PALENQUE – Máscara de Jade

cDSC_0030rha

Autor del Blog: Jorge Mier Hoffman en Machupicchu

Jade de Guatemala resurge de la antigua cultura Maya

EL JADE es una mística piedra preciosa que para los pueblos antiguos de Mesoamérica, era símbolo de inmortalidad, eternidad, poder, amor; lo más precioso de la vida. En San Cristóbal de Las Casas, están abiertas las puertas de un recinto dedicado a exhaltar la belleza y la historia, a través del arte tallado en la divina piedra conocida como Jade.

En nuestros espacios museográficos se pueden admirar objetos y joyas relacionados con ocho de las principales culturas del área Mesoamericana; Mocaya, Olmeca, Teotihuacana, Mixteca, Zapoteca, Maya, Tolteca y Azteca.

Una de las partes culminantes de la visita a nuestro museo es la admiración de la replica del Mausoleo de Kinich Janab Pakal, el onceavo Gobernante Maya de la antigua ciudad que hoy conocemos como Palenque, en el cual el cuerpo del personaje luce con todas sus joyas de jade y la indumentaria de la época, en el momento de su funeral en el año 683 de nuestra era cuando muere como gobernante y es recibido en este colorido sepulcro por los Bolontiku, los nueve señores de la noche, para convertirse también en Dios.

Para los pueblos antiguos de Mesoamérica, ningún material, ni el oro ni la plata,  eran tan valiosos como el jade.

El misterioso señor Pakal

TUMBA DE PAKAL SORPRENDE EN MUSEO DE ANTROPOLOGÍA

La recreación del sarcófago del gobernante maya de Palenque y todo su ajuar funerario, forman parte de la exposición Rostros de la divinidad

Destacan también 13 máscaras funerarias de piedra verde que revelan los rostros de dignatarios de Calakmul, Dzibanché y Oxkintok

La recreación de la tumba de Pakal, quien gobernó la ciudad maya de Palenque, acompañado de todo su ajuar funerario, y la reproducción de su lápida con tecnología de punta, que permite apreciar a detalle las imágenes iconográficas grabadas en la piedra y su significado, son la gran sorpresa que presenta la exposición Rostros de la divinidad. Los mosaicos mayas de piedra verde, inaugurada la víspera en el Museo Nacional de Antropología.

Conformada por 147 piezas recuperadas en los sitios arqueológicos de Palenque (Chiapas), Calakmul (Campeche), Dzibanché (Quintana Roo) y Oxkintok (Yucatán), y que hoy forman parte del acervo de diversos museos, la exhibición se desglosa como un paseo por estos sitios mayas, de las que se muestran fotografías en gran formato que dan una idea de sus templos más importantes y en cuyo interior se descubrieron, entre los años 80 y 90, los entierros de sus gobernantes.

Las imágenes sirven de fondo a la recreación de seis tumbas, en las que por primera vez se exhiben juntos los ajuares fúnebres completos de dignatarios mayas enterrados hace más de mil años.

La recreación de las tumbas se presenta en la Sala Culturas Indígenas del Museo Nacional de Antropología, en las que se pueden apreciar máscaras, collares, anillos, brazaletes, petos, pectorales y figurillas ceremoniales, tal y como los mayas las colocaron para acompañar a sus gobernantes al enterrarlos.

Las piezas se presentan de la manera en que fueron halladas por los arqueólogos junto con otros objetos de cerámica, concha y caracol, lo que permitirá comprender su simbolismo de acuerdo al orden en que fue dispuesto cada objeto en la ofrenda.

En un recorrido por la exhibición con los medios de comunicación, la especialista Sofía Martínez del Campo Lanz, curadora de la muestra y responsable del Proyecto Máscaras Funerarias, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), informó que en esta exposición destacan 13 máscaras funerarias de piedra verde que fueron restauradas a lo largo de una década, con el fin de devolverles sus atributos estéticos y su carácter ritual.

De las 13 máscaras, detalló, ocho corresponden a los rostros de dignatarios del periodo Clásico (200-900 d.C.) que contribuyeron al apogeo de las dinastías mayas, entre ellas la que portaba K’inich Janaab’ Pakal, quien dirigió la ciudad de Palenque, en Chiapas, entre 615 y 683 d.C.

Del resto de las máscaras de dignatarios mayas —de los que se desconoce su nombre—, tres corresponden a dos diferentes gobernantes de Dzibanché, y una más al de La Rovirosa, ambos sitios ubicados en Quintana Roo; otras dos corresponden al de Calakmul, en Campeche; y otra al soberano de Oxkintok, en Yucatán, lugar en el cual se halló también el pectoral zoomorfo de concha, que se incluye en esta exposición.

También, del conjunto de 13 máscaras funerarias, cinco muestran rostros de deidades que acompañaban las acciones de los señores mayas, y fueron colocadas en las ofrendas como pectorales o cinturones ceremoniales.

Martínez del Campo Lanz destacó que la muestra reúne por vez primera seis ofrendas funerarias completas pertenecientes a dignatarios mayas (una de Palenque, dos de Calakmul, dos de Dzibanché, y otra de Oxkintok), toda vez que cuando las tumbas fueron exploradas, las ofrendas se disociaron y los objetos se exhibieron en distintos museos.

“Nunca se habían presentado en su conjunto de la forma en que fueron encontradas originalmente, por lo que no había sido posible hacer una lectura completa para comprender su significado preciso. La importancia de presentar los ajuares íntegros, radica en que cada pieza forma parte de un conjunto simbólico, sí se disocian pierden ese carácter”, comentó Martínez del Campo Lanz.

Las máscaras funerarias, por ejemplo –abundó la restauradora—, además de revelar el rostro de los gobernantes, tenían una asociación con lo divino, toda vez que los materiales de las teselas o mosaicos con que fueron hechas (jade, crisoprasa, caracol, concha, obsidiana y hematita espectacular) estaban reservados para representar lo sagrado.

Rey Maya Pakal

“Es así que las máscaras funerarias representaban a la deidad pero con los rasgos del gobernante. De acuerdo con el antiguo pensamiento maya, era a través de ellas que el personaje enterrado tenía la posibilidad de trascender al cosmos en el momento posterior a la muerte”

La curadora añadió que Rostros de la divinidad también incluye otras máscaras ceremoniales de piedra verde halladas en entierros secundarios de Oxkintok, Dzibanché y La Rovirosa.

De igual manera, se exhibe una alfombra funeraria creada con cerca de ocho mil caracoles y semillas, que hace mil 600 años formó parte del ajuar de un personaje de alto rango de la antigua ciudad maya de Calakmul. La pieza —de tan sólo 1 metro de largo por 25 cm de ancho aproximadamente— fue rearmada y restaurada por la propia especialista Sofía Martínez del Campo, entre 2008 y 2009.

Diseño reajustado de la misma máscara según nuevos estudios

Diseño preliminar que hizo su descubridor, el arqueólogo de origen francés, pero de nacionalidad mexicana,  Alberto Ruz en 1952 como la sensacional  Tumba de Pakal

“El propósito de esta muestra no es sólo dar a conocer al público los rostros de los gobernantes, sino que el visitante se adentre de algún modo en el universo de los antiguos mayas”, expresó la curadora, al referir que por tal motivo, en la exposición se presentará una serie de objetos introductorios y cédulas museográficas e información multimedia, que ayudarán a comprender el significado de estos objetos y la magnitud de los contextos funerarios de esta antigua civilización.

Luego de su presentación, durante agosto y septiembre, en el Museo Nacional de Antropología (Paseo de la Reforma y calzada Gandhi s/n, Chapultepec), Rostros de la divinidad viajará a Italia, para ser exhibida en el Museo Arqueológico de Nápoles, y posteriormente en París, Francia.

Rey Maya Pakal

GUATEMALA – Antigua, una ciudad en las montañas, a unos 40 kilómetros al suroeste de la capital de la Ciudad de Guatemala, es el hogar de los talleres de jade y las tiendas que se especializan en joyas de jade.

La Casa del Jade, cerca de la plaza central de Antigua, emplea artesanos altamente calificados para crear réplicas modernas de las antiguas máscaras de jade mayas y joyería fina engastada en oro con diamantes.

Ninas de Chuacus en Guatemala

“Nos lleva siete días para hacer esta máscara de jade”, dijo Pascual de Paz, un artesano en la Casa del Jade. Él y Gustavo Ramírez estaban trabajando en pequeñas piezas de jade de color verde oscuro que serían instaladas en un marco de madera tallada en las dimensiones y proporciones de las máscaras funerarias originales.

“Esta requerirá 103 piezas individuales de jade”, dijo de Paz. Levantó una pieza terminada, a la que se le habían colocado piezas de jadeíta, utilizada como modelo al lado del marco de madera tallada.

Franja de Jade

Cada máscara requiere una selección de piedras encontradas en la mina de jade de Zacapa. Cuidadosamente, se corta la piedra y se seleccionan las piezas que son, finalmente, cortadas a medida, encalladas y pulidas.

Los pueblos indígenas de las Américas consideraban sagrado al jade. Un complejo entramado de máscaras de jade trabajado fue encontrado en antiguas tumbas mayas. El jade era utilizado como adorno por la realeza.

Pascual De Paz incluyó piezas de jade verde cortadas a mano y pulidas en forma de madera que eran una copia de la máscara del Rey Pacal. La máscara de mosaico que cubría el rostro del rey Pacal fue descubierta en su pirámide funeraria.

El rey Pacal vivió durante la época clásica maya y murió el 31 de agosto de 683. Él vivió para ver la finalización de su pirámide sepulcral y gobernó como rey de Palenque, Chiapas, en México. Cuando la tumba del rey, debajo del Templo de las Inscripciones, se abrió, se descubrió la máscara que cubría su rostro hecha con mucho jade, madre-perla y piezas de cerámica.

pakal png

Otra réplica con calidad tipo museo fue trabajada por de Paz y Ramírez en la fábrica de jade, es la máscara de Tikal 160. Cuando en la tumba 160 fue descubierta, la máscara funeraria estaba rota en 174 pedazos. La máscara Tikal 160 data de principios de la era maya clásica, año 527 de nuestra era.

La restauración de la máscara original fue hecha de inscripciones de estelas. Es evidente que la máscara de muerte de un noble se componga de serpentina para la cara, jaspe para los oídos y los labios, con los ojos de concha y obsidiana y jade en las orejeras.

“Los españoles llegaron en busca de oro. Para los mayas, el jade era más importante. Los españoles se llevaron el oro, no el jade “, explicó el artesano Freddy Gómez, quien trabaja en la Casa del Jade desde hace 23 años.

Las minas de jade mayas que producen el jade de la tienda fueron descubiertas en 1950, según Gómez. El fundador de la Casa del Jade era una de las dos personas que iniciaron la industria del jade en Guatemala.

Para dar una idea del valor que se le da en la joyería a la acabada de jade, un anillo de jade imperial con un conjunto de piedras bellamente pulidas con diamantes tiene un precio de US$ 6.500. Un pequeño anillo de color naranja-jade era de 2.900 dólares. Una pulsera de jade cabujón de corte de varios colores un costo de US$ 2.600.

Minas de Jade en Carrizal – Guatemala

“Hace un mes, vendí una pulsera con 17 cabujones, 6 por 4 milímetros [0,2 por 0,15 pulgadas], engastados en oro, con diamantes, por 13.600 dólares”, dijo Gómez. Un collar de jade lavanda costaría 4.845 dólares.

La Casa del Jade tiene su propio equipo de diseñadores, joyeros y artistas.

Para hacer cuentas redondas como las utilizadas en el collar de jade lavanda, la mejor parte de la piedra debe ser elegida. Luego se corta en un cubo. Los trabajadores de la fábrica hacen cubo redondo a mano.

El más pequeño grano es el más difícil de hacer y es de unos 4 milímetros. Se tarda una media de dos horas para hacer una ronda de bolas de jade. Una vez cortado en un cubo, al finalizado de la pieza imperial de jade utilizada para el anillo, le toma cuatro horas para darle la forma redondeada.

Colores de Jade

Mientras que la gente asocia, tradicionalmente, el jade con el color verde, los colores del jade varían, incluso hay blanco y negro. Hay tonos llamados verde manzana, verde típico, el jade luna, naranja, imperial, lavanda, azul bebé y verde claro. Soltero piezas esculpidas de jade, como los utilizados en la pulsera, se venden a $ 600.

“El jade negro es el más difícil. Utilizamos diamantes para cortar. El jade negro solo proviene de Zacapa y de Birmania, en Asia “, dijo Gómez. Guerreros y cazadores mayas utilizaban el jade negro en armas debido a su dureza.

Solo se descubrió jade de color naranja en Zacapa, Guatemala, hace seis años en una vena en el interior de jade blanco. Trece años antes de eso, se descubrió el jade lavanda.

“El huracán Mitch derribó parte de la montaña y encontramos jade lavanda. Tenemos tres variedades raras de jade aquí: lavanda, azul claro, que fue descubierto en el interior de una vena de lavanda y naranja, y encontrado en el interior del blanco. Estos tres se pueden encontrar solamente en Guatemala. Todos ellos fueron examinados por el Instituto Gemológico de América y certificados como jade “, dijo Gómez.

Fuera de la fábrica de jade habían grandes rocas. Una contenía una veta de jade imperial. El color verde oscuro era visible en la roca. Rociar agua sobre la piedra traída de manifiesto el contraste, que muestra el color verde oscuro de la vena.

“Estas rocas de jade vienen del río y de la montaña. Usted tiene que cortar esta roca para llegar a la vena. Siempre es una sorpresa cuando la vena se ejecuta”, dijo Gómez.

Otras rocas de jade que figuran son de jade negro. Algunos mostraron mica que brillaba como la plata a la luz del sol.

“Utilizamos del 20 al 30 por ciento. El resto son las impurezas como la mica, los cristales de carbono y las fracturas “, explicó el experto en jade.

“Tenemos que cortar la roca con una cuchilla de diamante de 36 pulgadas que gira a 1.700 revoluciones por minuto. Solo podemos cortar 4 y 1/2 pulgadas en una hora “, dijo Gómez. “A continuación, solo elija la mejor parte de la pieza de jade”.

Máscara Maya con la Serpiente Egipcia

Esta misteriosa máscara de jade proviene de la zona arqueológica de Monte Albán, y es una de las piezas más famosas del Museo Nacional de Antropología. Es la estrella de la Sala Oaxaca del mismo. De acuerdo con los especialistas, desde años anteriores a la época cristiana, grupos sureños -quizá provenientes de Chiapas o de más allá, de territorios hoy localizados en la actual Guatemala-, introdujeron entre los habitantes de los valles y las montañas de Oaxaca, el culto a un especie de dios o entidad murciélago. Así lo demuestra esta increíble máscara conformada por varias placas superpuestas de jade, finamente pulidas y que, reunidas, conforman la espectacular imagen de este mamífero volador asociado al inframundo y a la muerte. No dejes de admirarla detenidamente…

Anuncios

5 comentarios to “PALENQUE – Máscara de Jade”

  1. como puedo contactarle para que me coticen el precio y me fabriquen un collar de cuentas tipo tubulares de una pulgada en jade tono verde azul claro?..

  2. nada se conpara con esta bellesa viva mexico y guatela

  3. Es un Estupendo y Magnifico Trabajo Donde se ve la Belleza de México y Guatemala .,Cuanto Costaría una Mascara de Mosaicos de Tamaño Normal Alas Originales de Jade de Color Verde o Negra o de Otros Colores

  4. Hola tengo una pieza de jade verde oscuro por lo que he investigado parece jenuina y mide 22.5 x 9.00 de ancho y 5 cm de grosor y me gustaría saber su precio pero no tengo idea como. Para ver si me pueden ayudar. Gracias

  5. fue un gran rey pacal llego del espacio es un misterio la lapida
    fui a mexico la belleza de las piramedes que bello es mexico saludo hermanos gracias mexico
    volvere muy pronto a mexico y guatemala es mi deseo
    abrasos a todos hermanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: