MUERTE – Misterio de la Vida

cDSC_0030rha

Autor del Blog: Jorge Mier Hoffman en Machupicchu

El día de la Muerte, pintura de William-Adolphe Bouguereau (1825-1905)

El enigma de la condición humana alcanza su vértice en presencia de la muerte. El hombre no sólo es torturado por el dolor y la progresiva disolución de su cuerpo, sino también, y mucho más, por el temor de un definitivo aniquilamiento. El ser humano piensa muy certeramente cuando, guiado por un instinto de su corazón, detesta y rechaza la hipótesis de una total ruina y de una definitiva desaparición de su personalidad. La semilla de eternidad que lleva en sí, al ser irreductible a la sola materia, se subleva contra la muerte. Todos los esfuerzos de la técnica moderna, por muy útiles que sean, no logran acallar esta ansiedad del hombre: pues la prolongación de una longevidad biológica no puede satisfacer esa hambre de vida ulterior que, inevitablemente, lleva enraizada en su corazón.

Pero la muerte es un proceso terminal que consiste en la extinción del proceso homeostático de un ser vivo, esto es, la extinción de la vida.

El proceso de fallecimiento, si bien está totalmente definido en algunas de sus fases desde un punto de vista neurofisiológico, bioquímico y médico, aún no es del todo comprendido en su conjunto desde el punto de vista termodinámico y neurológico, y existen discrepancias científicas al respecto.

En el siglo XX la muerte se definía como el cese de la actividad cardíaca (ausencia de pulso), ausencia de reflejos y de la respiración visible, con estas estimaciones muchas personas fueron inhumadas estando en estado de vida latente o afectadas por periodos de catalepsia.

Posteriormente, gracias a los avances tecnológicos y al mejor conocimiento de la actividad del cerebro, la muerte pasó a definirse con un electroencefalograma en el que se acusa la ausencia de actividad bioeléctrica en parte del cerebro. Aún esto demostró ser insuficiente más tarde ya que eventos posteriores demostraron que este proceso en algunos casos muy excepcionales podía ser reversible, como era en el caso de los ahogados y dados por fallecidos en aguas al borde del punto de congelación.

Gracias al avance tecnológico de la medicina, hoy es posible mantener una actividad cardíaca y ventiladora artificial en cuidados intensivos, en una persona cuyo corazón ha dejado de latir y no es capaz de respirar por sí mismo, por lo cual esto demuestra que no es estar muerto. El protocolo utilizado para el diagnóstico de la muerte en este caso es diferente y debe ser aplicado por especialistas en ciencias neurológicas, hablándose entonces de “muerte cerebral” o “muerte encefálica“. En el pasado, algunos consideraban que era suficiente con el cese de actividad eléctrica en la corteza cerebral (lo que implica el fin de la consciencia) para determinar la muerte encefálica, es decir, el cese definitivo de la conciencia equivaldría a estar muerto, pero hoy se considera, en casi todo el mundo, difunta a una persona (aún si permanece con actividad cardiaca y ventiladora gracias al soporte artificial en una unidad de cuidados intensivos), tras el cese irreversible de la actividad vital de todo el cerebro incluido el tallo cerebral (estructura más baja del encéfalo encargada de la gran mayoría de las funciones vitales), comprobada mediante protocolos clínicos neurológicos bien definidos y soportada por pruebas especializadas.

En estos casos, la determinación de la muerte puede ser dificultosa. Un electroencefalograma, que es la prueba más utilizada para determinar la actividad eléctrica cerebral, puede no detectar algunas señales eléctricas cerebrales muy débiles o pueden aparecer en él señales producidas fuera del cerebro y ser interpretadas erróneamente como cerebrales. Debido a esto, se han desarrollado otras pruebas más confiables y específicas para evaluar la vitalidad cerebral como la Tomografía por Emisión de Fotón Único (SPECT cerebral), la Panangiografía cerebral y el Ultrasonido transcraneal.

Por qué el miedo a la muerte y ella es parte de la vida..?

El miedo a la muerte se debe a dos hechos que ocurren dentro de nuestro inconsciente. En primer lugar, la muerte nunca es posible con respecto a nosotros mismos; es decir, la causa de la muerte es externa, en este sentido, se le atribuye un carácter maligno; la muerte es mala y se encuentra en el ambiente no en nosotros mismos. Siguiendo esto, para nuestro inconsciente es inconcebible morir por alguna causa natural o vejez. En segundo lugar, la persona no es capaz de distinguir entre un deseo y la realización de este (un hecho); esto justifica la muerte en base a la culpa donde el deseo y la realidad generan un conflicto. Así, la persona se considera responsable de la muerte del otro en el sentido de que el deseo de matarlo y el hecho de la muerte genera culpabilidad. Asimismo, el proceso del dolor siempre lleva consigo algo de ira. En este sentido, se depositan en la persona muerta dos sentimientos diferenciados: el amor que se tiene y ha tenido por esta a lo largo de su vida, y el odio generado por la sensación de abandono que genera la pérdida de este ser querido. El miedo a la muerte surge como una negación hacia la existencia de esta.

DÓNDE VAMOS CUANDO MORIMOS..?

LA  MUERTE SEGÚN Samael Aun Weor

EL RAYO DE LA MUERTE

El Rayo de la Muerte, reduce al llamado hombre, a una simple quinta esencia molecular. Así como una tonelada de flores puede reducirse a una simple gota de perfume esencial. La energía de la muerte, por ser tan fuerte, destruye totalmente el organismo humano. Es una corriente de tan altísimo voltaje, que inevitablemente destruye el organismo cuando llega a circular por éste. Así como un rayo puede despedazar un árbol, así también el rayo de la muerte, reduce a cenizas, el cuerpo humano. Es el único tipo de energía que el organismo no puede resistir. Este rayo conecta la muerte con la concepción. Los dos extremos se tocan. Cuando la esencia se desprende del viejo cuerpo, bajo el impacto terrible del rayo de la muerte, se produce una tensión eléctrica tremenda a una nota clave, cuyo resultado axiomático es el movimiento y combinación de los genes determinantes del futuro cuerpo físico. Así es como los sutiles constituyentes del huevo fecundo, se acomodan en disposición correspondiente, teniendo como base la tensión eléctrica y la nota clave de la muerte.

LO QUE CONTINÚA

Dos cosas van al sepulcro. La primera es el cuerpo físico, la segunda es la personalidad humana. Esta última como ya dijimos, se forma durante los primeros siete años de la infancia y se robustece con las experiencias. A veces la personalidad deambula por el cementerio, otras, sale de su sepulcro, cuando sus dolientes la visitan y le llevan flores. Pero a poco, la personalidad se va desintegrando. La personalidad es energética y atómica. La personalidad es perecedera. No existe ningún mañana para la personalidad del difunto, ella es mortal.

La personalidad no se reencarna. La personalidad es hija de su tiempo y muere en su tiempo. Aquella que continúa es la Esencia, es decir, el fantasma del muerto. Dentro de dicho fantasma, se desenvuelven el ego reencarnante, el Yo, el mi mismo. Este último es legión de Diablos que continúan. Es falso dividirnos entre dos Yoes, uno de tipo inferior y otro de tipo superior. El Yo es Legión de diablos, que se desarrollan normalmente dentro de nosotros mismos, eso es todo.

Mucho se habla en la literatura ocultista de un yo superior, de un yo divino pero resulta que ese tal yo superior no es tal yo. La Seidad Divina, trasciende todo Yoismo. Aquello que no tiene nombre profano es el Ser, el Eterno.

La Esencia es molecular, la esencia, el fantasma del muerto, vive normalmente en el mundo molecular, así pues, al morir salimos del mundo celular y entramos en el mundo molecular, en el mundo molecular, usamos un cuerpo molecular.

EL CUERPO VITAL

En el organismo humano existe un cuerpo Termo-Eléctrico-Magnético. Este es el cuerpo vital. Dicho cuerpo es el asiento de la vida orgánica. Ningún organismo podría vivir sin el cuerpo vital. Cada átomo del cuerpo vital, penetra dentro de cada átomo del cuerpo físico, para hacerle vibrar intensamente. Todos los fenómenos químicos, fisiológicos y biológicos, todo fenómeno de percepción, todo proceso metabólico, toda acción de las calorías, etc., tiene su base en el cuerpo vital. Este cuerpo es realmente la sección superior del cuerpo físico, el cuerpo Tetra-dimensional. En el último instante de la vida, dicho cuerpo se escapa del organismo físico. El cuerpo vital no entra al sepulcro. El cuerpo vital flota cerca del sepulcro y se va desintegrando lentamente conforme el cadáver se va desintegrando. Al sepulcro solo entran el cadáver y la personalidad del fallecido. El cuerpo vital, tiene más realidad que el cuerpo físico. Sabemos muy bien que cada siete años cambia totalmente el cuerpo físico y no queda ni un solo átomo antiguo en dicho cuerpo. Empero, el cuerpo vital no cambia. En dicho cuerpo están contenidos todos los átomos de la niñez, adolescencia, juventud, madurez, vejez y decrepitud. El cuerpo físico pertenece al mundo de tres dimensiones. El cuerpo vital es el cuerpo de la cuarta dimensión.

LA QUINTA DIMENSIÓN

Los fantasmas de los fallecidos viven en la quinta dimensión, esta es la Eternidad. Largo, ancho y alto forman las tres dimensiones del mundo celular. El tiempo, es la cuarta dimensión; la Eternidad es la quinta dimensión y aquello que está más allá de la Eternidad y del tiempo, corresponde a la sexta dimensión.

Realmente la liberación comienza en la sexta dimensión, el mundo del espíritu divino, es el mundo Electrónico. el mundo de la Sexta dimensión. Todo aquel que muere entra en la quinta dimensión.

La eternidad se abre para devorar a los fallecidos y luego los expulsa de su seno para regresarlos al mundo del tiempo y de la forma física. Los fallecidos son expulsados de la eternidad porque todavía no poseen el Ser. Solo quienes poseen el Ser pueden vivir en la eternidad. El Ser es el Intimo. El Espíritu. Es necesario trabajar primero con la materia molecular para fabricar alma y luego refinar la energía de esta alma a un grado más alto para fabricar espíritu. Hay que transmutar la materia molecular en electrónica y fusionar el átomo, para liberar el fuego sagrado que nos convierte en espíritus divinos.

LOS ANGELES DE LA MUERTE

Los ángeles que rigen los procesos de la concepción, viven normalmente en la cuarta dimensión y los que gobiernan la muerte en la quinta dimensión. Los primeros conectan la Conciencia con el Zoospermo, los segundos rompen la conexión que existe entre la Conciencia y el cuerpo físico.

Los ángeles de la muerte son en sí mismos hombres perfectos, es muy amarga la pérdida de un ser querido y parecería como si los ángeles de la muerte fuesen demasiado crueles, pero ellos realmente no lo son, aun cuando parezca increíble. Los ángeles de la muerte trabajan de acuerdo con la ley, con suprema sabiduría y muchísimo amor y caridad. Esto solo lo podemos entender claramente cuando nos identificamos con ellos en el mundo molecular y en el mundo electrónico. Los ángeles de la vida le dan al ser humano un cuerpo vital para que pueda vivir. Los ángeles de la muerte le quitan al ser humano la vida. Esto lo hacen cortando el cordón de plata. Dicho cordón se corresponde con el cordón umbilical y es séptuple en su interna constitución íntima. Los ángeles de la vida conectan al cuerpo molecular de los desencarnados con el zoospermo. Así todos, vuelven a tener un nuevo cuerpo, realmente el cordón de plata es el hilo de la vida que los ángeles de la muerte rompen en su día y en su hora de acuerdo con la ley del destino. Este hilo maravilloso pertenece a las dimensiones superiores del espacio y solo puede ser visto con el sentido espacial.

Los moribundos suelen ver al ángel de la muerte como una figura esquelética espectral bastante horrible. Realmente lo que sucede es que éste se reviste con el traje que corresponde a su oficio. En la vida práctica el policía viste el uniforme; el médico, su bata blanca; el juez, su toga; el sacerdote su hábito religioso, etc. Las vestiduras funerales y la esquelética figura de los ángeles de la muerte, horrorizan a aquellos que todavía no han despertado la conciencia. Los símbolos funerales de los ángeles de la muerte son: la hoz que siega vidas, la calavera de la muerte, el búho, la lechuza, etc. Fuera de su trabajo, la apariencia de los ángeles de la muerte es la de hermosos niños, sublimes doncellas, venerables maestros, etc., etc.

Vida Después de la Muerte. Las Ultimas Pruebas

Los ángeles de la muerte están escalonados en forma de jerarquías. Entre ellos hay grados y grados, escalas y escalas, etc.

Los ángeles de la muerte tienen sus templos en el mundo molecular, también tienen sus escuelas, palacios y bibliotecas. Allí en la inmensidad del gran océano de la vida existe un palacio funeral donde tiene su morada uno de los genios principales de la muerte, su rostro es como el de una doncella inefable y su cuerpo como el de un varón terrible. Este ser maravilloso usa un cuerpo electrónico totalmente andrógino. Este Ser es un Andrógino Divino. Bajo su dirección trabajan millares de ángeles de la muerte. En su biblioteca existen millares de volúmenes moleculares donde están escritos los nombres y datos kármicos de todos aquellos que deben morir, cada cual a su día y a su hora, de acuerdo con la ley del destino. La ciencia de la muerte es terriblemente divina.

El animal intelectual falsamente llamado hombre, muere inconsciente y nace inconsciente y así marcha ciego desde la cuna hasta el sepulcro, sin saber de dónde viene ni para dónde va. Cuando fabricamos alma, despertamos conciencia y sólo entonces nos hacemos conscientes de los misterios de la vida y la muerte. Todo hombre con alma puede negociar con los ángeles de la muerte y desencarnar a voluntad, de acuerdo con sus necesidades. Esto significa, poder para alargar la vida si así se considera necesario para realizar o terminar alguna labor en el mundo físico.

LOS TRIBUNALES DEL KARMA

El libro tibetano de los muertos dice: “Haz estado en un desmayo durante los últimos tres y medio días. Tan pronto como te recobres de este desmayo, tendrás el pensamiento” -qué ha pasado- (pues) en ese momento todo el Samsara (Universo fenoménico) estará en revolución.

El ingreso a los mundos electrónico y molecular en el momento de la muerte, es una prueba tremenda para la conciencia del hombre. El libro Tibetano de los Muertos, asegura que todos los hombres caen en el momento de la muerte, en un desmayo que dura tres días y medio. Max Heindel, Rudolf Steiner y muchísimos otros autores sostienen que durante estos tres días y medio el Ego desencarnado, ve pasar toda su vida en forma de imágenes y en orden retrospectivo. Aseguran dichos autores que dichos recuerdos se hallan contenidos en el cuerpo vital. Esto es cierto, pero solo es una parte de la verdad. Las imágenes y recuerdos contenidos en el cuerpo vital y su visión retrospectiva, sólo es repetición automática de algo semejante en el mundo electrónico.

En el momento de la muerte y durante los tres días y medio siguientes a la muerte, nuestra conciencia y nuestro juicio interno, son liberados por la descarga electrónica. Entonces vemos pasar toda nuestra vida en forma retrospectiva. La descarga es tan fuerte que el hombre cae después en un estado de coma y de sueños incoherentes. Solo aquellos que poseen eso que se llama alma, pueden resistir la descarga electrónica sin perder la conciencia.

Pasados los tres días y medio la esencia entra en un estado de conciencia tipo lunar. En el momento de la muerte revivimos la vida en forma retrospectiva, bajo la descarga electrónica, pero en forma muy rápida y terrible, en el mundo molecular volvemos a revivir nuestra vida que acaba de pasar en forma mucho mas lenta porque el tiempo en el mundo molecular es más lento que en el mundo electrónico.

Bajo la influencia lunar revivimos nuestra vida desde la ancianidad hasta la niñez y nacimiento. Los desencarnados visitan entonces todos aquellos lugares, con los cuales se relacionaron. Reviven cada escena de su vida, dicen y hacen lo mismo que hicieron, sintiendo alegría por las buenas obras y profundo dolor moral por las malas.

Terminado el trabajo retrospectivo es claro que tenemos plena conciencia del resultado final de la vida que acaba de pasar. Es entonces y solo entonces, cuando todo aquel que no esté decididamente perdido, toma la decisión de enmendar sus errores y pagar lo que debe. Solo los completamente perdidos no responden a los impactos terribles de los mundos molecular y electrónico. Realmente esos seres ya están tan materializados, que de hecho, retornan al mundo mineral. Este es el infierno cristiano, Ammit, el Monstruo Egipcio devorador de los muertos con sus gigantescas mandíbulas de cocodrilo. El devorador de los corazones, el buitre cósmico que consume los desechos o despojos de la humanidad, el Averno romano, el Avitchi Indostán, etc.

Todos los planos de existencia cósmica, mencionados por la teosofía, pueden ser perfectamente sintetizados en cuatro renglones: Infierno, Tierra, Paraíso, Cielo. Es decir: Mundo Mineral, Mundo Celular, Mundo Molecular y Mundo Electrónico.

El Juicio Final es el que decide la suerte de los desencarnados. Terminado el trabajo retrospectivo, tenemos que presentarnos ante los tribunales del Karma. En dichos tribunales tenemos que responder de cargos, la sentencia de los jueces es definitiva. Realmente no es exacto afirmar que todos los seres pasen a las regiones del paraíso o a los estados de felicidad de tipo celestial después del juicio. Realmente solo pasan a las regiones inefables mencionadas por la teosofía una muy pequeña minoría de seres. El juicio final divide a los desencarnados en tres grupos: 1º. Los que se reencarnan inmediatamente (retornan a la forma); 2º. Los que suben a los estados paradisíacos y celestes y los que reencarnan (retornan) mucho tiempo después; 3º. Los que entran al Reino Mineral (Infierno). Existen escuelas para la creación de Alma y también existen Escuelas de Regeneración sexual para la creación de espíritu. La Escuela Gnóstica Rosacruz, es templo y escuela a la vez. El Movimiento Gnóstico está íntimamente unido a la auténtica y legítima escuela Rosacruz, que solo existe en los mundos superiores. Nuestro Movimiento Gnóstico Cristiano Universal, enseña el camino real de la Regeneración. Nuestra Escuela enseña a crear Alma y Espíritu. Nuestro Movimiento tiene la Escuela Esotérica más completa. Nuestro movimiento está Iniciando la Era de Acuario, entre el Augusto tronar del Pensamiento.

LOS FANTASMAS

Los fantasmas (del griego φάντασμα, “aparición”), en el folclore de muchas culturas, son supuestos espíritus o almas desencarnadas de seres muertos (más raramente aún vivos) que se manifiestan entre los vivos de forma perceptible (por ejemplo, tomando una apariencia visible, produciendo sonidos o aromas o desplazando objetos —poltergeist—), principalmente en lugares que frecuentaban en vida, o en asociación con sus personas cercanas.

La presunta imagen de un fantasma fue captada por un turista que paseaba por el viejo castillo de Gwrych, ubicado en la localidad de Abergele, en Gales del Norte, Inglaterra. Esta histórica construcción, que dejó de ser habitable en 1985, fue edificada en 1819 por la familia Dundonald y fue usada como albergue para refugiados judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

fantasma-castillo-f

Según relató Kevin Horkin al diario “The Sun”, la fotografía fue tomada en las afueras del primer piso del castillo en ruinas, en donde antes se ubicaba un fastuoso salón de banquetes, espacio que hoy, debido a los continuos derrumbes, impiden que alguien puede permanecer allí mucho tiempo de pie.

“Era un día frío cuando visité esa parte del castillo, pero parecía cálido cerca del edificio. Cuando tomé las imágenes no había nadie por allí y sólo me percaté de la figura fantasmal cuando descargué las fotos. Lo curioso es que cuando estaba tomando las fotografías sentí una presencia inquietante. Es un lugar muy especial porque tiene un sentido de la tragedia”, explicó el trabajador de 48 años.

Gran actividad paranormal

El Grupo de Investigación Paranormal Gales del Norte, que afirmó que el castillo Gwrych es una de las construcciones con mayor actividad paranormal en Gran Bretaña, aventuró que el supuesto fantasma fotografiado en la ventana del castillo podría corresponder a Winifred Cochrane, condesa de Dundonald, quien falleció en 1924, año en que le legó el castillo al rey Jorge V y al príncipe de Gales.

El fotógrafo Harry Moffitt, por su parte, afirma que el espectro podría corresponder al de una joven sirvienta de la misma familia Dundonald quien, según las crónicas del lugar, falleció tras caer de un caballo. Según Moffitt, él mismo vio esta aparición en una visita que realizó al Castillo de Gwrych hace más de 60 años.

ESCALOFRIANTE LLAMADA AL MÁS ALLÁ

FANTASMAS REALES (IMPACTANTE)

UN VIDEO QUE NADIE QUISIERA VER A SOLAS [ESPECIAL 666 SUBS]

 

VIDA DESPUES DE LA VIDA

MUERTE

Se puede estar consciente incluso después de la muerte cerebral, algo que antes se creía imposible, según un reciente estudio.

Ha sido el mayor estudio de la experiencia cercana a la muerte jamás realizado. Investigadores de la Universidad de Southampton estudiaron durante 4 años las experiencias de más de 2.000 personas que sufrieron un paro cardiaco en los hospitales el Reino Unido, EE.UU. y Austria.

Cerca del 40% de los que sobrevivieron al fallo cardiaco experimentaron una cierta conciencia durante el tiempo que pasó entre su muerte clínica y el reinicio del funcionamiento del corazón.

Así, un hombre de 57 contó a los científicos que al llegar la muerte clínica él estaba fuera del cuerpo y pudo observar cómo los doctores lo reanimaban. Describió con detalle todo lo que había pasado, lo que sería imposible sin verlo.

“Sabemos que el cerebro no puede funcionar cuando el corazón deja de latir”, comenta Sam Parnia, director del estudio publicado en la revista ‘Resuscitation‘. “Pero en este caso la conciencia se mantuvo al menos tres minutos después de que el corazón dejara de latir, aunque el cerebro suele morir a los 20 o 30 segundos”. Aparte de observar lo que pasaba su alrededor, muchas personas mencionaron que vieron una luz brillante o el sol.

Parnia cree que muchas personas pueden haber experimentado algo parecido, pero lo olvidan debido a la medicación o simplemente piensan que se trata de una ilusión. “Muchas personas pensaron que habían tenido una alucinación, pero lo que vieron realmente corresponde a los hechos reales”, dijo Parnia, quien espera que futuros estudios permitan saber más sobre lo que nos pasa después de la muerte.

LA REENCARNACIÓN

El caso de reencarnación que fue publicado en una importante revista científica: Se incluyó un total de 42 casos de gemelos en los que al menos uno de los dos afirmó recordar una vida pasada

El difunto Dr. Ian Stevenson (1918-2007) de la Universidad de Virginia fue un relevante investigador sobre reencarnación. El Dr. Jim Tucker, que continuó el trabajo de Stevenson, describió algunos esfuerzos –frustrados– para que la investigación que realizó en conjunto con Stevenson fuera publicada en las principales publicaciones revisadas.

Ellos acababan de terminar un examen a fondo de un interesante caso en el medio oeste americano. Un niño llamado Patrick tenía tres marcas de nacimiento que coincidían con heridas en el cuerpo de su hermano muerto. El hermano de Patrick había muerto antes de que él naciera, pero Patrick parecía tener recuerdos de acontecimientos de la vida de su hermano. El niño también tenía una cojera al igual que su hermano, aunque los médicos no encontraron ninguna razón fisiológica para su cojera. Había muchas señales que indicaban que Patrick era la reencarnación de su hermano muerto.

El Dr. Stevenson tituló al caso de estudio como “Inesperada correspondencia de cuatro anomalías físicas entre un niño y su hermano muerto”. Lo envió a The Lancet, una de las publicaciones médicas más importantes del mundo.

La respuesta decía: “Después de debatirlo entre varios editores, decidimos que sería mejor ubicarla en otro lugar”. En su libro, “Regreso a la vida”, el Dr. Tucker escribe sobre los múltiples rechazos de las publicaciones más importantes. Pero el Dr. Stevenson no terminó sus estudios sin llegar a la corriente principal.

El artículo sobre Patrick terminó en el Journal of Scientific Exploration, una publicación cuyos artículos son revisados por científicos con ideas afines que son adeptos a los temas polémicos. Pero The Lancet sí publicó el artículo del Dr. Stevenson “Vidas pasadas de gemelos” en 1999, y ni siquiera puso un signo de interrogación al final del título, bromeó el Dr. Tucker.

Éste incluía unos 42 casos de gemelos en los cuales al menos uno de ellos afirmaba recordar una vida pasada. Aunque muchas de las principales publicaciones no aceptaron la mayor parte de su trabajo, el Dr. Stevenson obtuvo algo de reconocimiento.

En 1975, el Journal of the American Medical Association escribió: “En lo que se refiere a la reencarnación, él recogió laboriosa y objetivamente una detallada serie de casos de la India, casos en los que la evidencia es difícil de explicar con cualquier otro fundamento… Él ha registrado una gran cantidad de datos que no pueden ser ignorados”.

El Dr. Tucker contó a La Gran Época que sigue analizando miles de casos del Dr. Stevenson utilizando la tecnología moderna para organizar los datos. El Dr. Tucker también se está centrando cada vez más en los casos de EE. UU. Aunque el Dr. Stevenson investigó algunos casos estadounidenses, como el de Patrick, gran parte de su investigación la realizó en el extranjero. Hasta cierto punto, la barrera cultural puede haber mantenido a los casos extranjeros fuera de la corriente principal de Estados Unidos.

El universo está lleno de misterios que desafían nuestro conocimiento actual. En “Más allá de la Ciencia”, La Gran Época recoge historias sobre estos extraños fenómenos que estimula a la imaginación y abren previamente inimaginables posibilidades. ¿Son verdad? Usted decide.

La reencarnación es la creencia según la cual, al morir una persona, su alma se separa momentáneamente del cuerpo, y después de algún tiempo toma otro cuerpo diferente para volver a nacer en la tierra. Por lo tanto, los hombres pasarían por muchas vidas en este mundo.

¿Y por qué el alma necesita reencarnarse? Porque en una nueva existencia debe pagar los pecados cometidos en la presente vida, o recoger el premio de haber tenido una conducta honesta. El alma está, dicen, en continua evolución. Y las sucesivas reencarnaciones le permite progresar hasta alcanzar la perfección. Entonces se convierte en un espíritu puro, ya no necesita más reencarnaciones, y se sumerge para siempre en el infinito de la eternidad.

Esta ley ciega, que obliga a reencarnarse en un destino inevitable, es llamada la ley del “karma” (=acto).

Para esta doctrina, el cuerpo no sería más que una túnica caduca y descartable que el alma inmortal teje por necesidad, y que una vez gastada deja de lado para tejer otra.

Existe una forma aún más escalofriante de reencarnacionismo, llamada “metempsicosis”, según la cual si uno ha sido muy pecador su alma puede llegar a reencarnarse en un animal, ¡y hasta en una planta!

Las ventajas que brinda

Quienes creen en la reencarnación piensan que ésta ofrece ventajas. En primer lugar, nos concede una segunda (o tercera, o cuarta) oportunidad. Sería injusto arriesgar todo nuestro futuro de una sola vez. Además, angustiaría tener que conformarnos con una sola existencia, a veces mayormente triste y dolorosa. La reencarnación, en cambio, permite empezar de nuevo.

Por otra parte, el tiempo de una sola vida humana no es suficiente para lograr la perfección necesaria. Esta exige un largo aprendizaje, que se va adquiriendo poco a poco. Ni los mejores hombres se encuentran, al momento de morir, en tal estado de perfección. La reencarnación, en cambio, permite alcanzar esa perfección en otros cuerpos.

Finalmente, la reencarnación ayuda a explicar ciertos hechos incomprensibles, como por ejemplo que algunas personas sean más inteligentes que otras, que el dolor esté tan desigualmente repartido entre los hombres, las simpatías o antipatías entre las personas, que algunos matrimonios sean desdichados, o la muerte precoz de los niños. Todo esto se entiende mejor si ellos están pagando deudas o cosechando méritos de vidas anteriores.

Por qué apareció?

La primera vez que aparece la idea de la reencarnación es en la India, en el siglo VII a.C. Aquellos hombres primitivos, muy ligados aún a la mentalidad agrícola, veían que todas las cosas en la naturaleza, luego de cumplir su ciclo, retornaban. Así, el sol salía par la mañana, se ponía en la tarde, y luego volvía a salir. La luna llena decrecía, pero regresaba siempre a su plena redondez. Las estrellas repetían las mismas fases y etapas cada año. Las estaciones del verano y el invierno se iban y volvían puntualmente. Los campos, las flores, las inundaciones, todo tenía un movimiento circular, de eterno retorno. La vida entera parecía hecha de ciclos que se repetían eternamente.

Esta constatación llevó a pensar que también el hombre, al morir, debía otra vez regresar a la tierra. Pero como veían que el cuerpo del difundo se descomponía, imaginaron que era el alma la que volvía a tomar un nuevo cuerpo para seguir viviendo.

Cuando apareció el Budismo en la India, en el siglo V a.C., adoptó la creencia en la reencarnación. Y por él se extendió en la China, Japón, el Tíbet, y más tarde en Grecia y Roma. Y así, penetró también en otras religiones, que la asumieron entre los elementos básicos de su fe.

Un caso de reencarnación:

En la ladera de una colina con vistas al pueblo turco de Hancagiz, Engin Sungur se volvió hacia sus padres y dijo: “Veo el pueblo donde vivía”. ellos sabían, sin embargo, que él sólo había vivido con ellos en Tavla, un pueblo más grande a unos 4 km de Hancagiz. Lo que el niño de dos años les estaba diciendo es que Hancagiz había sido su pueblo en una vida anterior. Como los Sungur son musulmanes-alevi que, al contrario de sus vecinos, musulmanes-sunni, creen en la reencarnación, reaccionaron con curiosidad más que con risas.

“¿De quién eres hijo?”, le preguntaron. “Soy Naif Cicek”, respondió y empezó a contarles circunstancias de su vida anterior y que había ido a Angora poco antes de morir. Luego, Engin pidió a sus padres que le llevaran a Hancagiz.

Al principio los Sungur, quienes nunca habían oído hablar de Naif Cicek, se negaron. Poco después el pequeño Engin se encontró en la calle con Gulhan Cicek, la hija del fallecido, la cual iba al colegio de Tavla. Se dirigió a ella llamándola “hija mía” y, viendo que la chica se asustaba, le explicó que él era su padre. Antes de este incidente no había habido ningún contacto entre las dos familias pero, ante lo sucedido, la madre de Engin decidió llevarlo a Hancagiz para ver al resto de la familia.

En cuanto vio a la viuda de Naif Cicek la llamó “esposa mía” e identificó por su nombre a otros siete miembros de la familia. El niño llegó a indicar un terreno asegurando que en el pasado había sido suyo, lo cual resultó ser cierto a pesar de que ya no formaba parte de la finca. También describió con detalle cómo había sido golpeado por una camioneta, conducida por su hijo, al hacer marcha atrás. Además, se supo que Naif fue a Angora a ver a un médico, tal como había dicho Engin, y murió poco después, en diciembre de 1979, a los 54 años. Engin nació casi tres años después, el 8 de octubre de 1982.

REGRESIÓN

La regresión en parapsicología engloba a un conjunto de técnicas que se apoyan en la hipnosis u otros métodos de alteración de estados de conciencia, para hacer que una persona recuerde acontecimientos de su supuesto pasado, tal como las escenas y emociones de un paseo, las voces de una discusión, el sabor de una comida o el aroma del campo en un amanecer campesino. Se trata de una técnica esotérica y pseudopsicoterapéutica que también se utiliza en la denominada «terapia de reencarnación». Cuando las vivencias son de supuestas vidas pasadas, es común que la persona sienta la certeza de estar aquí, en el presente, mientras al mismo tiempo tiene la sensación de estar en el pasado, con otra personalidad, lo cual le permitiría comparar y entender el posible origen de sus traumas o afecciones psicosomáticas

Las vivencias de vidas pasadas se pueden atribuir a herencia genética, registros akásicos, consciencia universal, telepatía, fantasías o recuerdos de lecturas o películas. Sin embargo, se han dado casos en los que la información suministrada no parece corresponder a ninguno de los patrones anteriores, tal como decir que toda la familia murió en un accidente, hecho que rompe la cadena de descendencia genética y permite suponer que existiría una memoria extra-cerebral.

El Doctor Brian Weiss fue quien popularizó esta técnica, psiquiatra formado en la Universidad de Columbia y en Yale Medical School. En este artículo en inglés del New York Times se puede ver la divulgación de está técnica, así como su fundamento y experiencia habida durante años. La traducción del artículo en español lo puede ver aquí

El cuestionamiento sistemático de los datos en el transcurso de la sesión, preguntando nombres, lugares y fechas, puede ayudar a discernir si se trata de una fantasía o de una vivencia real. Para aceptarla como tal, se recomienda comprobar, por lo menos, seis datos concordantes, como nombres, fechas, país, idioma, costumbres, clima, vestimenta, etc. Sin embargo, los defensores de esta teoría alegan que puesto que el objetivo es la sanación del paciente, en este caso carece de importancia la comprobación histórica de los hechos narrados. No obstante, existen casos en que las bases históricas han sido comprobadas, con fechas, lugares y situaciones, de los cuáles el sujeto no tenía conocimiento. En otras ocasiones en que los sujetos no pueden nombrar fechas o situaciones históricas, debemos recordar que en tiempos remotos o simplemente pasados, la gran mayoría de la población era analfabeta, no existían como actualmente, registros civiles que pudieran consultarse en el presente y muchas personas ignoraban las fechas o el nombre del sitio en que vivían. Esto hace muy difícil verificar tales datos, salvo en casos muy contados, por lo que la falta de datos históricos no constituye necesariamente una prueba de que se trata de fraudes o fantasías de la persona hipnotizada.

A veces soñamos que conocemos perfectamente una ciudad a la que nunca hemos viajado o albergamos un miedo inexplicable ante una situación inocua en sí misma. Otras veces un escalofrío nos recorre el cuerpo ante el canto de un pájaro o una imagen casual nos paraliza por completo. En otras ocasiones es un olor el que se impone en nuestra mente o un dolor errante el que nos estremece sin causa aparente ni motivo clínico.

El vago rumor de otras voces en nuestra garganta, imágenes de otras vidas en otras épocas pero que sentimos como nuestras, otros idiomas que tropiezan en nuestra lengua, arbitraria curiosidad por ciertos momentos de la historia, pasión por ciertos paisajes.

Estas vivencias, cercadas por la psicología y asediadas por el escepticismo, suelen doler, molestar e interrogar sin pausa a muchas personas que no encuentran en las terapias tradicionales una respuesta.

Y preguntas, miles de preguntas. ¿Tenemos un alma? ¿Qué es? ¿Es energía? ¿Es inmortal? ¿Hemos vivido otras vidas? ¿Existe la reencarnación? ¿Cómo funciona? ¿Por qué no las recordamos?

De ahí, la propuesta creada por el psiquiatra Brian Weiss, quien con la terapia de vidas pasadas (TVP) ofrece una mirada diferente para responder estos interrogantes. “Todo está conectado. Las almas no tienen raza, religión, sexo o nacionalidad; son almas, una forma pura de energía amorosa”, escribe. Desde la perspectiva de que “somos seres espirituales viviendo una experiencia humana” su propuesta resulta cautivadora para millones de personas en la cultura occidental.

En competencia con la psiquiatría y la psicología pero abrevando en ellas, más cerca de Jung que de Freud, la terapia de vidas pasadas procura aliviar a las personas de una dolencia física o psíquica a través del recuerdo de las vidas anteriores mediante la hipnosis.

En nuestro país hay alrededor de cien profesionales que han tomado la opción deWeiss y la ejercen en sus consultorios. Estos psicólogos se forman con José Luis Caboulli en Buenos Aires, quien tiene una escuela a la que concurren especialistas de toda América Latina.

Éste explica que “la TVP es una técnica transpersonal que consiste en traer a la conciencia habitual las experiencias traumáticas ocultas de esta vida y de existencias anteriores y que desde la sombra del subconsciente están perturbando nuestra vida actual, para trabajarlas terapéuticamente”.

Y la define como “una terapia del alma porque los dolores están en el alma y es el alma lo que hay que sanar. La causa de todo dolor psíquico, de todo comportamiento y de toda actitud equivocada radica en el alma”.

La TVP en Mendoza

“La terapia de vidas pasadas consiste en una hipnosis controlada, pero no es la hipnosis en la que se pierde la conciencia plena de lo que se está haciendo. El paciente es alertado previamente de que estará plenamente consciente durante el proceso. Puede transitar con mayor o menor nivel de concentración en el trabajo que está haciendo, pero si necesitara ir al baño, por ejemplo, puede levantarse, ir y volver a la regresión”, explica la psicóloga Lidia Boero, una de las dos profesionales mendocinas formadas con José Luis Caboulli.

Boero, desde una sólida formación psicoanalítica, señala que siempre advierte sobre este punto porque los pacientes tienen temor de  perder el control de sí mismos, cosa que no ocurre.

“En realidad es una hipnosis que tiene que ver con la concentración, semejante a cuando se toma el auto y se llega al trabajo y no se tiene demasiada idea de cuál fue el trayecto que hizo porque se estaba pensando en lo que estaba por hacer. La regresión no es más que esto, este es el nivel de hipnosis en el cual se trabaja”, apunta la psicóloga que destaca el alto nivel de exigencia académica, teórica y práctica, que demanda el estudio de la terapia de vidas pasadas.

A propósito de esta formación, Boero relata que se inició en Mendoza “con Mirta Navarrete y luego las dos nos conectamos con Caboulli e hicimos esta formación especializada. En Mendoza hay sólo dos personas formadas psicoanalíticamente en TVP, Mirta Navarrete y yo”.

Boera cuenta que su formación fue psicoanalítica y destaca la labor de su terapeuta, un reconocido psiquiatra mendocino. “Arturo Sabez fue absolutamente constructivo en mi vida y yo le sigo mandando pacientes. Mi formación como psicóloga está en el psicoanálisis kleiniano que trabaja con la transferencia. Trabajar con transferencia es trabajar con el vínculo y con la vivencia que el vínculo provoca en el aquí y en el ahora del vínculo conmigo. Es utilísimo, se sale de muchísimos temas, hay gente a la que le ha ido muy bien con estas terapias y no necesita nada más. Pero hay gente siente que hay algo más, que necesita algo más porque hay cosas a las que no llega”.

“Alguien que nos manda muchísimos pacientes es Brian Weiss. Hay mucha gente que llega diciendo `leí tal libro de esta persona y me parece que a mí me pasa algo y quisiera revisarlo´”, admite la terapeuta.

Regresión y sanación

Boero desgrana los puntos básicos de la TVP: “Cuando el paciente en regresión, a la cual se puede entrar a partir de diferentes estímulos, se puede hacer una inducción o abordar directamente el síntoma. Por ejemplo, el paciente dice que tiene un dolor en la boca del estómago, bueno, muy bien, entremos por el dolor en la boca del estómago. Una vez que el paciente entra aparecen determinadas imágenes y a partir de ellas se trabaja y se lo lleva a la situación de una de esas imágenes. Por ejemplo, si ve que le clavan un cuchillo, decimos, vamos al momento anterior a que te clavaran el cuchillo”.

“En este momento sí la técnica se parece a la hipnosis como en general se la conoce. No obstante, la imagen aparece, la historia se arma con presente, pasado y futuro, personajes, ambientación. A veces el paciente puede determinar la época, el país, la vestimenta que lleva. Todo esto le da mucho colorido a la técnica y muchas veces estos últimos aspectos desplazan el objetivo real que tiene esta terapia”, argumenta la experta.

El objetivo real de esta terapia es la sanación, no la curación. “No se trata de la supresión del síntoma dejando intacto el origen de la enfermedad. Sino que es una sanación en el sentido de que se va al fondo del alma y se puede entender la experiencia que originó esa sintomatología o esa enfermedad. Obviamente que si el órgano está dañado, no es tanto lo que puede remitir con una regresión, pero sí a una situación que sea precursora de la enfermedad. Por ejemplo, si una persona que tuvo un cáncer y se curó hace una regresión es muy posible que el cáncer remita eternamente”, afirma Boero, para quien “la regresión es una experiencia fuerte, interesante y linda, pero muy fuerte”.

Más allá de la palabra

La psicóloga expone que, en general, el motivo de consulta de la gente se produce  porque empiezan a sentir que necesitan una experiencia que vaya más allá de la palabra. “La palabra ordena, permite diferenciar, discriminar, hay muchas cosas que se resuelven, se puede crecer, pero hay una instancia que no tiene salida a través de la palabra, que no conecta con la palabra”, indica la experta.

Otro motivo de consulta son las fobias, ante las cuales Sigmund Freud reconoce que el psicoanálisis está en deuda. “Las fobias, los temores, están instalados en una instancia que no es mental, no es en la palabra. Uno puede hablarle durante horas a un paciente diciéndole que no le va a pasar nada en un ascensor, pero un miedo va más allá de la palabra porque es irracional. Esta técnica también es irracional y en la medida que se la experimenta la sanación se va provocando sin que medie la intelectualización. La desaparición de los síntomas se va dando a medida que transcurre el tiempo”, desarrolla Boero.

Para explicitar este concepto la psicóloga recurre a un trabajo de Illya Prigogine, Premio Nobel de Química en 1977, sobre teorías disipativas, donde dice que si se somete un cuerpo o un objeto a una cantidad de energía mayor que la que lo sustenta, se desarma. Y que nuevamente se va a rearmar en una instancia superior.

“Esto es lo que ocurre con la regresión. El sujeto le pone conciencia al `cuento´ que tiene guardado y a través del cual está viendo la realidad, al cuento que está instalado en él, que ve como a través de un papel celofán y que está recargando la realidad actual con una situación traumática del pasado. Si el sujeto pone en conciencia que este cuento es el elemento de más energía a la cual los seres humanos accedemos, lo desarma. Así, este cuento que está cristalizado en la conciencia se desarma, esa energía queda libre y se orienta hacia un objetivo superior. Este sería realmente el recurso terapéutico, hacer consciente lo inconsciente. No más que lo que hacemos con cualquier otra terapia”, elucida la psicóloga.

Vidas pasadas

Respecto del término cuento, Boero explica que se refiere a cuentos porque lo único que es verdaderamente comprobable, a su criterio, “es que el alma tiene historia. Es que hay una historia guardada en el alma. Eso es lo único objetivamente comprobable. Ahora si son vidas pasadas, cabe preguntarse desde qué perspectiva son vidas pasadas, es decir, cuál es el concepto de tiempo que vamos a emplear para hablar de vidas pasadas. Cabe preguntarse dónde está alojado, dónde está existiendo este cuento que hoy tiene actividad y participación en nuestra realidad. ¿Son simultáneas, estamos desdoblados? Se pueden decir muchas cosas al respecto. Pero lo que es realmente interesante es lo que ocurre con el paso de las regresiones”.

Pero, ¿cuáles son los niveles de comprobación para una historia que sólo podemos comprobar en hipnosis? Boero es categórica en su respuesta: “Son comprobables en tanto que son una vivencia. Cuando el paciente entra en una regresión entra desde distintos lugares y no siempre son iguales. Se pueden hacer muchas regresiones y no se siente siempre lo mismo, pero hay momentos, en una regresión en que si estás arriba de un caballo, sentís en el cuerpo el calor, el cuerpo, el olor, el movimiento del caballo y todos los elementos que intervienen en la escena. Es una vivencia con tantas certezas como la que estoy teniendo en este momento con vos”.

La experta explicita que se puede volver a todas las vidas pasadas que se quiera. “Se trata de regresiones salteadas, de vivencias diacrónicas. No necesariamente se sigue un orden cronológico porque las vivencias no tienen un orden cronológico”, dice.

La psicóloga indica que “el dejá vù, la sensación del aquí ya estuve es diferente. Freud dice que el dejá vû es la superposición de diferentes planos y que la conciencia hace una síntesis y dice esto ya lo viví. Pero cuando un dejá vû no responde a una vida pasada no se tiene este nivel de certeza. En cambio, si yo viajo a un lugar determinado y siento un conjunto de cosas, lo siento en el cuerpo, me provoca emociones, tensiones y hasta se puede tener síntomas, esto es otra cosa que puede tener que ver con una vida pasada”.

“Esta técnica no se presta a juegos. Esta es una experiencia que reclama legitimidad, la vivencia que se tiene es la vivencia que el paciente necesita tener. Es difícil a veces para el paciente conectar el aquí y el ahora con la experiencia que tiene en la regresión y ese es el trabajo terapéutico posterior. Es decir, el regresar, el ir atrás descarga y alivia la vivencia actual, hace que sea menos pesada la vivencia actual y que sea, justamente, actual, no que esté recargada por ese pasado. Ninguna regresión aparece si no estuvo disparada por una situación actual”, arguye la terapeuta.

Fantasía y realidad

¿Cómo se diferencia la fantasía del paciente de este relato de otra vida? Boero apunta que el terapeuta se da cuenta. “Si un paciente no está en regresión y está haciendo una experiencia simbólica esto tiene características muy diferentes a la regresión. Y puede estar haciendo esta experiencia simbólica solo, no a través de la técnica de la imaginación dirigida. La regresión tiene características particulares. Además, el terapeuta tiene haber hecho él mismo muchas regresiones puesto que no podría comprender lo que sucede si no tiene una vivencia profunda de lo que está haciendo. Yo he hecho muchísimas regresiones y las sigo haciendo. Y siempre que me levanto del diván dudo de si lo que hice fue una regresión o si me lo imaginé, y me sigue pasando y hace doce años que practico esto como terapeuta y como paciente”.

Ante la pregunta de por qué sucede esto, la psicóloga explica que “la actividad del cerebro izquierdo está desconectada de la actividad del cerebro derecho. En nuestra cultura estamos acostumbrados a pensar que la imaginación sirve para la creatividad artística o para perder el tiempo y no estar concentrado en lo que se tiene que hacer. En realidad la imaginación es la función del alma, es la función psíquica del alma en esta instancia. Lo que pasa es que el cerebro izquierdo no la valida como real, no estamos formados para eso”.

Aunque el término alma puede tener una connotación religiosa para algunas personas, para Boero implica otra cosa. “Cuando a una persona le cortan una pierna y lo mismo le pica esa pierna, lo que le pica es el cuerpo sutil. Cuando la ciencia no toma como válidos estos elementos, creo que se cae en una actitud necia. Existen siete réplicas del cuerpo sólido. Por ejemplo, quien trabaja con acupuntura trabaja con el cuerpo sutil, no trabaja con el cuerpo sólido. Cuando hablo de esto, para sintetizar el tema de los cuerpos sutiles, les llamo alma.

La psicóloga destaca el papel de las fotos Kirlian, “con las cuales se puede analizar lo que está ocurriendo en el cuerpo a través del aura y través de la energía. Esa energía está dada por los cuerpos sutiles y eso está científicamente comprobado. En Rusia desde el año 2000 se usan en medicina las fotos Kirlian como un método preventivo”, dice.

Red de almas

Boero destaca que la regresión ayuda mucho a personas que se encuentran encerradas en relaciones vinculares. “Más allá de ver qué le pasó con otra persona en una vida pasada, ese dato tan concreto que la gente suele buscar, se encuentra muy rara vez en una regresión. Lo que sí sucede es que el efecto terapéutico de la terapia de vidas pasadas es que provoca una ampliación de conciencia, entonces se puede empezar a considerar más elementos de los que antes se consideraba para evaluar un vínculo. Esto quiere decir que incrementa mi capacidad de amor. No es tan importante si fuiste o no mi hermana en otra vida, para el momento de la regresión puede ser importante porque se lo está elaborando desde ese punto de vista, pero es el efecto lo más interesante”.

“Hay gente que dice `yo cuando fui duquesa me pasó tal cosa´, y lo que el terapeuta observa y dice es que esa paciente hoy está totalmente convencida de que es duquesa y por eso le va como le va”, ejemplifica la psicóloga.

Para Boero no es un mito que la gente con la cual uno se vincula en esta vida son almas con las tuvo relación en otras vidas. Con énfasis, argumenta que “no es un mito. Lo que pasa es que la idea de que reencarnamos en grupo alude a una creencia y yo trato de correrme de la creencia. Pero se observan estas relaciones en las regresiones. Aquí se puede predicar cualquier teoría, desde la memoria celular, a la reencarnación vincular, etcétera. Pero a mí no me importa este punto porque lo que me interesa es la gente. Con esta terapia la gente al año deja el consultorio resolviendo lo que tiene que resolver”.

Cuando los sueños se repiten suelen tener que ver con una experiencia traumática que se investiga en regresión. “Hay gente, por ejemplo, que se muere constantemente en los sueños, sueños en los que muere una y otra vez. Este es uno de los aspectos en los cuales la TVP es eficaz, sirve para acomodar los vínculos, sirve para perder el miedo a la muerte porque se tiene la experiencia de la muerte en la regresión. Ahí es donde el paciente se da cuenta y vivencia cómo el alma se va desprendiendo del cuerpo y se puede sentir dónde comienza la vivencia de la muerte, se puede vivenciar con una claridad meridiana la situación de la muerte. Por ejemplo, cuando adolescentes con intentos de suicidio hacen una regresión, ocurre es que nunca más intentan suicidarse porque se dan cuenta de que es un pésimo negocio”, se explaya la experta.

“Hay gente que llega con ataques de pánico con la recomendación de que esta terapia es buena porque no tienen que ver con la razón. En los ataques de pánico hay mucho trabajo psicoanalítico porque es muy importante que el paciente se anticipe y se de cuenta de qué es lo que le puede llegar a disparar el ataque. Pero no sólo hay mejoría, sino cura completa”, asevera.

¿El alma aprende? “Cuando se tiene una larga experiencia en regresiones te das cuenta de que durante muchísimas vidas acarreaste el mismo problema, que en cierto modo habla de la estupidez humana dada por el intelecto porque si estuviéramos conectados con el instinto y estuviéramos conectados con la Tierra, no estaríamos una y otra vez metiendo la pata en el mismo hoyo”, apunta Boero.

Para la terapeuta, “el alma tiene una misión y aparentemente esta misión es la misma en todas las vidas. Podés haber sido un aborigen en Africa, luego un rey, una empleada doméstica, después una niña huérfana abandonada, cualquier cosa, pero sin embargo estás buscando un aprendizaje especial que te está capacitando para una tarea especial que vas viendo desde los distintos ángulos que ofrecen las distintas vivencias. Tenés una misión que se va perfilando a lo largo de las vidas”.

Recuperar la historia

Una vez que se hace la experiencia de la regresión se recupera la historia y se puede poner en palabras, se puede contar. “Yo anoto textualmente todo lo que dice y hace el paciente porque trabajamos con un nivel de conciencia alta, que está bastante cerca de la conciencia absoluta. Lo hacemos así para que el paciente pueda decir lo que tolera y para que pueda recordar lo que dijo. Y en la próxima sesión trabajamos sobre esa verbalización”, relata Boero.

La terapeuta explica que se realiza toda la tarea en una sola sesión porque la regresión provoca una cierta desorganización en el paciente y se necesita un acomodamiento. “Esa desorganización se produce porque algo desaparece, hay gente que se siente aliviada de inmediato, otra que se puede sentir un poco confundida, otra un poco angustiada porque la regresión ha puesto de manifiesto algo que ellos habían ocultado y venían arrastrando como una pesada mochila. Es destacable la valentía y la fuerza que tienen al entrar a un consultorio como el mío, como para enfrentar esos cuentos molestos”, expone la psicóloga.

“Conectás la palabra con la vivencia intensa que apareció en la regresión. Se trabaja con la palabra, se conversa sobre esta regresión, se vuelve a construir la vivencia y se intenta  entender qué relación tiene la regresión con esta vida. Por ejemplo, si una persona se ve muriendo en una cruz o quemado en una cruz, uno se pregunta qué relación puede tener esta vivencia con la vida actual de este profesional exitoso y se puede pensar en la sensación de agobio, de injusticia, el dolor profundo, cuándo se le provocó, qué es lo que lo quema así. Esto se charla y en este ejemplo, la regresión alivió el inmediato motivo de consulta. Y ese alivio es lo que propicia que siga adelante”, amplía Boero.

Reencarnación: ¿creer o no creer?

“No es condición indispensable la creencia en vidas pasadas. Por ejemplo, con el método científico deductivo uno puede comprobar tantas veces como quiera en un laboratorio una determinada experiencia. En la TVP si el paciente quiere entrar, la regresión va a suceder siempre, excepto que el paciente diga que no quiere hacerlo. Se puede regresar de diferentes maneras, mejor o peor, más impactante, menos impactante, pero se da siempre. Por eso es importante no estar adherido a creencias, esto es un fenómeno que tenemos los seres humanos, es una posibilidad a la cual podemos acceder. No importa dónde estemos ubicados, después igual te vas a hacer mil preguntas”, dispara la experta.

Boero relata parte de su propia experiencia personal al volcarse por esta línea terapéutica después de haber practicado psicoanálisis ortodoxo. “Sentía que yo había tenido una experiencia psicoanalítica impecable, pero que había un dolor y una situación que cargaba y a que, a pesar de revisarla en mi vida actual, no coincidía. Estuve muchos años buscando con quién estudiar otras técnicas. Algo internamente me lo pedía. También tuve una experiencia de regresión espontánea a los ocho años en el patio de mi casa y la creencia de que teníamos vidas anteriores la tuve siempre. Y no había leído nada, porque no había libros al respecto. Lo sabía por un conocimiento interno. Cuando los pacientes me preguntan si creo en las vidas pasadas les contesto que sí”.

Respecto de la recepción de esta terapia de vidas pasadas en el medio profesional local, Boero, dice que “Mendoza es una piedra y muy difícil ablandar la cabeza de los mendocinos. El mendocino es muy estructurado. Pero de todos modos, tengo muchos pacientes psiquiatras y psicólogos, aunque no lo dirían entre sus colegas. No lo admiten en público. Es más, muchas veces los he invitado a formarse en TPV porque realmente sería muy valioso tener a otros profesionales como ellos en esta práctica. Pero no lo hacen porque es un enorme desafío”, finaliza.

HALLAN TUMBA DE LA DIOSA DE LA MUERTE “OSIRIS”

Arqueólogos encuentran una tumba dedicada al Dios egipcio de la muerte

Un grupo de arqueólogos encontró una reproducción de la mítica tumba de Osiris, el Dios egipcio de la muerte, en la Necrópolis de los Nobles en la ciudad de Tebas. Es única porque tiene una arquitectura particular y parece una réplica del Osireiron de Abidos.

Arqueólogos encuentran una tumba dedicada al Dios egipcio de la muerte

La capilla de la deidad se encuentra en el centro de la estructura. Debajo se conecta a otra habitación con un eje que baja por 6 metros a otros dos espacios. Ahí enterraban los cuerpos de las personas que querían ser protegidas por Osiris.

Desde el siglo XX se intentaron hacer dibujos de la estructura de la tumba, pero no fue hasta ahora que se logró con éxito. El equipo aún estudia las habitaciones y comenzará a revelar imágenes del interior en su próxima campaña en otoño de este año. [vía Luxor Times]

Arqueólogos encuentran una tumba dedicada al Dios egipcio de la muerte

CITAS DE MUERTE

  • Para una mente preparada, la muerte es el inicio de la gran aventura
  • “La muerte no es el fin sino el camino que todos recorreremos. El velo gris de este mundo se recorre y todo se convierte en plata y cristal es entonces cuando se ve la ciudad blanca con playa teñidas de un fugaz amanecer. No suena nada mal morir””
  • “No compadezcas a lo muertos, sino a los vivos. En especial a aquellos que viven sin el amor.”
  • “Ante una orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la ley de Dios que dice: “No matar””
  • “Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.”
  • “Confieso que enterrar a algunas gentes constituye un gran placer.”
  • That is not dead which can eternal lie
And with strangers aeons even Death may die
(Traducción: Que no está muerto aquello que puede yacer eternamente / Y en evos extraños aún puede morir la Muerte)

  • “Cualesquiera que sean las circunstancias de mi muerte, moriré con una fe inquebrantable en el futuro comunista. Esta fe en el hombre y su futuro me da, aún ahora, una capacidad de resistencia que ninguna religión puede otorgar.”
  • “Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando.”
  • “El mártir espera la muerte; el fanático corre a buscarla”.
  • “El miedo a la muerte me mantiene vivo.”
  • “El que piensa en la muerte está ya muerto a medias.”
  • “Es necesario morir para hallar la paz interior..”
    • Dead , o Per Ingve Ohlin, de Mayhem.
  • “Es más fácil soportar la muerte sin pensar en ella, que soportar su pensamiento sin morir.”
  • “Es que la muerte está tan segura de vencer, que nos da toda una vida de ventaja”
  • “La bandera es el dios del nacionalismo y su misión es organizar la muerte”.[1]
    • Carolyn Marvin y David W. Ingle, profesores estadounidenses.
  • “La figura de la muerte, en cualquier traje que venga, es espantosa.”
  • “La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.”
  • “La muerte es el remedio de todos los males; pero no debemos echar mano de éste hasta última hora.”
  • “La muerte es una amante despechada, que juega sucio y no sabe perder”
  • “La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.”
  • “La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.”
  • “La muerte no llama a la puerta. Está ahí, presente en la mañana cuando te despiertas. ¿Te has cortado alguna vez las uñas o el pelo? Entonces ya tienes la experiencia de la muerte.”
  • “La muerte no llega más que una vez, pero se hace sentir en todos los momentos de la vida.”
  • “La muerte parecía bella en su bello rostro”.
    • Petrarca, Triunfo della morte, cap. I.
  • “La muerte sólo será triste para los que no han pensado en ella.”
  • “La muerte sólo tiene importancia en la medida en que nos hace reflexionar sobre el valor de la vida.”
  • “Me he convertido en la muerte, el destructor de mundos.”
    • Robert Oppenheimer
    • Nota: Cuando se llevó a cabo la explosión de prueba en Nuevo México, Oppenheimer citó las anteriores palabras del texto sagrado hindú Bhagavad Gita.
  • “Morir es cosa de un segundo. Hagamos todos el sacrificio de nuestras vidas, si este sacrificio es útil, pero no seamos cobardes. Porque entonces perderemos la vida y la dignidad, que es aún peor.”
  • El Espíritu de la muerte: El morir en el combate es el mayor honor. No se muere más que una vez. La muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece. Lo más horrible es vivir siendo un cobarde.
  • “Muerte, domadora de la vida, destructora de la vida, principio y fin”.
  • “No desprecies la muerte, pero acéptala de buen agrado, porque forma parte de lo establecido por la naturaleza”.
  • “No es que tenga miedo de morirme. Es tan solo que no quiero estar allí cuando suceda.”
  • “No fuimos creados para morir, sino que morimos por nuestro pecado. Nos perdió nuestro libre albedrío; y hemos quedado esclavizados, los que éramos libres; por el pecado hemos sido vendidos”.
  • “No te tomes la vida tan en serio, a fin de cuentas, no saldrás vivo de ella.”
  • “Para una mente bien preparada la muerte es solo la siguiente gran aventura.”
  • “Pocos conocen a la muerte. No la sufrimos ordinariamente por resolución, sino por estupidez y por costumbre; y la mayor parte de los hombres muere porque no puede dejar de morir.”
  • “…Porque el que vive más de una vida debe morir más de una muerte.”
  • “Poco vales si tu muerte no es deseada por muchas personas”.
  • “Porque eso es la muerte: vivir ese instante dominado tan sólo por ese instante”
  • “Se debe morir orgullosamente cuando ya no es posible vivir con orgullo.”
  • “Ser el Maestro de la Muerte no es conseguir la inmortalidad. Es aceptar la muerte, eso es conquistarla.”
  • “Todo en la vida es solucionable, salvo la muerte y la pérdida de la inocencia.”
  • “Todos los cementerios del mundo están llenos de gente que se consideraba imprescindible.”
“La muerte no llega más que una vez, pero se hace sentir en todos los momentos de la vida.”

Jean de la Bruyère

  • “Y el rico y el pobre, el débil y el fuerte –sufren igual los dolores de la muerte”.
    • Voltair, Discours sur I’Homme, I.
  • “Si debo morir,encontraré a la oscuridad como a una novia y la estrecharé entre mis brazos”
  • “El hombre ha matado al hombre del principio del tiempo, y cada nueva frontera ha traído nuevas maneras y nuevos lugares de morir. ¿Por qué debe el futuro ser diferente?”
  • “Dicen que la muerte anda tras mis huesos, si es así la espero pa’ darle sus besos. Y si no me alcanza la muy condenada, me paro un ratito pa’ verla enojada”
  • “La muerte no es más que el precio a pagar por la vida, asequible ¿verdad?”
  • “Para cada coche hay un máximo teórico de velocidad. Si se maneja dentro de ese límite se llega a ser campeón.Si se excede de ese punto se alcanza la muerte”
  • “Nunca me sentí realmente vivo hasta que me paré cara a cara con la muerte.”
  • “Cuando tocan la campana a muerto, no es por el muerto sino porque estés despierto. que será por ti mañana.”
  • Francisco Santos, Día y noche de Madrid, discursos de lo más notable que en él pasa (1663).
  • “Yo puedo sentir a los muerto y ellos a mí.”
  • “A largo plazo todos estaremos muertos.”
  • “La gente tiene más temor a la muerte que al dolor. Es extraño que ellos teman a la muerte. La vida duele mucho más que la muerte. Cuando la muerte llega, el dolor termina.”
  • “La muerte no la conocéis, y sois vosotros mismos vuestra muerte: tiene la cara de vosotros, y todos sois muertos de vosotros mismos. La calavera es el muerto, y la cara es la muerte; y lo que llamáis morir es acabar de morir; y lo que llamáis nacer es empezar a morir, y lo que llamáis vivir es morir viviendo, y los güesos es lo que de vosotros deja la muerte y lo que le sobra a la sepultura. Si esto entendieras así, cada uno de vosotros estuviera mirando en sí su muerte cada día y la ajena en el otro; y no la estuvieras aguardando, sino acompañándola…”
  • “Yo no me pienso morir, ya lo tengo claro. Lo he estado hablando y no le encuentro la gracia”.
  • «”La muerte toma siempre la forma de la alcoba que nos contiene(…)”».

flecha

PULSAR AQUÍ PARA LOS MISTERIOS DE LA VIDA

flecha

VER LEVITACIÓN

flecha

VER VIDA EN EL MAS ALLÁ – FANTASMAS

flecha

VER FENOMENOS PARANORMALES

Brian Weiss – Entrevista (infinito)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: