OVNI – Para los incrédulos

cDSC_0030rha

Autor del Blog: Jorge Mier Hoffman en Machupicchu

El término objeto volador no identificado, más conocido como ovni (por las siglas O.V.N.I., calco del acrónimo inglés UFO oUnidentified Flying Object), se refiere a la observación de un objeto volante, real o aparente, que no puede ser identificado por el observador y cuyo origen sigue siendo desconocido después de una investigación.

Clásica fotografía de un supuesto ovni en Nueva Jersey, tomada el 31 de julio de 1952. Esta forma característica de pretendidas naves extraterrestres tienen su origen en la confusión de un periodista

El acrónimo fue creado para reemplazar al de “platillo volante” y ha llegado a trascender más allá de las simples observaciones aéreas. Aunque autores como Erik von Daniken (1999) o Jacques Fabrice Vallée (1976) han apuntado que los antiguos carros de los dioses o las apariciones y raptos en bosques y pantanos podían ser el equivalente a los relatos ovni actuales, el fenómeno-mito comenzó en 1947, íntimamente vinculado a los medios de comunicación.

Su interés para los gobiernos, si es que alguna vez lo tuvo, ha ido decreciendo al encontrarse explicación a la mayoría de los casos y no apreciarse nada especialmente raro ni misterioso en los no aclarados. Sin embargo, la tendencia parece opuesta en la literatura especializada en estos temas, que ha ido creciendo en número de cabeceras y tirada, para pasar a recoger también supuestos contactos telepáticos, pretendidos secuestros y declaraciones sobre experimentos genéticos perpetrados por los tripulantes de dichos objetos. Todas estas afirmaciones extraordinarias tienen en común la ausencia de pruebas extraordinarias que las demuestren. Pese a la total ausencia de las mismas, la hipótesis extraterrestre sigue siendo tema de debate.

A finales del siglo XIX y principios del XX, Percival Lowell había publicado varias obras sobre Marte, en las cuales postulaba que las líneas oscuras divisadas por Giovanni Virginio Schiaparelli en la superficie marciana constituían una red de canales, creados por una civilización inteligente, para traer agua desde los polos al ecuador del Planeta Rojo. Pese a que las observaciones de Lowell se revelarían erróneas, el público en general consideró la existencia de vida extraterrestre inteligente y cercana a la Tierra como un hecho probado científicamente. El astrónomo y divulgador científico Carl Sagan (1996, p. 232) indica que la Mariner 9 refutó esa posibilidad cuando fotografió la superficie del Planeta en 1971.

En 1944 la Luftwaffe había conseguido hacer operativo el Heinkel He 178. El motor de este avión sorprendió por su sencillez al no necesitarbielas, pistones, cigüeñal, aceite y los demás elementos utilizados hasta el momento. También su velocidad, cercana a los 700 km/h, dejaba bastante atrás a los mejores aparatos de la época, caso del Supermarine Spitfire. Como tercera virtud se puede destacar su maniobrabilidad. Además el aparato en sí ya era sorprendente para personas poco introducidas en el mundo aeronáutico por no tener hélices que lo impulsaran. Aparatos como este y tantos otros que le siguieron comenzaron a implantar en el ciudadano corriente la idea de que se investigaba sobre nuevos modelos aéreos, bastante diferentes de los anteriores y con unas prestaciones muy superiores.

Ovni con forma de cigarro puro, invierno de 1870–1871

Un efecto más contundente si cabe para la opinión pública lo causó el V2. Este misil balístico dejaba muy atrás a lo que podían presentar naciones como la URSS o Estados Unidos. La V2 era capaz de mover una carga útil de casi una tonelada, a varios cientos de kilómetros y a velocidades que superaban con mucho la del sonido, según Nigel Hawkes (1992, p. 193) dicha velocidad se consideraba “barrera” infranqueable para un ingenio humano, pese, continúa Hawkes, a que las balas de fusil ya viajaban a esa velocidad desde hacía décadas. Este portento de la ingeniería abrió nuevamente la mentalidad del público en general e hizo ver como posible que un ingenio de origen inteligente causara imágenes que antes se hubieran tomado por espejismos, resplandores, relámpagos o cualquier otra explicación natural.

El 16 de julio de 1945 tuvo lugar en Álamo Gordo la Prueba Trinity, con la que culminaba el Proyecto Manhattan. Dicha prueba, junto a la utilización posterior de una bomba de uranio y otra de plutonio, demostró que se podía conseguir gran cantidad de energía con poca masa. Pero, al mismo tiempo, se descubría un nuevo tipo de arma, con una capacidad destructiva incomparable, lo cual supuso un salto cualitativo en el tipo de guerra que podría librarse. Asimismo, también se dio el pistoletazo de salida para una carrera de armamentos entre los Estados Unidos y la URSS junto a una carrera de información para conocer cada bando el nivel alcanzado por su oponente. Aunque actualmente se sabe que la tecnología soviética estaba por detrás de la estadounidense, había dos campos donde si llevaban cierta ventaja: uno era el misilístico, como se verá más adelante, y el otro fue la capacidad de guardar sus secretos. El régimen de Iósif Stalin era una dictadura férrea, con un control considerable de la información producida y difundida, por lo que las apariencias eran más fáciles de guardar. Unido a esto, las inmensas proporciones del país le concedían una profundidad estratégica sin igual, lo que hacía imposible observar todo su territorio, aunque sólo fuese indirectamente, desde ningún punto de su frontera, por muy alto que se alzara el observador. Como ha recogido posteriormente John Lewis Gaddis (2008), los soviéticos podían amenazar con misiles que no tenían y esgrimir divisiones con las que no contaban, o al menos en determinados momentos, porque las agencias de información al principio tenían un gran desconocimiento de lo que sucedía en el interior del país enemigo. La recién creada CIA (Agencia Central de Inteligencia) necesitaba información sobre lo que sucedía en la URSS y financió proyectos de todo tipo para conseguir fotografías o mediciones atmosféricas que pudieran indicar los avances de la otra superpotencia en campos como el de los misiles intercontinentales, los bombarderos estratégicos o las pruebas nucleares atmosféricas.

Ovni triangular sobre Valonia,Bélgica, Europa

Ante las prestaciones ofrecidas por el motor de reacción y el misil balístico, las potencias vencedoras se disputaron a los técnicos implicados en los programas alemanes para desarrollar los suyos propios. Sin embargo, por una serie de decisiones, los Estados Unidos mantuvieron relegado a von Braun durante un tiempo, mientras los dirigentes soviéticos sacaron del Gulag a Serguéi Koroliov para que retomase los programas de misiles abandonados años atrás. Al poco tiempo los segundos iban más adelantados que los primeros en misiles y cohetes. Carl Sagan (1996, p. 247) indica que dicha ventaja fue inicial, cuando los soviéticos contaban con algunos prototipos de una potencia superior y una tasa de éxitos también superior a la presentada por los norteamericanos, pero esa situación se invertiría posteriormente.

Es nuevamente Carl Sagan (1996) quien recoge la sorpresa de los dirigentes de la URSS y los Estados Unidos respecto al interés del público por el tema espacial cuando, unos años después de comenzar las primeras pruebas con los nuevos misiles balísticos, los soviéticos demostraron que se podía llegar al espacio exterior con el Sputnik 1. Más aún, los éxitos soviéticos crearon cierto pánico en la población estadounidense al sentirse vulnerables y en inferioridad tecnológica frente a su enemigo. El mismo Sagan (1996, p. 212) recogió ese sentimiento y la reacción inmediata de los políticos para dar prioridad a los temas aeroespaciales. El astrobiólogo transcribe el interrogatorio mantenido en 1958 entre Daniel J. Flood, presidente de la subcomisión para asignaciones de la defensa y representante del partido demócrata por Pensilvania, y Richard E. Horner, secretario de la asesoría para la Fuerza aérea de los Estados Unidos. Ante la petición de una partida considerable de fondos para la investigación espacial, la subcomisión realizó tres preguntas a Horner y, tras responderlas, Flood declaró:

¿No crees en extraterrestres? mira esto!

El primer nombre dado a luces o formas en el cielo desconocidas para el espectador fue el de platillo volante o platillo volador, del inglés flying saucer. El término “platillo volador” se popularizó en 1947 debido a un error periodístico. El 24 de junio, el piloto civil norteamericano Kenneth Arnold vio una formación de nueve objetos en forma de búmeran volando a una velocidad estimada por él superior a 1500 Km/h, mientras pilotada sobre la Cordillera de las Cascadas, estado de Washington.

Como se ha indicado, a finales de la Segunda Guerra Mundial se vivía como posible la existencia de prototipos rápidos y muy manejables, desarrollados por otros países y nunca vistos hasta el momento. Ante la posibilidad de haber divisado una escuadrilla de dichos prototipos, Arnold se dirigió a la oficina del FBI para informar, pero la encontró cerrada. Por lo tanto acudió a un periodista llamado Bill Bequette para narrarle su observación. El piloto explicó la formación indicando que los nueve objetos tenían forma debúmeran y describió su movimientos como el efectuado por las piedras cuando rebotan sobre una superficie líquida, en concreto su palabras pueden traducirse por «un platillo lanzado a través del agua». Bequette confundió la forma en la que se movían los objetos con la forma de los objetos. El error de Bequette ha sido recogido multitud de veces por científicos como Carl Sagan (1997): «Dijeron que yo había dicho que eran “como platillos”, cuando lo que yo dije fue que “volaban al estilo de un platillo”», declaró Arnold al célebre locutor Edward R. Murrow en una entrevista para la CBS, transmitida el 7 de abril de 1950.

Ovnis, filmaciones secretas de la Nasa

Bases Subterraneas Extraterrestres

SenotaElOvni

Imagen de un OVNI que aparece en el horizonte mientras la dama posaba

ovni-belga

Imagen de un OVNI en forma de triángulo como el que pude observar en el 97 en la Isla de Margarita, a una altura no mayor de 40 metros y que se detuvo por algunos minutos sobre el auto estacionado cerca de la playa de Los Cocos. La luz era muy intensa, pero tenía la peculiaridad de que no se reflejaba como un reflector, no obstante que su intensidad era como la luz de un estadium

El ovni más famoso de la oleada belga de 1989-90 era en realidad un modelo de poliestireno, según reveló el autor de la foto el martes en una entrevista concedida a Radio Televisión Luxemburgo. “Puedes hacer mucho con poco. Nos las apañamos para engañar a todo el mundo con un trozo de poliestireno”, explicó Patrick, de quien no han trascendido más datos y que en abril de 1990, cuando obtuvo la imagen, tenía 18 años. Todo fue una broma que montó con unos amigos. “Hicimos el modelo con poliestireno, lo pintamos y luego le añadimos cosas, lo suspendimos en el aire… y sacamos la foto”.

chivhen ovni

ovni-belga 3

Conocida como la foto de Petit-Rechain, por la localidad belga en la que supuestamente se había tomado, la imagen del ovni triangular con luces anaranjadas en los vértices y el centro es la más famosa de la oleada de ovnis sobre Bélgica de 1989-90. Hace dos años, unos jubilados reconocieron, también en la tele, que uno de los ovnis de la oleada francesa de octubre de 1954 -el platillo volante de Bélesta- era una rueda de bicicleta con linternas acopladas que montaron ellos en su adolescencia un día que se aburrían. “En los periódicos y en la radio sólo se hablaba de ovnis. Entonces pensamos: que quieren ovnis, ¡vamos a dárselos!”, recordaron ante las cámaras.

ovni-belga 4

Pero ya saben cual es uno de los dogmas de la ufología: el testigo nunca miente, aunque diga que le ha salido un tercer testículo tras haber visto una nave extraterrestre, como pasa en el caso de Los Villares (Jaén) de 1996, investigado -es un decir- por Juan José Benítez, Iker Jiménez y Lorenzo Fernández.

triangulo

AVISTAMIENTO OVNI

748

Dezibilchaltun es una de las primeras ciudades mayas que se establecieron en Yucatán – México, donde se han divisado muchos fenómenos OVNIS. En esta secuencia fotográfica, mi hija Mádelyn Mier posaba para una foto en una de las estructuras de las ruinas mayas, sin percatarse de un extraño fenómeno de avistamiento que sólo se mostró en la fotografía, cuya análisis presento a continuación:

743f

743g

743h

743i

ANALISIS DE LA IMAGEN EN INFRAROJO

743j

743k

743lNótese que el objeto es metálico y con volumen que refleja la luminosidad solar, además de vibrar en otra dimensión, para luego desaparecer en medio de un intenso halo luminoso, que tampoco se mostró sino en la fotografía

743v

En la segunda toma, inmediatamente de la primera foto, desaparece el objeto pero aparece un halo luminoso que no está en la primera imagen

743n

Segunda Imagen 

743fPrimera Imagen y seguidamente otra (foto superior)

EXTRAÑO OBJETO CAYENDO EN UN VOLCAN

MISTERIOSOS CABELLOS DE ÁNGEL

¿No crees en extraterrestres? mira esto (Evidencias) 2014

MEJOR DOCUMENTAL DE EXTRATERRESTRES !! DESPIERTA!!!!

MAS VIDEOS INEXPLICABLES


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: