde aquí, los observadores mayas estudiaban el cosmos y formulaban predicciones. En los días equinocciales, todavía es posible observar el alineamiento de los astros en las aberturas o ventanillas de esta obra maestra científica y arquitectónica.

 CARACO~1

El Caracol.Se ha discutido esta noción de la fundación de Chichén-Itzá por los chanes, ya que hay autores que en un pasado se la atribuyeron a los xiues. Sin embargo, prevaleció la corriente que considera a estos últimos como extranjeros en Yucatán, es decir invasores, los que llegaron del poniente —a diferencia de los chanes que habían llegado de oriente—, de donde se explica su condición de tenaces adversarios de los itzáes descendientes de los chanes, y tiempo después, de los cocomes.

Habiendo establecido los chanes la capital de su gobierno en Chichén Itzá en la época señalada, provenientes de Bacalar, continuaron su trayecto de oriente a poniente en la península de Yucatán, al cabo del cual fundarían también otras ciudades importantes como Ek Balam, Izamal, Motul, y T-hó, la actual Mérida de Yucatán y Champotón (Chan Petén: La tierra de los chanes), según el historiador Juan Francisco Molina Solís.

Ya hacia el final del período clásico tardío (600-900 DC) en el siglo IX) , Chichén se convirtió en uno de los más importantes centros políticos de las tierras bajas del Mayab. Para el principio del posclásico (desde el año 900 hasta el 1500), la ciudad se había consolidado como principal centro de poder en la península yucateca.

Sin título-3

El Autor, JORGE MIER HOFFMAN, en Chichén Itzá

De acuerdo con la evidencia disponible, es posible que muchas de las construcciones principales de la ciudad hayan sido destruidas hacia el final del siglo XI y reconstruidas más tarde. Se puede decir que el declive de Chichén Itzá se dio en un contexto de violencia, que condujo a la pérdida de la hegemoonía Chichén Itzá en el Mayab.

Chichen_Itza_CB

En el año 987 DC se formó la Liga de Mayapán, que fue una unión de casas sacerdotales de la península, entre las que las más importantes eran Uxmal, Mayapán y Chichén Itzá. Sin embargo esta liga fue destruida por un desacuerdo entre los caciques (Halach Uiniks) de los participantes que llevó a una declaración de guerra de uno de ellos, Hunac Ceel, quién se proclamó Halach Uinik de Mayapán. Esto originó la ruptura con los itzáes quienes perdieron el conflicto y debieron eventualmente huir en el año 1194 DC y refugiarse en el Petén, de donde habían venido originalmente hacia casi diez siglos.

A diferencia del inicio, cuando Chichén fue fundada, en que los mayas venidos de oriente buscaban la paz y el desarrollo de su pueblo estableciéndose en el Mayab (en lengua maya: Má= no Yab= mucho, muchos) “el lugar para unos cuantos”, “para no muchos” nombre que tenía la región toda, antes de la llegada de los españoles al final, 1000 años después, la propia región se había convertido en lugar de pugnas y de luchas. En la caída, la élite estaba formada por guerreros, sacerdotes y comerciantes que gobernaban Chichén Itzá. Ellos habían introducido el culto al dios Kukulcán. Ellos habían levantado impresionantes construcciones con taludes y muros verticales y representaciones del dios pájaro-serpiente que vino de afuera. En el proceso de declinación el militarismo fue el fundamento indudable de esta cultura. Esto se hace evidente en el monumento llamado Plataforma de las Calaveras donde exhibían, clavados en estacas, los cráneos de cientos de enemigos.

Los múltiples y monumentales edificios de la gran explanada de Chichén Itzá están presididos por la Pirámide de Kukulcán, llamado por muchos “el Castillo”, uno de los edificios más notables de la arquitectura maya. Es una pirámide de cuatro lados que culmina en un templo rectangular. Se asienta sobre una plataforma rectangular de 55,5 metros de ancho y tiene una altura de 24 metros. Cada lado de la pirámide tiene una gran escalinata que conduce al templo superior. Balaustradas de piedra flanquean cada escalera, y en la base de la escalinata norte se asientan dos colosales cabezas de serpientes emplumadas, efigies del dios Kukulcán. Es en estas escalinatas y muy particularmente en sus pretiles o balaustradas, donde se proyectan durante el transcurso del día equinoccial, las sombras de las aristas de las plataformas o basamentos superpuestos, que integran el gran edificio, configurándose así la imagen del cuerpo de la serpiente-dios, que al paso de las horas parece moverse descendiendo y rematando en la mencionada cabeza pétrea situada en la base inferior de la escalinata.

Es en este juego admirable de luz y sombra, que representa la “bajada” de Kukulcán a la tierra, como quisieron los mayas simbolizar el mandato superior de acudir a la labor agrícola, ante la inminencia de la llegada de las lluvias, al concluir el mes de marzo en que se inicia la temporada de siembra de la milpa en la región.

Queda evidente la íntima relación que hicieron, los inventores de semejante montaje, de su conocimiento astronómico, aplicado a la arquitectura, en un entorno religioso y para un fin estrictamente político de liderazgo de masas, que debían concurrir puntualmente a la cita de una ardua tarea de supervivencia: la del pesado trabajo agrícola de su cultivo esencial, el maíz, base de su alimentación. Se infiere, por ende, que ese espectáculo que hoy vemos como mágico, tenía que ver con la estabilidad social de los mayas.

En el siglo XVI el conquistador español Francisco de Montejo y el franciscano Diego de Landa, realizaron las primeras visitas de los europeos a la zona y dieron cuenta detallada de la existencia de la ciudad

Chichen-Itza_El_Castillo

En 1840 John Lloyd Stephens y Frederick Catherwood visitaron la zona arqueológica de Chichén Itzá, en ese tiempo el área se encontraba dentro de la hacienda del mismo nombre que pertenecía a Juan Sosa.[14] En 1894, el mayista Edward Herbert Thompson adquirió la Hacienda de Chichén-Itzá, realizó estudios y exploraciones en la zona, en especial dentro del cenote sagrado. Durante esos trabajos muchos objetos encontrados fueron enviados indebidamente al Museo de Arqueología y Etnología afiliado a la Universidad de Harvard (Peabody Museum of Archaeology and Ethnology) aunque, posteriormente, y debido a la intervención del gobierno mexicano, los objetos fueron devueltos. Al morir Thompson en 1935 la propiedad pasó a sus herederos aunque el control y la jurisdicción, así como la exploración sistematizada y el mantenimiento del extenso sitio arqueológico está a cargo, por disposición de ley, del Instituto Nacional de Antropología e Historia, organismo descentralizado del gobierno federal mexicano.

El Templo de Kukulcán o Pirámide de Kukulcán, es conocido también por el nombre «El Castillo», término que utilizaron los españoles en el siglo XVI, buscando alguna similitud arquitectónica conocida en el continente europeo. El actual templo fue construido en el siglo XII d. C., por los mayas itzáes en la antigua ciudad de Chichén Itzá, en el territorio perteneciente al estado mexicano de Yucatán. Su diseño tiene una forma geométrica piramidal, cuenta con nueve niveles o basamentos, cuatro fachadas principales cada una con una escalinata central, y una plataforma superior rematada por un templete. En esta construcción se rindió culto al dios maya Kukulcán (idioma maya: Serpiente Emplumada )?, razón por la cual se pueden apreciar motivos serpentinos en la decoración arquitectónica. Por otra parte también cuenta con simbolismos que hacen alusión a los números más importantes utilizados en el calendario Haab (calendario solar agrícola), el calendario Tzolkin (calendario sagrado) y la rueda calendárica. La alineación de la construcción de la pirámide permite que se puedan observar diversos fenómenos de luz y sombra, los cuales se producen en su propio cuerpo durante los equinoccios y solsticios cada año.

En Chichén Itzá los mayas construyeron la más grandiosa y elegante cancha para el juego de pelota, la que según los arqueólogos corresponde al final del periodo Clásico y marca con su presencia el inicio de una nueva época, de gran florecimiento, conocida como Posclásico temprano.

La cancha se ubica en el costado poniente de la gran plaza norte, limitándola en aquella sección. En su mayor longitud presenta la misma orientación que la pirámide de El Castillo, es decir que su eje norte-sur tiene una desviación de 17º hacia el oriente. Sus dimensiones son espectaculares, pues su longitud total es de 168 metros, mientras que a lo ancho mide 70 metros.

La estructura en su conjunto se compone de cuatro construcciones que dan forma al característico patio en forma de doble “T”. Las estructuras oriente y poniente son las de mayor longitud y constituyen los paramentos o muros verticales, y al exterior tienen gradas por las que ascendían los espectadores del vistoso deporte ritual, mientras que en la parte interna, la que da a la cancha, lucen las conocidas banquetas con relieves de los jugadores y los anillos de piedra colocados a gran altura, los cuales van decorados con la imagen de dos serpientes emplumadas ondulantes, cuyos cuerpos se entrelazan y forman consigo mismas el símbolo del movimiento.

Juego_de_Pelota_-_Der_Ballspielplatz_2

En 1988, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Culturización (Unesco), declaró a la ciudad maya de Chichén Itzá como Patrimonio de la Humanidad.[1] Casi 20 años después, el cineasta suizo Bernard Weber convocó por medio de la New Open World Corporation una «elección mundial», para elegir a las Nuevas maravillas del mundo, la ciudad maya resultó ganadora y desde el 7 de julio de 2007 fue declarada como una de las «Nuevas 7 maravillas del mundo contemporáneo». La Pirámide de Kukulcán es una de las principales estructuras del lugar.

 luis png

  

luis3

Mi compadre Luis Arochi dedicó años de estudio e investigación en las ruinas mayas de Chichén Itzá… Recuerdo cuando Luis y su esposa, mi comadre Lupita, dormían dentro de las estructuras de templos y pirámides, aún en los fuertes aguaceros que son característicos en la zona,  para descubrir asombrosos efectos de “Luz y Sombra” producido por los astros que proyectaban su luz dentro de las fabulosas estructuras mayas, para crear efectos y fenómenos atronómicos que aún constituyen un enigma por descifrar… Gracias a sus investigaciones y perseverancia en el estudio del llamado “Castillo de Kukulcán o Quetzalcóatl”, Luis dio a conocer al mundo el sorprendente efecto de la SERPIENTE que, dos vecez al año en el equinoccio de otoño y primavera baja desde la cima de la pirámide de Quetzalcóalt en Chichén Itzá, representada por un efecto lumisoso de Luz y Sombra de un “cuerpo serpentino” que se proyecta de arriba y hacia abajo en una de las caras de la pirámide, representado en triángulos que finalmente alumbran una gran Cabeza de Serpiente ubicada al pie de la pirámide, cuyo significado pasó desapercibido para la mayoría de los arqueólogos que investigaron en Chichén Itzá, pero no para mi compadre Luis Arochi que observó que la singular mole de piedra era la cabeza de la SERPIENTE que se ilumina cuando el cuerpo serpentino anuncia el equinoccio.

 

 El equinoccio, del latín “noche igual”, es un momento particular, un instante de tiempo que ocurre a una hora determinada y sólo dos veces al año, el 21 de marzo y el 23 de septiembre, cuando las noches y el día tienen igual duración en todo el planeta, ya que el Sol está en el cenit

   

Calcular el equinoccio no es algo sencillo de apreciar, ya que ocurre en un instante cada seis meses, lo que demuestra el extraordinario conocimiento matemático y astronómico de los mayas para edificar una pirámide que, en su laboriosa construcción en piedra, se orientó milimétricamente para que los rayos del Sol se proyectaran en determinadas áreas de la estructura: sólo durante el equinoccio..! Pero si ello ya de por sí es sorprerndente… los mayas fueron aún más allá en sus planos arquitectónicos, para que la estructura piramidal se convirtiera además en un amplificador y sintetizador del sonido que producen los aplausos y no otro sonido… Al sonido que produce un “aplauso”, las ondas sonoras hacen eco en las escalinatas y éstas a su vez sintetizan de manera “misteriosa” el sonido para imitar exactamente y de manera sombrosa el canto del “quetzal”, cuya ave mítica para los mayas, constituyó un culto especial que, combinada con la Serpiente, dio origen a Quetzalcóatl “La Serpiente Empluimada”… y hoy luego de más de dos mil años, si una persona aplaude, por muy alejado que esté de la estructura, el sonido retumba en el ambiente de Chichén Itzá como el canto de un quetzal que brota desde la pirámide.

Todos estos fabulosos efectos y misterios fueron documentados por Luis Arochi en su libro “La Pirámide de Kukulcán y su Simbolismo Solar”, como un extraordinario legado maya, que demuestra el sorprendente desarrollo arquitectónico, científico, matemático y astronómico de esta fabulosa civilización americana que ha sido subestimada por los arqueólogos ortodoxos.

El “Observatorio” de Chichén Itzá, otro misterio inexplicable para la arqueología tradicional

023

Junto a mi esposa Teresa y mi abuela María Luisa en el “Observatorio”

Desde la más remota antigüedad, uno de los aspectos más destacados de la naturaleza humana ha sido la pasión por lo desconocido, y todos los misterios que nos rodean… A lo largo de la historia se reconocen dos grandes aspectos vinculados al mundo de lo oculto: la astrología y la alquimia… Cuando no existían las religiones, sin excepción, todo giraba en torno a estos dos conceptos… Por astrología se definía una técnica sumamente compleja, para interpretar los signos y mensajes revelados por los astros y las estrellas, como sucesos astronómicos predecibles y que podían develar el futuro… La alquimia era un conjunto particular de sofisticados métodos para manipular los elementos de la naturaleza, con el objeto de curar al enfermo, lograr la vida eterna, o convertir el hierro en oro… Lo único que tenían estas ciencias en común con la religión, es que ambas especialidades se englobaban dentro del campo místico de la magia, para ofrecer al practicante un control sobre poderes superiores al común de los hombres y mujeres… Pero a diferencia de la religión, la magia de la astrología y la magia de la alquimia, sí daban respuestas concretas a las expectativas del colectivo, quienes encontraban en estas prácticas una mejor calidad de vida… Con el tiempo la magia de las ciencias evolucionó hacia lo tangible, lo predecible y perceptible: la astrología se convirtió en una ciencia compleja relacionada con las físicas y las matemáticas, la alquimia evolucionó hacia la química, la farmacología y la medicina, mientras que la religión se quedó en el pasado invocando la magia y lo invisible… es por esta razón, y no otra, que la Curia Pontificia le declaró la guerra a las ciencias, cuando éstas comenzaron a ganar  el terreno donde antes la religión era quien gobernaba la fe del hombre… Las ciencias captaban adeptos a través del amor y el agradecimiento, mientras que la religión lo hacía por el temor y el padecimiento… La ciencia se convirtió en los laboratorios, mientras la religión se convirtió en un ejército devastador… y a pesar de los siglos transcurridos, aún la religión ve con reticencia y desprecio muchos de los adelantos científicos; dentro de los que podemos destacar: la clonación, los anticonceptivos, y la genética… porque estos aspectos científicos tiene que ver con la generación de vida, aspecto que fue secuestrados por la religión cuando dice: “Dios y sólo Dios da la vida”

Como sucedió hace más de 1,000 años, el fenómeno del equinoccio (21/22 marzo y septiembre) en el templo de Kukulcán en Chichén Itzá, sigue conmoviendo los corazones de los espectadores

Chichen Itza mexico

En estas épocas del año, el juego de luz y sombra en el templo, crea esta ilusión óptica: La de una serpiente que se mueve. Miles de entusiastas se reunen en Chichén Itzá para vivir la experiencia de la magia maya. Al observar a la serpiente bajar por el templo, los visitantes se podrán preguntar hacia dónde va.

Se ha descubierto que en los días equinocciales, antes de ocultarse el sol entre las 14:15 a 16:50Hrs, las sombras de las esquinas de las plataformas superpuestas del lado norte, se van proyectando de arriba hacia abajo en forma sucesiva en la orilla de la alfarda norte hasta que se forman con claros de luz solar siete ángulos isósceles, de manera que el conjunto se asemeja al cuerpo ondulante de una serpiente que parece descender de la pirámide porque el séptimo triángulo coincide con la garganta del reptil que está al principio de la alfarda.

Este fenómeno dura unos minutos conforme el sol se oculta, y los triángulos van desapareciendo en orden inverso, o sea de abajo hacia arriba.

PIRMID~1 

A continuación, puede ver un interesante Programa Especial de la NASA que si hizo en Chichén Itzá para observar el fenómeno de Luz y Sombra que se forma en la pirámide de Kukulcán y que dio a conocer al mundo mi compadre Luis Arochi. Al pulsar el Link lo conecta con la web donde previamente debe instalar el programa de vídeo que le permite ver toda la programación de aproximadamente media hora de duración:

chichen

PULSAR LINK:

flecha-animada1

http://www.exploratorium.edu/ancientobs/chichen/HTML/webcast.html


11 comentarios to “CHÍCHEN ITZÁ – Legado Extraterrestre”

  1. Esta muy bien fundamentado aunke haria falta el mito de los barbudos “caucasicos” de craneo alargado ¡

  2. esta imformacion me sirvio en poco pero muy bueno muy muy muy bueno

  3. QUE ORRRRRROR BUUUUUUUUUUEEEEEEEEE

  4. […] Luis Arochi (y Lupita Arochi) en su libro La Pirámide de Kukulcán y su Simbolismo Solar, describen sus experiencias sobre el efecto Serpiente que ocurre dos veces al año  durante el equinoccio del otoño y el de la primavera, estaciones durante las cuales se observa, mediante el efecto luminoso del contraste  de la luz y  sombra,  se proyecta la imagen del cuerpo de una serpiente  en una de las caras de la pirámide que desciende de la cima hasta la base para terminar alumbrando la gran cabeza de la serpiente que esta construida en la base de la pirámide. (Chichén Itzá “ARQUEOASTRONOMÍA”) […]

  5. Está bastante interesante…

  6. QUETZALCOATL, NI DIOS NI HOMBRE…ES EL CAMINO DE LA TIERRA ( COATL) AL CIELO (QUETZAL)….Y EN CHICHENITZA LA COATL VIENE DE REGRESO PARA TRAERNOS EL MENSAJE DE LOS CIELOS.

  7. Muy interesante articulo! Muchas Gracias! ¿Donde se puede conseguir el libro de “La Pirámide de Kukulcán su Simbolismo Solar” de Luis Arochi, Editorial Orion, 1976?

  8. mmmm me gustaria saber la caonstruccion o descripcion se esta piramide

  9. La puta que te pario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: