RUSIA – EXPLOSIÓN TUNGUSKA

cDSC_0030rha

Autor del Blog: Jorge Mier Hoffman en Machupicchu

El evento de Tunguska

Tunguzska katastrofa

En la mañana del 30 de junio de 1908 una gran bola de fuego asoló la región siberiana de Tunguska. La explicación incluso a día de hoy es un gran misterio aunque una alta probabilidad apunta al impacto de un cuerpo extraterrestre, seguramente un asteroide o un cometa. Pero hasta la fecha no han hallado restos de ningún meteorito.

De lo que no cabe duda es que hace un siglo, la cuenca del río Tunguska amaneció con una ensordecedora explosión que mucha gente pudo escuchar desde 800 kilómetros de distancia. La onda expansiva arrasó 2.150 kilómetros cuadrados de bosque. Unos 80 millones de árboles sucumbieron a su embestida y se desplomaron en la dirección de avance del frente. La deflagración calcinó la flora y la fauna de la región, y devastó Vanavara, un pequeño poblado situado a 60 kilómetros. Un hongo de polvo y cenizas se alzó hasta los 15 kilómetros de altitud y originó una lluvia de oscuros copos en toda la zona. Por la noche, un cielo 100 veces más brillante de lo habitual permitió a los habitantes de cientos de ciudades europeas como Londres, Berlín o Burdeos, leer la prensa o tomar fotografías sin luz artificial.

En toda Europa se registraron ondas sísmicas parecidas a las de un terremoto, así como diversos trastornos en el campo magnético terrestre. Más tarde, los meteorólogos hallaron en los registros de sus microbarógrafos que las ondas atmosféricas producidas por la detonación habían dado dos veces la vuelta a la Tierra.

Los supervivientes de la zona afectada por la explosión lo describieron como un hongo gigante que se elevaba por los aires. Muchos de esos supervivientes murieron a los pocos días por causa de extrañas enfermedades. Durante años se pensó que la población había quedado afectada por radiación nuclear, habiendo sido descritas mutaciones en los hijos de los nativos y en los animales. Se suscita la posibilidad de que lo que afectaba a los nativos de la zona era una enfermedad que les cubría de pústulas y mataba a familias enteras, lo que llevó a los médicos de la expedición liderada por Genadi Plejánov llegar a la conclusión de que una epidemia de viruela había afectado a los nativos tras la explosión.

060203tunguska2

Todavía hoy los científicos continúan dilucidar este misterioso impacto, o más bien explosión. Por que el objeto en cuestión explosionó a unos cinco kilómetros de altura sobre la tierra dejando su marca radial sobre los bosques rusos. Científicos italianos aseguran haber descubierto un posible cráter abierto por el objeto extraterrestre que chocó con la Tierra en la región siberiana de Tunguska en 1908. Los investigadores afirman, en la revista de geología ‘Terra Nova’, que el lago Cheko, situado a 8 kilómetros del epicentro de la explosión, llena el cráter producido por el choque de un fragmento de la roca.

Tunguska Explosion 30 July 1908

El suceso de Tunguska aún intriga a los científicos . Todavía no se sabe si el objeto que impactó en Siberia el 30 de junio de 1908 fue un asteroide, un pequeño cometa o un fragmento de un cometa. Aquel día, hacia las 7.15 horas, habitantes de la región vieron una bola de fuego, procedente del sureste, que cruzaba el cielo a gran velocidad. Poco después, una gran explosión arrasaba 2.200 kilómetros cuadrados de bosque, el equivalente a Guipúzcoa, en las cercanías del río Podkamenaya Tunguska. La energía liberada fue entre 10 y 15 megatones, unas mil veces la de la bomba de Hiroshima.

La explosión de Tunguska es el mayor impacto de un objeto extraterrestre en época histórica. Tumbó unos 80 millones de árboles, las ondas sísmicas fueron registradas por observatorios de todo el mundo y, durante los dos días siguientes, las noches fueron tan brillantes que en Londres podía leerse el periódico en la calle a medianoche.

El primer investigador en llegar a la zona fue el mineralogista Leonid A. Kulik, a finales de los años 20, y no encontró ningún cráter, pero sí el epicentro de la explosión, gracias la distribución radial de los árboles. A raíz de que el escritor Alexandr Kazantsev identificó en dos cuentos de ciencia ficción en 1949 el suceso con un accidente de una nave alienígena, algunos ufólogos abrazaron esa disparatada idea.

Ahora, un grupo de científicos liderado por Luca Gasperini, del Instituto de Ciencia Marina italiano, defiende que el lago Cheko -ovalado y de unos 450 metros de largo- ocupa la herida abierta por el choque a baja velocidad de una roca de 10 metros de diámetro. «El proyectil que formó el lago Cheko pudo haber sido un fragmento del objeto que explotó en la atmósfera a entre 5 y 10 kilómetros de altura», dicen. A su favor, añaden que no hay pruebas -testimonios ni mapas- de la existencia del lago anteriores a 1928.

El geólogo británico Gareth Collins declaraba ayer a la BBC que las pruebas presentadas por Gasperini y sus colaboradores no son concluyentes y se preguntaba cómo podía haber hoy en día alrededor del lago árboles cuya apariencia apunta a que tienen más de cien años. Collins añadía que los fragmentos desprendidos del objeto habrían sido, en cualquier caso, demasiado pequeños y lentos como para abrir un cráter del tamaño del lago.

tunguska2

Fenómenos extraños tras la explosión
La explosión se ha escuchado a mas de 700 kilómetros de distancia La onda expansiva portadora de un fuego devastador ha arrancado de raíz y quemado la inmensa mayoría de los arboles en un radio de 30 a 40 kilómetros. Una densa columna de gases y polvo se habría elevado hasta casi 20 kilómetros de altura. El área total afectada será estimada en cerca de 2.000 kilómetros cuadrados.   Los sismógrafos de los observatorios asiáticos de Irkurst y Tifilis (Georgia), entre otros registran el fenómeno que es seguido por una fuerte perturbación electromagnética.
Pocas horas mas tarde una extraña luminiscencia a gran altura en los cielos comienza a ser observada desde latitudes muy distantes. En Europa Central, en Gran Bretaña y también en EE.UU. se percibe el fenómeno durante varias noches. No hay explicaciones, sino conjeturas sobre el origen del suceso.

Aislamiento y desinterés inicial
Las noticias se propagan muy lentamente, desestimándose la magnitud y trascendencia de los hechos con lo cual el fenómeno permanecerá ignorado durante años. La zona ademas es casi inaccesible y muy poco poblada. Rusia vive otras urgencias, con la caída del régimen zarista se inician 70 años bajo un férreo régimen comunista que ademas del aislacionismo alimenta recelos y desconfianza hacia occidente.

Efectos globales comprobados
En 1930 el astrónomo Whipple, entonces director del Observatorio Geofísico de Kew, en el Reino Unido, logra reconstruir a traves de registros microbariométricos de distintos observatorios del mundo, entre ellos los de Irkutsk y San Petersburgo en Rusia, Copenhague, Berlín y Postdam en Alemania, Zagrev, Greenwich, Jakarta y Washington el recorrido y velocidad de la onda expansiva a lo largo del planeta al momento de los hechos.

En 1938 Leonid Kulik realiza un nuevo relevamiento aerofotográfico de la región pero la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias postergan en Rusia por casi dos década nuevas investigaciones de campo.

Caida de ¿un meteorito o un cometa?
A fines de los años 50 se reactualiza la importancia de esclarecer el enigma ya que una de sus hipótesis mas inquietantes es la posible entrada a la atmósfera de un meteorito importante proveniente del espacio exterior.
Testimonios de testigos aseguraban haber percibido el fenómeno a mas de 500 kilómetros de distancia, indicando que una objeto de grandes dimensiones surcó los cielos a gran velocidad a primeras hora de la mañana estrellándose. La ausencia de cráter y de fragmentos hace disminuir sin embargo las posibilidades de adjudicar el fenómeno a la caída de un meteorito de gran tamaño. Otra hipótesis sugiere el posible ingreso a la atmósfera de un pequeño cometa desintegrándose entre 10.000 y 15.000 metros de altura en medio de una violenta explosión.

Recién a partir de 1989 Rusia participa de las investigaciones a científicos occidentales multiplicándose asi las expediciones para estudiar el lugar de los hechos y buscar nuevas evidencias.

Surgen hipótesis controversiales
Durante las ultimas décadas los avances en física y astronomía dan pie a otras hipótesis por caso el impacto de antimateria y hasta la colisión con un agujero negro de pequeñas dimensiones. En otra dirección el reexamen de testimonios de testigos cercanos que adjudicaban al objeto una apariencia cilíndrica y en algunos casos hasta aparentes correcciones de trayectoria durante su caida llevan a relacionar el suceso con los fenómenos ovnis llegando a sugerirse que ha sido el estallido en la baja atmósfera de una nave propulsada a energía atómica de origen desconocido dadas las similitudes con los efectos producidos en ocasión de los bombardeos atómicos a fines de la Segunda Guerra Mundial, incluyendo las perturbaciones magnéticas. Casi un siglo después del enigmático suceso los científicos no han logrado establecer un consenso definitivo sobre el origen del fenómeno. El enigma continúa.

Otra versión explica la explosión por el impacto de un OVNI que se estrelló en Siberia


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: