SENTIMIENTOS – MIEDO

cDSC_0030rha

Autor del Blog: Jorge Mier Hoffman en Machupicchu

El miedo es una respuesta natural ante el peligro; una sensación desagradable que atraviesa el cuerpo, la mente y el alma. Se puede deber a algo que pasó, que está sucediendo o que podría pasar. Es difícil de controlar y puede provocar todo tipo de reacciones, tales como parálisis o ataques de ansiedad. En su versión más extrema, lo que se padece es el terror. Lo curioso es que no siempre es el espejo de algo real. Muchas veces se teme a algo que no existe, que es producto de la imaginación, como los monstruos.

¿POR QUÉ SE TIENE MIEDO?

Porque el miedo es saludable. ¿Qué? Sí, así es. El miedo, bien entendido, es necesario porque posibilita evitar algo doloroso o peor aún, ya que es un mecanismo de defensa que está ‘tallado’ en el ADN de los seres humanos. ‘Eso’ que está en el cuerpo se activa ante el peligro y permite responder con mayor rapidez y eficacia ante las adversidades. Fue aprendido por los primeros habitantes de la Tierra y forma parte del esquema adaptativo del hombre.

La ciencia del pánico

Claro que también hay miedos irracionales, como el temor a lo que no existe, pero la presencia de la reacción es beneficiosa para la supervivencia tal y como verán a continuación.

¿CÓMO AFECTA EL MIEDO AL CUERPO?

La manifestación fisiológica del miedo se da en el cerebro, concretamente en el cerebro reptiliano y en el sistema límbico. Ocurre porque el cerebro está todo el tiempo escaneando a través de los sentidos todo lo que sucede alrededor de la persona, incluso cuando duerme. Si en algún momento detecta un peligro, se activa la amígdala cerebral –situada en el lóbulo temporal– y se producen cambios físicos inmediatos que pueden favorecer el enfrentamiento, la parálisis o la huida.

En el cuerpo:
-Se incrementa el metabolismo celular.
-El corazón bombea sangre a gran velocidad para llevar hormonas a las células, especialmente adrenalina.
-Aumenta la presión arterial, la glucosa en sangre, la actividad cerebral y la coagulación sanguínea.
-Se detiene el sistema inmunitario, al igual que toda función no esencial.
-Se dilatan las pupilas para facilitar la admisión de luz.
-La sangre fluye a los músculos mayores, especialmente a las extremidades inferiores.
-El sistema límbico fija su atención en el objeto amenazante y los lóbulos frontales –encargados de cambiar la atención consciente de una cosa a otra– se desactivan parcialmente.

Todo facilita la respuesta del individuo ante el peligro y esto sucede por igual ante cualquier tipo de miedo.

Claro que también puede haber consecuencias negativas cono:
-Taquicardia.
-Sudoración.
-Temblores.
-Retroalimentación del temor y pérdida del control sobre la conducta.
-Falta de armonía en los riñones, lo que puede hacer que la persona se orine involuntariamente.

Si lo que se experimenta es un miedo intenso o un trauma, este queda fijado en la memoria con mayor intensidad. Esto tiene una lógica evolutiva: lo que daña se fija con mayor fuerza que aquello que da placer, porque resulta más adaptativo. Por ejemplo, basta quemarse una vez con fuego para no volver a posicionar sin cuidado cualquier parte del cuerpo sobre una llama. Si alguien se olvidara inconscientemente de esto, se podría quemar día tras día.

La neurociencia y los mecanismos del miedo

50 Fobias mas raras del mundo

¿CÓMO AFECTA EL MIEDO A LA MENTE?

El miedo hasta ahora descripto guarda relación con el mundo real, pero también existe el miedo imaginario o neurótico que no tiene correspondencia con el peligro. Le sucede a aquellos que evalúan por demás algo que tienen que hacer y terminan por imaginar el peor de los escenarios posibles, uno que no tiene por qué ser el más probable o ni siquiera ser tan perjudicial como se lo supone.

Una de las situaciones más comunes se da cuando un individuo tiene miedo al rechazo. Esto también está en el ADN. Como la supervivencia de los primeros hombres dependía de su comportamiento en grupo, si alguien era expulsado de la comunidad quedaba a merced de los depredadores. Pero hoy la situación cambió. Hay cientos de grupos de pertenencia y los ‘depredadores’ no son tan temibles como los que habitaban la estepa africana.

Corto Documental “Con Miedo; Ciencia, Religión y Creencias” – USS

¿CÓMO SE ENFRENTA AL MIEDO?

Como primera medida, al miedo hay que naturalizarlo, es decir, aceptarlo ante el peligro y nada más. Y todo lo que esté en la cabeza, regularlo. El temor en una entrevista laboral o en una primera cita es normal. Pero al ‘otro miedo’ hay que tratar de expulsarlo. Es un impulso interior que busca defendernos de un peligro irreal que la mente se esfuerza en creer.

Claro que ante una patología el mejor camino es siempre consultar a un profesional de la salud mental, quien podrá trabajar para desactivar esas falsas alarmas.

¿A qué le tienes miedo? ¿Sueles temer a algo irreal? Si quieres experimentar el terror, no te pierdasSé lo que hicieron el verano pasado, este sábado 19 de octubre a las 11 PM.

LA FOBIA

Una fobia (palabra derivada de Fobos, en griego antiguo Φόϐος, «pánico», hijo de Ares y Afrodita en la mitología griega, la personificación del miedo) es un trastorno de salud emocional o psicológico que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado ante objetos o situaciones concretas1 como, por ejemplo, a los insectos (entomofobia) o a los lugares cerrados (claustrofobia). Sin embargo, no es sencillamente un miedo, pues guardan grandes diferencias.2 También se suele catalogar como fobia un sentimiento de odio o rechazo hacia algo que, si bien no es un trastorno de salud emocional, sí genera muchos problemas emocionales, sociales y políticos (véase xenofobia, es decir, el odio a los extranjeros o extraños). Un estudio en EE. UU. por el National Institute of Mental Health (NIMH) halló que entre el 8,7 % y el 18,1 % de los estadounidenses sufren de fobias.3 Discriminando edad y género, se encontró que las fobias son la más común enfermedad mental entre mujeres en todos los grupos etarios y la segunda más común psicopatía en hombres mayores de 25.

¡No lo mires si tienes miedo a las alturas! VERTIGO

Ruso vence el miedo en las alturas

GOPRO HERO 4 DEPORTES EXTREMOS

Historia y datos estadísticos

Las fobias han sido estudiadas en la psicología desde sus inicios. Freud (1929) maneja las fobias desde dos fases del proceso neurótico. “La primera es la represión de la libido y su transformación en angustia, fase que queda ligada a un peligro exterior. Durante la segunda se van constituyendo todos los medios de defensa destinados a impedir un contacto con este peligro, que queda como un hecho exterior”.

Las fobias específicas son un tipo de trastorno de ansiedad, en el cual una persona puede sentirse extremadamente ansiosa o tener un ataque de pánico cuando es expuesta al objeto del miedo. Las fobias específicas son uno de los trastornos psiquiátricos más comunes. Una de cada 23 personas en el mundo sufre de alguna fobia, 11.2 millones de estadunidenses padece de fobia social, un miedo persistente e irracional ante situaciones que puedan involucrar el escrutinio y juzgamiento por otros, tales como fiestas y otros eventos sociales. Las fobias comienzan a desarrollarse en promedio a los 13 años. Las mujeres son dos veces más propensas que los hombres a sufrir fobias.

Tratamiento

Las terapias psicológicas4 que pueden ser beneficiosas para las personas que padecen fobia son: la técnica de “inmersión” o las terapias graduadas de exposición, entre las que se encuentra la Desensibilización Sistemática (DS). Todas estas técnicas se enmarcan en el enfoque de la terapia cognitivo-conductual (TCC).5 6 7 En algunos casos, también pueden ser de ayuda los medicamentos ansiolíticos. La mayoría de las personas que tienen fobias entienden que están sufriendo de un miedo irracional o desproporcionado, aunque este reconocimiento no impide que sigan manifestando esa intensa reacción emocional ante el estímulo fóbico.

La exposición graduada y la TCC trabajan con la meta de desensibilizar a la persona y de cambiar los patrones de pensamiento que están contribuyendo a su miedo. Las técnicas basadas en la TCC son las más eficaces, siempre y cuando la persona con este problema esté dispuesta a someterse a un tratamiento que puede durar algunos meses (en ocasiones semanas). Hay otras orientaciones terapéuticas, como el psicoanálisis o la programación neuro-lingüística (PNL) que abordan estos problemas clínicamente, pero tienen mayor duración y menor efectividad.8

En las fobias, el sistema de alarma del miedo es demasiado rígido: siempre es excesivamente sensible. En la terapia se enseñará al paciente a modular todo esto mediante técnicas psicológicas específicas. Por una parte, ayudándole a que se esfuerce a mirar lo que le asusta y no a vigilar tanto su entorno. Por la otra, procurando que aprenda a regular sus interpretaciones automáticas. No es fácil, pues la capacidad de razonamiento de las personas fóbicas se encuentra bajo el efecto de sus procesos emocionales: nuestra inteligencia se encuentra pues bajo la influencia de esos procesos.

Las fobias específicas suelen tratarse mediante psicoterapia, que, a la vez que le enseña al paciente las causas de su fobia, le aporta técnicas para ir dominando la ansiedad ante el estímulo desencadenante. Las técnicas para controlar la respiración y la tensión muscular también pueden ser de gran utilidad.

Tipos de tratamiento

Técnica de exposición: En ésta, poco a poco, los profesionales confrontan al paciente con la situación tan temida. El estímulo gradual y progresivo hace que las personas de a poco vayan controlando sus temores.

Desensibilización sistemática: En el cual en lugar de estímulos se recurre a la imaginación del paciente, que va proyectando en su mente al estímulo temido. En ambos ejemplos de tratamiento, la exposición o la imaginación del estímulo se detiene cuando el paciente no puede controlar su ansiedad, y se recomienza cuando se ha tranquilizado. De a poco, logra resistir períodos más largos y así se va perdiendo el miedo.

Terapia cognitiva: En el cual se le da al paciente mucha información sobre aquella situación a la que teme, para que de esta manera vaya cobrando confianza (este tratamiento se utiliza mucho con pacientes que padecen de aerofobia –miedo a volar- y que sin embargo necesitan poder subirse a un avión debido a motivos laborales).

Métodos de choque: (terapias conductuales donde se produce una exposición forzada al estímulo, hasta que el paciente controle su ansiedad). El uso de psicofármacos no suele ser recomendado en el tratamiento de las fobias, debido a que, si bien puede paliar los síntomas de ansiedad, no elimina el problema.

Programación neurolingüística: Se ha puesto de moda como tratamiento ante determinadas fobias, pero los resultados de la misma aún no han sido científicamente comprobados.

Otros tratamientos alternativos incluyen las terapias con flores de Bach, los libros y grupos de autoayuda y la hipnosis.

Componentes de la respuesta fóbica

a)Importante incremento de la activación vegetativa: taquicardia, sudoración, vasoconstricción periférica, enrojecimiento, palidez, malestar estomacal, sequedad dela boca, diarrea, etc. (reacciones a nivel del sistema fisiológico).

b) Conducta de evitación o escape: cuando el sujeto se encuentra inesperadamente en la situación temida, si el sujeto es forzado a mantenerse en dicha situación, entonces pueden aparecer perturbaciones de la ejecución motora a nivel vocal y/o verbal: voz temblorosa, muecas faciales, movimientos extraños de las extremidades, rigidez, difluencias, etc. (reacciones a nivel de sistema motor).

c) Anticipación de consecuencias favorables o catastróficas: es la evaluación negativa de la situación y/o de las propias capacidades, la preocupación por las reacciones semánticas y los pensamientos de escape o evitación (reacciones a nivel del sistema cognitivo).

Casos no psicológicos

El término “fobia” puede significar casos específicos no vinculados con el temor. Por ejemplo, la hidrofobia es el temor al agua, pero también lo puede ser la incapacidad de beber agua debido a una enfermedad9 (véase rabia), o también puede describir un compuesto químico que repele el agua. Por su parte, la fotofobia no significa única y necesariamente un temor a la luz: puede ser un problema físico en los ojos o una aversión a la luz que puede inflamarlos o dilatar la pupila.

También se les califica de “fobias” a aquellos rechazos contra actitudes, elementos culturales, históricos o personales, aunque no sean de orden patológico. Así, la homofobia es todo acto de rechazo hacia la comunidad LGBT aunque no se tenga un miedo clínico hacia esas personas o sus actos. Otro caso es el sentimiento de rechazo hacia países o pueblos (anglofobia, judeofobia, etc.)

Clases de fobias

La fobia, como consecuencia de un miedo más o menos consciente acompañado de un componente ansioso, puede expresarse de muchos modos. Existen tantas fobias como personas, ya que cada individuo puede desarrollar una fobia a cualquier cosa, aunque se describen con frecuencia algunos tipos más habituales como:

  • Sangre, inyecciones y otros procedimientos médicos.
  • Ciertos animales (perros, serpientes, arañas…).
  • Espacios cerrados.
  • Lugares públicos.
  • Volar.
  • Lugares altos.
  • Tormentas.

A cada uno se le asigna un nombre científico. A continuación algunos ejemplos: acrofobia (miedo a la altura), agorafobia (miedo a los espacios abiertos), algofobia (miedo al dolor) androfobia (miedo a los hombres), antropofobia (miedo a la gente),autofobia (miedo a estar solo) aracnofobia (miedo a las arañas) batofobia (miedo a la profundidad), catagelofobia (miedo al ridículo), claustrofobia (miedo a los espacios cerrados), cinofobia (miedo a los perros), demofobia (miedo a las multitudes), eritrifobia (miedo al color rojo), entomofobia (miedo a los insectos), ginofobia (miedo a las mujeres), hidrofobia (miedo al agua), hodofobia (miedo a los viajes), iofobia (miedo a los venenos), misofobia (miedo a las inmundicias), nictofobia (miedo a la oscuridad), patofobia (miedo a la enfermedad),tanatofobia (miedo a la muerte), traumatofobia (miedo a los accidentes), zoofobia (miedo a los animales), hipnofobia (miedo al sueño), pedofobia (miedo a los niños).

Fobia Descripción
Acrofobia o Altofobia Temor a las alturas.
Acuafobia Temor al agua.
Coulrofobia Miedo irracional a los Payasos.
Aporofobia «Odio, miedo, repugnancia u hostilidad ante el pobre, el que no tiene recursos o el que está desamparado.»1
Potamofobia Temor a los ríos o a las aguas fluyentes.
Talasofobia Miedo al mar o a otros cuerpos de agua.
Agateofobia Temor a la locura.
Agorafobia Temor a los lugares públicos o abiertos; o a eventos y espacios donde escapar sea imposible o no haya ayuda disponible.
Amaxofobia Temor a conducir un vehículo.
Arsonfobia o Pirofobia Pavor irracional al fuego.
Astrafobia Temor a los truenos, relámpagos, rayos y tormentas.
Automatofobia Temor a las imágenes, esculturas y muñecos.
Aerofobia o aviofobia Temor a volar.
Batofobia Temor a los precipicios o profundidades.
Cibofobia Aversión a la comida, relacionada con la anorexia y la bulimia.
Claustrofobia Temor a espacios cerrados o confinados.
Dendrofobia Temor a los arboles
Dismorfofobia Temor u obsesión por un defecto físico, ya sea real o imaginario.
Emetofobia Temor a vomitar.
Eritrofobia Sonrojamiento patológico.
Fagofobia Temor a comer o a tragar.
Filofobia Temor a enamorarse o a las relaciones y compromisos.
Fobofobia Temor al miedo.
Gelotofobia Temor a la risa o burla ajena.
Glosofobia Temor a hablar en público.
Hemofobia Temor a la sangre.
Hipopotomonstrosesquipedaliofobia Miedo irracional a la pronunciación de palabras largas y complicadas.
Hoplofobia Temor a las armas de fuego.
Ligirofobia Temor a los ruidos fuertes, agudos y normalmente repentinos.
Misofobia o germofobia Temor a los gérmenes o a la contaminación por suciedad.
Necrofobia Temor a los cadáveres o a la muerte.
Nictofobia Temor a la oscuridad.
Somnifobia o hipnofobia Temor a dormir.
Tafofobia Temor a las tumbas o a ser sepultado vivo.
Tecnofobia Temor o repulsión a la tecnología (Ludismo).
Tripanofobia, Aicmofobia oBelonefobia Temor a las agujas, jeringas, inyecciones u objetos puntiagudos.
Tanatofobia Temor irracional a la muerte propia .

Fobia numéricas y/o geométricas[editar]

Descripción
Apeirofobia Temor al infinito.
Tripofobia Temor a los pequeños agujeros y pequeños triángulos muy juntos.
Tetrafobia Temor al número 4.
Octofobia Temor al número 8.
Triskaidekafobia Temor al número 13.
Paraskavedekatriafobia Temor al viernes 13 (en muchos países el temor puede existir en el martes 13, que sería Trezidavomartiofobia).
Hexakosioihexekontahexafobia(Trihexafobia) Temor al número 666.

Zoofobias[editar]

Descripción
Ailurofobia Temor sobre los gatos.
Aracnofobia Temor a las arañas u opiliones
Apifobia o melisofobia Temor a las abejas y avispas
Cinofobia Temor a los perros.
Entomofobia Temor a los insectos.
Ictiofobia Temor a los peces.
Lagofobia Temor a las liebres.
Musofobia Temor a los roedores.
Ofidiofobia Temor a las serpientes.
Ornitofobia Temor a las aves.
Papilofobia Temor a las mariposas.
Selacofobia Temor a los tiburones.
Cuniculifobia Temor a los conejos.

Fobias no psicológicas[editar]

Descripción
Hidrofobia Rechazo al agua, síntoma de la rabia (dolor asociado por intentar tragar agua).
Fotofobia Hipersensibilidad a la luz, que causa aversión.

En la biología y la química[editar]

Descripción
Hidrófobo Sustancia con la propiedad de ser repelida con agua.
Lipófobo Sustancia con la propiedad de rechazo de la grasa.

Prejuicios[editar]

Descripción
Androfobia Temor o desagrado hacia los hombres.
Antropofobia Temor o disgusto hacia la gente en general.
Aporofobia Temor o desagrado hacia los pobres.
Bifobia Temor o desagrado hacia los bisexuales.
Caliginefobia Temor o desagrado hacia las mujeres hermosas.
Coulrofobia Temor o desagrado hacia los payasos.
Ginecofobia o Ginefobia Temor o desagrado hacia las mujeres.
Heterofobia Temor o desagrado de las personas de sexo contrario.
Homofobia Temor o desagrado hacia los homosexuales o hacia la homosexualidad.
Islamofobia Temor o desagrado hacia los musulmanes.
Lesbofobia Temor o desagrado hacia las lesbianas.
Obesofobia Temor o desagrado hacia los gordos u obesos.
Pedofobia Temor o desagrado hacia los niños y los bebés.
Transfobia Temor o desagrado hacia los transexuales.
Xenofobia Temor o desagrado hacia los extranjeros y forasteros.

Fobia escolar

Este tipo de miedo es importante por su especial relevancia y relación con el rendimiento escolar. Méndez y Maciá (1990) hacen referencia a que muchos autores utilizan esta etiqueta para referirse a cualquier problema de asistencia al colegio debido a la gran ansiedad experimentada por el niño en el contexto escolar, tanto si el miedo principal es debido a la separación de sus padres, como si es debido a algún aspecto específico de la situación escolar. Otros autores, por el contrario, prefieren hablar de rechazo escolar para referirse a la no asistencia del niño o niña a la escuela, ya sea por la presencia de una fobia escolar, ya sea debido a un trastorno por ansiedad de separación, insistiendo en que son problemas distintos, ya que las situaciones que lo desencadenan son distintas. La fobia escolar se refiere al rechazo prolongado que un niño experimenta a acudir a la escuela por algún tipo de miedo relacionado con la situación escolar. Con todo, según Ollendick y Mayer (1984), en la fobia escolar hay dos tipos de variables: a) factores relacionados con la escolaridad, como el miedo a algún profesor, bajo rendimiento escolar, problemas con las relaciones con los compañeros, problemas por la apariencia o defectos físicos, etc, y b) sucesos vitales negativos, enfermedad prolongada, separación de los padres, fallecimientos, etc. La fobia escolar se manifiesta a través de tres sistemas de respuesta:

El motor o comportamental: el niño evita ir a la escuela o se escapa de ella. Las conductas componentes pueden aparecer a través de una conducta negativista: no se viste o lo hace muy lentamente entreteniéndose constantemente, no desayuna, no encuentra los materiales de clase. Si se le obliga a ir se vuelve a casa, o no asiste a la clase, deambulando por el recinto escolar o escapándose. Si se le lleva a la fuerza, grita, llora, patalea, tiembla, se agarra a la madre o al padre en el momento de la separación. Y si, por el control de los padres y profesores, ha de permanecer en clase, su conducta puede ser altamente perturbadora, bien de una forma activa o pasiva.

El psicofisiológico: se pone de manifiesto a través de una importante activación vegetativa, dependiente del Sistema Nervioso Autónomo, en su rama Simpática: sudoración de las manos o todo el cuerpo, tensión muscular elevada, sensaciones de mareo o desmayo, dolores de cabeza, dolores de estómago, vómitos, diarrea, necesidad constante de orinar, taquicardia, etc. y es habitual encontrar problemas relacionados con la alimentación y el sueño.

El cognitivo-experiencial: el niño manifiesta su negativa a ir al colegio. Y muy especialmente se dan una serie de pensamientos e imágenes negativos sobre situaciones escolares. El niño suele anticipar una serie de consecuencias negativas o desfavorables tendiendo a evaluar negativamente las propias capacidades o situaciones: le van a preguntar y le pondrán mala nota, el examen será muy difícil, hará el ridículo, se va a quedar en blanco, etc., aunque puede que haya algo de verdad en esto ya que la presencia de tanta ansiedad interfiere con los procesos atencionales, recuperación del material almacenado en la memoria, etc.cc

Usos no clínicos del término

Es posible que un individuo desarrolle una fobia sobre virtualmente cualquier cosa. El nombre de alguna fobia se crea con un prefijo, mayormente de raíces griegas, con el sufijo-fobia, creando una enorme cantidad de posibles definiciones. Muchos términos son recopilados por la literatura médica, pero existen casos más relacionados con la sociologíaque con la medicina.

Muchos términos que llevan el sufijo -fobia están relacionados con actitudes negativas hacia cierta categoría de personas o cosas, de manera análoga al uso médico del término. Usualmente estas “fobias” se describen como temor, disgusto, desaprobación, prejuicio, odio, discriminación u hostilidad contra el objeto de la fobia. La mayor parte de las veces son actitudes basadas en prejuicios como, por ejemplo, el caso específico de la xenofobia (el rechazo hacia las personas extranjeras).

La discriminación por clase social no se considera una fobia médica, ya que es sólo un síntoma de otros asuntos psicológicos, resultado de creencias sociopolíticas. En otros términos, mientras las fobias médicas suelen clasificarse como un temor deshabilitante, la discriminación tiene raíz en razones sociales.

La Ciencia del Miedo [Discovery Channel]

 

LA CIENCIA DE LA LUJURIA

Discovery Channel – El lado oscuro de la ciencia

flecha-animada1

PULSAR PARA VER VÍDEOS DE FOBIAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: