NAZCA – Banda de Agujeros

cDSC_0030rha

Autor del Blog: Jorge Mier Hoffman en Machupicchu

LA FRANJA DE LOS AGUJEROS

Firma Extraterrestre en el desierto del Perú 

Por: JORGE MIER HOFFMAN

NAZCA

La Franja de los Agujeros es una perforación simétrica de 8 huecos excavados de manera intercalada sobre una planicie de difícil acceso en el desierto en la región de Pisco, para un total de 5.200 agujeros que se extiende por 3.2 kilómetros, algunos de los cuales fueron utilizados como depósitos funerarios.

Qué son esos agujeros..?

La mayoría de la gente sabe sobre las Líneas de Nazca sin embargo otro, menos conocido, el misterio inexplicable en el Perú se encuentra cerca de Valle de Pisco en una llanura llamada Cajamarquilla. Miles de agujeros de tamaño de un hombre están tallados en la roca estéril. Estos agujeros extraños, que se extiende por una milla sobre terreno de montaña desigual, estuvo aquí durante tanto tiempo que los habitantes locales no tienen idea de quién los hizo, ni por qué.

Lo curioso es que nadie vio el panorama hasta que la zona se ve desde el aire. Los arqueólogos han especulado que se cavaron para almacenar grano en dos problemas con esto, dicen que la gente pensar fuera de la caja, hay maneras mucho más fácil para crear contenedores de almacenamiento que el trabajo duro y las décadas que debe haber llevado a cabo todas las fichas de estos, y habría tenido más sentido, si se trataba de guardar el grano, la construcción de varias cámaras enormes. Tal vez fueron utilizadas como tumbas de una sola persona.

Ellos no tienen cubiertas para sellarlos como puede ser la tumba de un mito y no historia sagrada e incluso fue transmitido a la etiqueta como tal. Algunas secciones tienen agujeros en la precisión rígida y perfecta. Se ejecutan en las filas que se curvan en arcos, algunos lineas escalonadas. Varían en profundidad a cerca de 6.7 metros de profundidad sin embargo, algunos no son más que superficiales guiones como si no se completa, aunque rodeado de aquellos que son Hasta la fecha, nadie tiene ni idea de por qué están aquí, que los hizo o lo que eran. Hay ocho agujeros que abarca 24 metros de ancho, marchando de manera uniforme y repetitiva, desde el valle de Pisco más de una milla a través de terreno montañoso, finalmente desaparecen en la masa brumosa del Perú.

Banda de agujeros en Pisco, Perú

Escribió Erik Von Däniken: Cuando me vi frente al primer agujero, supe que habíamos alcanzado nuestro objetivo. El agujero con el que acababa de topar tenía un diámetro como de un metro, por igual profundidad. Justo al lado, un segundo agujero, y luego el tercero, el cuarto, y así sucesivamente, como en una verdadera cinta perforada que corría ante nosotros hasta el infinito. Alcé la mirada para seguirla y la vi desaparecer en lo alto, hacia las cumbres. Estábamos en la primera fila de agujeros, a quinientos metros detrás de la hacienda. Todos los agujeros, sin excepción, estaban vacíos, salvo algunos guijarros que habían caído dentro. Sencillamente, estaban allí, confirmando la primera impresión causada por las fotografías: como huellas de un tablero de hacer fideos en la masa, tan exacta era su disposición. Seguimos las líneas de agujeros cuesta arriba, llegamos a la cumbre como guerreros fatigados, aunque interiormente felices por haber alcanzado nuestro objetivo. A cada loma que ganábamos variaba el aspecto de los agujeros. Siempre en línea, ahora aparecían cada vez más a menudo ceñidos por piedras que llegaban a formar como pequeños brocales. Por último, en la cumbre más alta, vimos que todos presentaban esa disposición. La serie interminable de agujeros se ajustaba como la piel de un reptil a una ladera. Era como si, a una orden, todos los zapadores del ejército indio se hubieran puesto a cavar simultáneamente y sin salirse de la formación, el uno al lado del otro, sobre un ancho de veinticuatro metros. En cada agujero habría cabido bien un hombre.

La pista de agujeros (pista de<br /><br /><br /><br />
              huecos, franja de agujeros) en la región de Pisco, vista<br /><br /><br /><br />
              aérea 04

¿Y si fuese en realidad un sistema de defensa? Esa fue la primera pregunta que se me ocurrió. Tuvo que ser un ejército gigantesco, con un flanco inmenso desplegado a través de la geografía. Lo cual sería contrario a toda estrategia: encajonados en aquellos agujeros, poco poder ofensivo habrían tenido los soldados. En cuanto a la utilidad defensiva, el trazado de la franja no era el más idóneo. Si hubiera reseguido las cotas altas de las lomas y colinas, habría sido otra cosa; desde lo alto – en el supuesto de que hubiese algo que defender -, los atacantes serían vistos perfectamente avanzando a cuerpo descubierto y siempre enfilados. Las grandes obras defensivas como la muralla inca de Perú o la famosa Gran Muralla china, siguen la línea de las cordilleras. Como es lógico. Los guerreros medievales establecían sus castillos en las cimas, desde donde podían ver a cualquier enemigo que se moviera por los valles. Nada de eso se cumplía allí, pues la franja de agujeros se ciñe a menudo, en elegantes y suaves curvas, a los valles o a la parte baja de las laderas. Si esos agujeros hubieran debido servir para atrincherarse, a menudo habrían quedado bajo la enfilada de los ejércitos enemigos.

¿A qué utilidad podían servir aquellos cientos y miles de agujeros? En ninguna época hubo allí tierra blanda que facilitase la excavación; al contrario, el suelo es siempre duro, pedregoso y seco. ¿A qué tomarse tanto trabajo? Nos metimos en dos agujeros contiguos. Mirábamos montaña arriba y valle abajo, siguiendo la franja hasta la lejanía, donde se esfumaba tragada por la violenta claridad.

¿Y si hubiera sido una necrópolis? En tal caso sería la única del mundo que, extendida a lo largo de incontables kilómetros, dejase las sepulturas al descubierto. En las necrópolis aparece siempre algún indicio de su finalidad: losas sepulcrales, restos de huesos blanqueados, ofrendas fúnebres. Nada de eso se ve allí.

¿Servían esos agujeros para marcar la frontera de unos dominios? Aun asumiendo una mentalidad muy primitiva, no se entiende que ello mereciese un esfuerzo tan ímprobo. Una alineación de piedras habría servido igual. Además, ¿se habría trazado la frontera siguiendo una ladera inclinada? Por muy dictador que fuese el soberano que obligase a sus súbditos a emprender obra semejante, habría aceptado el curso de los ríos como línea de demarcación. Pues bien, la banda de agujeros los sigue a veces, mientras que otra se desvía de ellos caprichosamente describiendo una curva. Es una infraestructura sin parangón. Seguro que no fue una frontera. Pero, ¿qué pudo ser, si no?

nazca 2
¿Serviría esa línea como rayado para escribir señales? ¿Cabe imaginar que en noches oscuras, para celebrar el cumpleaños de algún soberano o un sacerdote, cien mil indios se acurrucasen en los agujeros para encender sus antorchas a una estentórea voz de mando? ¿Iluminar una cadena de luz imitando el pomposo esplendor de las calles de Las Vegas? Pero, ¡ay!, que para eso no hacía falta cavar agujeros; bastaba que los indios se colocaran en formación.

¿Se trata aquí, como en la llanura de Nazca – sólo ciento ochenta kilómetros más al sur, a vuelo de pájaro -, de signos para los dioses? ¿Tiene la franja alguna orientación astronómica particular? Esto no se ha investigado por ahora. Las viejas fotografías de la “National Geographic Magazine” están olvidadas, la franja de agujeros permanece desconocida. Ningún manual la menciona. Ni siquiera estoy seguro de que esas antiguas fotos se conserven en los archivos. ¿Se guardaron tal vez, provistas de su correspondiente número de catálogo, para que un futuro arqueólogo joven, no deformado todavía por su profesión, intente descifrar el secreto de los Andes? Yo no poseo recursos suficientes para financiar una investigación así. Al menos, habré abierto el camino a ese investigador futuro. Ya no tendrá que ponerse a buscar a ciegas; le bastará seguir los pasos que dejo aquí descritos.

Poco antes de dejar Ica, las averiguaciones del profesor Cabrera revelaron que desde hace siglos los nativos dan a esa franja el nombre de “la avenida misteriosa de las picaduras de viruelas”.

Misteriosa es, en efecto, tal avenida. Yo mismo ignoro qué trata de decirnos ese signo del pasado proyectado sobre las montañas y las quebradas del Perú, por lo que agradecería cualquier sugerencia. Devoraré con sumo interés cualquier escrito sobre el particular que se me dirija a estar señas: CH-4532 Feldbrunnen SO, Baselstrasse 10, Suiza.

¿Crepúsculo de los dioses? ¿Amanecer de los dioses?

EL CANDELABRO DE PARACAS

El Candelabro de Paracas, es un geoglifo famoso, ubicado en la costa norte de la península de Paracas, en laprovincia de Pisco, dentro del departamento de Ica. Sus grandes dimensiones y su diseño sobre la arena permiten distinguir una relación con las líneas y geoglifos de Nazca y de pampas de Jumana. El Candelabro mide 180 m de largo y se calcula que tiene unos 2500 años. Su significado sigue siendo un misterio.

En una suave colina de arena, en la bahía de Pisco; se encierra un misterio de nuestra historia, un “Candelabro” inmenso, dibujado sobre la cambiante superficie de arena, sin que jamás se haya borrado.

En los años 50, durante 6 meses, Maria Reiche estudia el Candelabro de Paracas. Se midió sus dimensiones y se analizó su dirección que señala al sur como la constelaciónCruz del Sur. El trabajo en hacer este geoglifo en la arena fue muy preciso considerando que es una zona de mucho viento. La dirección del Candelabro, junto con el viento y el agua marina han hecho una gruesa capa cristalina que lo ha mantenido desde su creación.

Posiblemente fueron hombres astrónomos de la Cultura Nazca quienes construyeron este geoglifo, que no fue puesto allí para que los viajeros pasaran delante de él sin reparar en su presencia. Se asocia el geoglifo a la Constelación de la Cruz del Sur, conocida también como la Cruz de los navegantes, por indicar a los marinos del hemisferio Sur la ubicación del Polo Austral por medio de su eje principal que les servirá de guía y orientación en sus viajes. De cada uno de los brazos laterales, arranca su correspondiente poste, paralelo al eje principal, del que equivaldría al eje de la cruz del Sur, Guillermo Illescas en las meditadas investigaciones acerca de este geoglifo, lo ha identificado plenamente con la Cruz del Sur y algunas estrellas de la constelación Centauro que serían las que le dan su peculiar forma de Candelabro. “Volviendo los ojos al cielo podríamos comprobar dice que un poco más a la izquierda al oriente de la estrella Beta Cruz y un poco más arriba de ella al norte se encuentra la estrella Pi Centauro, la misma que al unirse con la estrella correspondiente de dicha constelación mediante una proyección generada entre las estrellas que se indican, serviría para determinar el poste lateral de ese lado resultando de ese modo, paralelo al eje principal.

24234311

Los defensores del creacionismo alienígena aseguran que tales líneas, imborrables al paso de los siglos, serían obras de alienígenas, pues el Candelabro apunta directamente a las famosas líneas de Nazca, las que igualmente solo pueden apreciarse desde el aire y que sería señales de un gigantesco espaciopuerto para naves extraterrestres. Es muy apreciable, que los fomentadores de esta conjetura, jamás arriesgan esas ideas sobre obras monumentales neolíticas, en Europa.

Esta figura se encuentra dibujada en una superficie de arena endurecida de color blanquecino, como sí se tratara de un lienzo que cayera verticalmente desde el cielo hasta tocar las olas, que con violencia se estrellan contra la base oscura de roca estratificada, donde la playa no existe. De manera que tal lugar jamás fue un desembarcadero, ni punto de llegada para nadie. El poste principal mide aproximadamente 200 m de altura, en tanto que la figura toda abarca una amplitud de 60 m . Los postes laterales alcanzan una longitud de 60 m desde su origen hasta la cumbre y los surcos que los hacen visible tiene una profundidad que varía de 1,2 m con 3,20 en el fondo.

VIDEO DE EVIDENCIA EXTRATERRESTRE

VER IMÁGENES ESPECTACULARES EN 360º PULSAR:

flecha

PULSAR AQUI LINEAS DE NAZCA

En los albores de la invasión española al Perú en 1547, el conquistador Pedro Cieza de León se detuvo en el desierto de Nazca, ante la incertidumbre de ver una serie de líneas que se perdían en el horizonte, cuyos trazados variaban desde unos pocos centímetros a decenas de metros de ancho. Líneas que se extendían pocos metros, mientras que otras lo hacían por varios kilómetros y en perfecta rectitud sin desviarse; así como vio también círculos perfectamente delineados y formas geométricas que iban y venían en distintos sentidos, todo lo cual fue interpretado, por el corregidor Luis Monzón, como antiguos caminos construidos por pobladores ya desaparecidos de ese desierto. Las figuras fueron dibujadas en “bajorrelieve” directamente sobre el terreno: son trazados que se realizaron mediante la técnica de despejar las piedras oscuras, oxidadas por el tiempo, para dejar al descubierto la tierra debajo de ellas, mucho más claras, marcando así el desierto con Líneas y círculos que no se borran, ya que la lluvia es nula en el desierto de Nazca; por lo tanto lo que allí se toca permanece igual por miles de años.

Otra características de Nazca es su magnetismo, único en el planeta, cuyo origen desconocido desvía los vientos e impide que ellos borren las marcas. Este magnetismo inexplicable no permite que los granos de arena se depositen sobre el suelo, tal cual ocurriría en cualquier otro lugar del planeta luego de miles de años. Es otro enigma que se suma a los cráneos alargados, tipo extraterrestre, que se encuentran en Nazca.

comparaciones-craneo

ad44d-craneosdeformados

OVNI FILMADO EN NAZCA

En 1932 los arqueólogos Julio César Tello y Toribio Mejía Xesspe realizaron la primera investigación científica sobre las líneas, concluyendo que eran solo caminos… Pero fue cuatro siglos después, en 1937, cuando un aviador sobrevoló el desierto…

¡¡¡SORPRESA!!!

Lo que hasta ese momento no eran más que líneas, círculos y figuras geométricas, dispersas en el extenso desierto, vistas desde el cielo eran asombrosas imágenes perfectamente delineadas con increíble precisión matemática… Así lo anunció Toribio Mejia Xesspe cuando sobrevoló el desierto de Nazca.

Lo más representativo son los dibujos de animales: aves de entre 259 y 275 metros de largo (colibríes, cóndores, garza, grulla, pelícano, gaviota, loro, entre otras); un mono, una araña, un caracol, una lagartija, una ballena de 27 metros, un perro con larga cola, una figura antropomorfa, dos llamas, etc… En la categoría de reptiles, un lagarto que fue cortado al construirse la carretera Panamericana; una iguana y una serpiente. Muchos de los dibujos se encuentran mezclados con líneas y espirales y figuras geométricas.

Extraño personaje delineado en el desierto de Nazca, solo visible desde las alturas

Casi todos los dibujos fueron hechos en la superficie llana; sólo hay unos pocos en las laderas de las colinas. Casi todas las figuras que se sitúan en las laderas representan hombres. Algunos están coronados por tres o cuatro líneas verticales que semejan a viajeros del espacio interestelar.

Más de treinta son los diseños hasta hoy encontrados en las Pampas de Nazca. Los dibujos son menores en cantidad comparados con los diseños geométricos que consisten en cientos y cientos de líneas, triángulos y cuadrángulos que ocupan grandes extensiones de terreno. Su técnica de construcción fue cuidadosa mediante equipos sofisticados utilizados por los topógrafos del pasado, que llevaron las líneas a cerros y barrancos sin desviarse de su dirección original ni un centímetro. Pero sin excepción, todas las imágenes solo pueden ser apreciadas desde los cielos.

FUE OBRA DE UNA INGENIERIA ESPACIAL..!

No hay manera de explicarlo en el plano antropológico de castas nativas experimentando dibujos en un desierto sin ningún sentido, ya que las figuras solo pueden ser vistas desde el espacio. Algunas de las cuales son visibles desde el espacio exterior, como lo demostró una fotografía de la “Estación Espacial Internacional”

Líneas de Nazca vistas desde el espacio

Lo sorprendente de esta inmensa figura geométrica de forma trapezoidal, es que se eleva sobre una colina para continuar por más de 50 kilómetros y terminar en un abismo: Para qué la hicieron? Cuál fue el motivo para hacer una obra de tal envergadura si solo puede ser vista desde el aire? Pero lo más enigmático: Cómo pudieron hacerlo?

Si las figuras de animales y antropomorfas resultaban asombrosas e inexplicables, puesto que solo pueden ser vistas desde las alturas… un mayor enigma lo constituyen las pistas que se extienden por hasta 50 kilómetros para terminar al borde de un abismo, totalmente recta y forma trapezoidal que recuerdan a pistas de aterrizaje espacial. Pistas que a los lados muestran figuras elípticas y círculos geométricos que no tienen explicación, que solo pueden ser apreciadas desde el espacio, y que requirieron una técnica indescifrable para su realización. Todo lo cual conlleva a tres preguntas: ¿Para qué los hicieron? ¿Cómo los hicieron? ¿Para quién estaban dirigidos?

Cómo hicieron esos espirales de varios kilómetros y toralmente simétricos… Para qué los hicieron, si solamente pueden ser vistos desde el espacio

La explicación sobre visitantes extraterrestres y la señalización para las naves espaciales, comienza a ser aceptada por la ciencia tradicionalista, por cuando no tienen manera de explicar la gran cantidad de dibujos plasmados sobre el desierto de Nazca, como esta ave de proporciones perfectas y ángulos exactos que solo puede ser vista desde el aire.

Figuras que solo pueden ser vistas desde un avión

Nazca es una cultura arqueológica del Antiguo Perú que se desarrolló básicamente en los valles del actual departamento de Ica, alrededor del siglo I y entró en decadencia en el siglo VII. Su centro estaba ubicado en Cahuachi, en la margen izquierda del Río Grande, en la actual provincia de Nazca.

Su área de influencia llegó a abarcar desde Chincha por el norte, hasta Arequipa por el sur y por el este hasta Ayacucho. Hasta elsiglo VI d. C., aumentaron sus contactos con la zona andina, llegando inclusive hasta las zonas altas de Ayacucho. Este contacto tuvo especial importancia en la formación de la cultura Huari.

Extraño personaje delineado en una colina a escala gigantesca: lleva un Casco, botas y en la mano derecha tiene cuatro dedos mientras que la izquierda muestra cinco dedos

Un aspecto distintivo de Nazca es su cerámica policromada, con figuras de hombres, animales, plantas, etc. En muchas de estas cerámicas, se representan a hombres mutilados. El arte textil floreció tanto como en la época de los Paracas. Tuvieron un estilo propio de trabajo de los metales, aunque de menor calidad al de la época de Chavín.

Notese el tamaño del extraño personaje delineado en una colina a escala gigantesca: lleva un Casco, botas y en la mano derecha tiene cuatro dedos mientras que la izquierda muestra cinco dedos

Lo más impresionante de esta civilización son los trazos efectuados en las Pampas de Nazca y en otros sitios de la costa sur del Perú. Los trazos conocidos como Líneas de Nazca se ubican en una zona geográfica con pocas precipitaciones, lo que demuestra conocimientos de geografía y meteorología.

María Reiche, investigadora alemana que vivió y murió en NAZCA

A unos treinta kilómetros de la ciudad de Nazca se halla el Cementerio de Chauchilla. Una necrópolis al aire libre en la que a pesar de los saqueos todavía se pueden ver momias en buen estado de conservación así como restos de cerámica.

La economía nasquense estaba basada en la agricultura intensiva. Los nazcas lograron resolver el problema de tierras eriazas en la costa mediante el empleo de una red de acueductos, que constituye una verdadera hazaña de su ingeniería hidráulica.

El descubridor científico de la cultura Nazca fue el arqueólogo alemán Federico Max Uhle, quien la estudió por primera vez entre los años 1900 y 1901. Con los hallazgos que hizo en Ocucaje, Uhle identificó el origen y las características de esta cultura, a la que denominó Proto-Nazca, y a la que cronológicamente ubicó como anterior a la expansión de Tiahuanaco (hoy Tiahuanaco-Huari), al lado de otras culturas identificadas también por él: Proto-Chimú (Moche) y Proto-Lima. Dividió a la vez a Proto-Nazca en dos fases, la primera caracterizada por su cerámica decorada con figuras realistas o esquemáticas, y la segunda por incluir dibujos muy estilizados, que ocupaban todo el espacio disponible en la superficie. John Rowe denominó a estas fases, Nazca Monumental y Nazca Prolífero, respectivamente.

Posteriormente, muchos investigadores se interesaron también por esta cultura, entre ellos Julio C. Tello, Toribio Mejía Xesspe, Paul Kosok, María Reiche, etc.

Las Pistas de Nazca o Lineas de Nazca

Extendiéndose majestuosas en una superficie de más de 500 kilómetros cuadrados del valle del río Nazca, al sur del Perú, en una zona situada entre el océano Pacífico y los Andes, se encuentran las denominadas pistas de Nazca. Se trata de un serie de líneas, diseños geométricos y abstractos pictogramas que han permanecido inalterados durante más de mil años, desafiando a la ciencia y a la arqueología. Estos gigantescos diseños no fueron descubiertos hasta finales de los años veinte coincidiendo con los primeros vuelos por la zona, la razón es bien sencilla: las pistas no son visibles desde tierra.

Todo comenzó en 1.927 cuando un famoso arqueologo llamdo Mejia Xespe, fue informado sobre la presencia de unos misteriosos jeroglificos o lineas trazadas sobre el suelo de la costa peruana. A pesar de lo interesante que era el tema, no se le dedicó mayor atención que el de clasificar el descubrimiento para su posterior estudio.

Pero fue ese mismo año, que llegó a Perú otro investigador, el doctor Paul Kosok, quien se mostró muy atraído por estas expresiones precolombinas, cuando en uno de sus primeros recorridos por el sur del país, al detenerse en lo alto de una meseta, pudo observar extensas líneas multiformes en ambos lados de la carretera, cerca de las montañas.

Tamaño de la araña en comparación con el aeroplano

Grande fue su asombro cuando Kosok, el mismo día del descubrimiento, al proyectar los trazos en su tablero de aquellos supuestos caminos, pudo ver que uno de los dibujos adquiría la forma inconfundible de un pájaro en pleno vuelo.

Pero ¿había encontrado la llave del enigma? Kosok entendió que se hallaba silenciosamente esparcido en estos dibujos lo que podía constituir el Libro de Astronomía más Grande del Mundo.

Estas misteriosas líneas, se extienden en un perímetro de 50 kilómetros de longitud y 15 kilómetros de ancho, y en este citado perímetro están comprendidas cuatro pampas: Palpa, Ingeni, Nazca y Socos, localizadas entre los kilómetros 419 y 465 de la carretera Panamericana Sur. El suelo de aquella región, que además es una de las más secas y deserticas del mundo, es de color marrón, pero bajo esta primera capa se esconde otra de color amarillo, asi que cuando se camina por aquellos lugares una pisada deja una extraña y duradera mancha blanca que no deja de ser misteriosamente inquietante.

Entre los diseños de los animales que se perciben en Nazca figuran: una ballena, un perro con patas y cola largas, dos llamas, diversas aves como la garza, la grulla, el pelícano, la gaviota, el colibrí y el loro. En la categoría de reptiles, un lagarto, que fue cortado al construirse la Panamericana Sur, una iguana y una serpiente. Por otro lado se encuentran las imponentes figuras del mono, la araña y el caracol, entre otros.

Las Hipotesis de su creación

Han surgido multitud de conjeturas. Muchas razonadas antropológica e históricamente hablando, otras bordeando la ficción como la de Von Daniken, quien en su libro “La respuesta de los dioses”, llega a afirmar que se podia tratar de señales y pistas de aterrizaje para naves extraterrestres, idea del todo descabellada pues las pistas no son más que marcas en el suelo, no existe prensado ni allanamiento del terreno con lo cual no podrían cumplir su función.

Las atrevidas teorías de Von Daniken, han dado pie a otras derivadas de la inicial ya que algunos estudiosos han creido ver la figura de un hombre volando, y aquí comienza el ciclo de elucubraciones sobre los astronautas. Y eso quizá sea una traspolación de viejas leyendas del lugar que nos hablan de unos misteriosos y diabólicos hombres lechuza. Ya que en este aspecto, a parte de raras y enigmáticas leyendas populares se tienen pruebas palpables debido a la ceramica Nazca. Pero M. Reiche, las define como el extraño testimonio y legado de las antiguas culturas peruanas: “Las líneas de las Pampas de Nazca son nada menos que una historia documental de la ciencia y de los hombres de ciencia del Perú prehispánico. En ella se encuentra registrada una tradición científica en donde los antiguos peruanos desarrollaron un abecedario para anotar los más importantesacontecimientos astronómicos de aquellos días. Las Pampas de Nazca son las páginas de un libro escrito con este extraño alfabeto”. Las líneas de Nazca son el testimonio gráfico de la forma como aquellos seres superiores dominaron la relación entre los fenómenos celestes y nuestro planeta.

La teoría de un gigantesco “Horoscopo” que marcaba fechas astronómicas de la época también quedó desestimada pues tras estudios más profundos se observó que solo cumplían con los requisitos de orientación un 20% de las lineas, lo cual no sobrepasa el límite marcado por la casualidad.

Lo que si se sabe es que los antiguos Nazcas realizaban extrañas y enimáticas ceremonias mágico-religiosas en diversas épocas del año. Y que se tiene tambien que asumir que los Nazcas estudiaban el cosmos desde aquellos parajes y lograron una maestría en establecer la relación cósmica entre los fenómenos celestes y el planeta tierra. Tal vez las lineas no son más que ofrendas a sus Dioses, los únicos que podrían verlas…

LA MUJER QUE BARRIA EL DESIERTO

“Sería tener un opinión muy baja de los antepasados, de suponer que todo este trabajo inmenso y minuciosamente exacto y detallado, hecho con concienzuda perfección, tenía como única finalidad el servicio de una superstición primitiva o un culto estéril de los antepasados. Al contrario, tenemos aquí el testimonio en gran escala y único en el mundo del primer despertar de las ciencias exactas en la evolución de la humanidad, esfuerzo gigantesco de la mente primitiva que se refleja en la grandeza de la ejecución bajo el cielo vasto de las pampas inmensas y solitarias, barridas por el viento y quemadas por el sol”
María barría las líneas para que el polvo del desierto no oscurecieran el trazado

Si hay una persona que ha entregado su vida por entender y preservar los extraños geoglifos de Nazca, esta, sin duda, es Victoria María Reiche Grosse Neuman, alemana nacida en Dresde en 1903. Se licencia en magisterio en la universidad de Hamburgo, pero no consigue ningún trabajo relacionado. Hasta que un día de 1931 se entera de que el cónsul alemán en Cuzco (Perú) estaba buscando una institutriz para que cuide de sus niños. Fue elegida entre 80 candidatas.

Y fue así como llego al Perú.

María se quedara en Cuzco durante un par de años, pero, en 1934 se termina el contrato con el cónsul. Decide quedarse allí, en Perú, pero se marcha a Lima, la capital, donde trabajara dando masajes, clases de alemán o de ingles y como traductora de textos científicos. Además ayuda en la cafetería de una amiga llamada Amy Meredith, compañera en el Perú durante años. Allí conocera al doctor Kosok, que estaba trabajando en aquella zona, como comentamos en el articula anterior y comenzara a atrabajar para el de traductora, y gracias a él, en diciembre de 1941 se producirá su primer viaje a Nazca. Quedaría maravillada con la belleza de aquel paisaje y con el misterio de aquellas líneas.
 
Pero todo quedaría paralizado por culpa del estallido de la Segunda Guerra Mundial. María, al ser alemana de origen, tendrá prohibido salir de la ciudad de Lima. Hasta 1946 no retomaría sus investigaciones sobre Nazca. Kosok volvió a su país, y cedió las riendas de la investigación sobre Nazca a María Reiche, ya que había cogido un amplio rodaje en cartografía y arqueología.
Desde 1946 comenzara, como hemos dicho, a estudiar sistemáticamente las Líneas de Nazca. Un día de junio de ese año, se topa por casualidad con el dibujo estilizado de una araña, muy difícil de distinguir, porque los años y el viento habían ido dejando una fina capa de piedras sobre el geoglifo, lo que impedía verla a primera vista. Este hallazgo le llevara a otros muchos. Estos datos se los mandaba al profesor Kosok, que con el tiempo dejo de apoyarla.
Estudió personalmente casi mil líneas, midiéndolas con cinta métrica, sextante y una brújula. Cargada de instrumentos de medición, ella sola y con una escalera en mano, recorría el desierto de un lado a otros sin provisión alguna. Así que un día, para evitar las enormes distancias que tenía que recorrer, se muda a una sencilla cabaña, donde no tiene ni agua ni corriente eléctrica, a 27 kilometros de Nazca.
Al principio los habitantes de la zona se reían de la extraña señora María, que se dedicaba a quitar cuidadosamente el polvo de los dibujos, barriéndolos con una escoba. Le llamaban “la mujer que barría el desierto”. Con el tiempo la llegaron a adorar casi como a una santa.
En 1947 María descubrió algo extraordinario al estudiar la figura de la Parihuana (flamenco) de 300 metros. Constató que si nos paramos en su cabeza en las mañanas, del 20 al 23 de Junio y seguíamos con nuestra mirada la dirección del pico, podríamos observar claramente la salida del sol, exactamente en un punto de un cerro ubicado en esa dirección. En 1948 escribiría su primera obra sobre el tema: “Los Dibujos Gigantescos en el suelo de las Pampas de Nasca y Palpa. Descripción y ensayo de interpretación”
https://arqueoastronomia.files.wordpress.com/2014/08/5fa8e-mariareiche.jpg
En este ensayo ya plantea su teoría de que las líneas de Nazca representaban el calendario más grande del mundo y que había una relación clara entre ellas y los astros.
El pico del colibrí de cincuenta metros de largo, por ejemplo, apunta a la posición del Sol el 22 de diciembre, o sea el solsticio de verano en el hemisferio Sur. Para María Reiche, los cuatro dedos del mono representan las fases de la Luna, mientras que la araña está relacionada con la constelación de Orión. Planteaba que los antiguos peruanos de la zona habían empleado esto para conocer cuando empezaba cada estación, cual era la mejor época para cosechar y cuando se iniciaban las lluvias.
Pronto se verá en la necesidad de mediar e intervenir ante acciones que iban a dañar las extraordinarias Líneas. En 1955, un rico terrateniente de la región quería instalar una plantación de algodón en la Pampa, para lo que necesitaba un gran sistema de irrigación. María inicio una cruzada personal para impedírselo, ya que, de lograr hacerlo, echaría al traste bastantes de las líneas. Se presento en un periódico local, llevando fotos y pruebas de sus investigaciones. Al final consiguió pararlo, gracias a la intermediación del alcalde de Nazca. Desde que llego allí, no permitió que cruzaran la pampa vehículos, y osada y valientemente se enfrentó innumerables veces a los desaprensivos camioneros o viandantes y los huaqueros furtivos que se atrevían a cruzar las pampas.
https://arqueoastronomia.files.wordpress.com/2014/08/ebc0b-nazcamyserty_0120.jpg
En 1957 aparece el primer trabajo extranjero en el que se analiza y menciona el trabajo de María. Fue en el libro de John Alden Masón llamado “Las civilizaciones antiguos del Perú” (“The Ancient Civilizations of Peru”). Entre los años 1965 y 1968 se crea la corporación de Reconstrucción y Fomento de Ica, con la intención de cuidar y mantener estas construcciones, previendo que un futuro podrían ser fuente de atracción turística. Le plantean a María que escriba un libro sobre su historia con las Líneas. En 1968 publicara su libro “El secreto de la pampa”. Los fondos obtenidos los emplearía en el cuidado de la pampa.

Poco a poco los turistas van llegando a la zona. Y destruyéndola.

En 1970, aprovecha la celebración de un congreso de americanistas en Lima para llamar la atención sobre la necesidad de proteger los geoglifos del desierto. Como no consigue nada, seguirá siendo ella la que se encargue, personalmente de custodiarlos, pagando de su propio bolsillo a vigilantes. Construye una torre mirador de 74 metros de altura, desde la que los turistas puedan ver la obra sin deteriorarla. Curiosamente, en 1978, la Reina de España, Doña Sofía, visita la zona. En el blog os dejo unas fotos de ese encuentro.
https://arqueoastronomia.files.wordpress.com/2014/08/0e8f0-nazca-arana.jpg
En 1992 adquiere la nacionalidad peruana, otorgado por el gobierno Peruano a la ilustrísima “dama de las Pampas”, en mérito a su arduo trabajo de investigación y preservación de las Pampas. No será hasta 1994 cuando consigan la protección de la UNESCO. María recibiría como homenaje cinco títulos de doctor honoris causa y muchas condecoraciones del gobierno peruano, que le llega a conceder la ciudadanía peruana honoris causa, además de algún homenaje de su patria de nacimiento, Alemania. Al final de su vida, publicó “Contribuciones a la Geometría y Astronomía en el Perú antiguo” (1993), donde se recogen más de cuatro décadas de investigación.

Enigma Nazca de los Craneos Deformados 1 de 9

VER IMÁGENES ESPECTACULARES EN 360º PULSAR:

flecha

PULSAR AQUI VALLE DE PALPA

El 8 de junio de 1998, cuando contaba 95 primaveras, falleció María Reiche de cáncer de ovarios. Hacía años que sufría Parkinson y una ceguera casi total. Pero jamás dejo de investigar las Líneas. Sus restos, junto a los de su hermana Renate, fueron enterradas en el mausoleo levantado a un costado del Museo que lleva su nombre, en Nazca.
“¡Todo era por Nazca! Si cien vidas tuviera, las daría por Nazca. Y si mil sacrificios tuviera que hacer, los haría, si por Nazca fuera”. “Los Nasca podían insertarse en el curso de la astronomía, podían ver los movimientos de los cuerpos celestes y saber exactamente cuándo comenzar con los sembríos y cuando cosechar. Los resultados y conclusiones a los que he llegado se han basado siempre en la observación, en la medición y en el registro minucioso de todas las líneas y figuras”
“El proceso de planear y convertir una escala a otra necesita de una mente capaz de formar conceptos abstractos y de una facultad de razonar que debe haberse encontrado en por lo menos una parte de la población y que no podría esperarse de un pueblo primitivo. Tenemos que dejar a un lado por el momento, el estudio de aquellos elementos que constituyen la esencia del arte primitivo, es decir, totemismo, religión y magia, ritos y ceremonias. Debemos tratar de penetrar en sus mentes y seguir su lucha por la perfección y los caminos emprendidos para lograrlo. Debo decir que esa gente con gran inteligencia y visión estudió su ambiente y encontró un sitio que la naturaleza parece haber preparado para servir como un inmenso tablero en el cual pudieron trazar enormes dibujos que hasta ahora no se han borrado”

slide_issue_29783

Miles de misteriosas ‘ruedas’ trazadas al estilo de las líneas de Nazca peruanas, pero más numerosas y grandes que éstas, han aparecido en países como Siria, Arabia Saudita y Jordania.

Fotografías aéreas y tomadas vías satélite han revelado la existencia de estas misteriosas líneas hechas de piedra con dos mil años de antigüedad, pero cuya finalidad no ha podido ser explicada hasta ahora por historiadores ni arqueólogos.

“En Jordania hemos encontrado construcciones en piedra mucho más numerosas que las líneas de Nazca, que cubren un área mucho más extensa, y que son muchos más antiguas”, asegura David Kennedy, profesor de historia antigua en la Universidad de Australia Occidental.

Los beduinos que habitan los desiertos de Arabia Saudita, Jordania, Libia, Egipto e Israel, llaman a estas construcciones “las obras de los viejos”.
Dichas estructuras aparecen con frecuencia en campos de lava, pero hasta ahora los investigadores no son capaces de atribuirlos a ningún modelo, asegura Kennedy, cuyo estudio será publicado en la próxima edición del ‘Journal Of Archaeological Science’.

Según este científico, las líneas presentan una enorme varidad de formas pero ninguna se encuentra alineada con las estrellas, hecho que añade misterio al propósito de su construcción.

En realidad estas obras fueron descubiertas por primera vez en 1927 por el teniente Percy Maitland, piloto de la Fuerza Aérea británica, pero nadie prestó atención a sus instantáneas hasta que el profesor Kennedy y su equipo comenzaron a estudiar la fotografías aéreas y de Google, que les revelaron su verdadera extensión.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: