TIAHUANAKO – Origen Extraterrestre

cDSC_0030rha

Autor del Blog: Jorge Mier Hoffman en Machupicchu

Hoy todavía se preguntan. ¿A quién representa este gigante, macizo y cuadrado? Se encuentra en el centro de la plaza, rodeado de otras estatuas, algunas con turbante, símbolo de poder u autoridad. Podemos encontrar, en estas, algunas analogías con estatuas Egipcias, Etruscas, Aztecas etc.

Un Artículo del Libro “El Código Maya y los Siete Estigmas” de su Autor Jorge Mier Hoffman, basado en el misterioso legado maya, sus  enigmas y códigos que marcan el destino de la humanidad en su pasado y futuro.

7

Cuando habla de las ruinas de Tiahuanaco, escribe Garcilazo de la Vega: “parece que esos monumentos inacabados son el esbozo de un plano más grande”, basándose en la narración de testigos oculares. Garcilazo describe así a Tiahuanaco: “un vasto patio sagrado al margen de las aguas del lago, santuario del dios Creador, se observa cierta cantidad de piedras artísticamente esculpidas, representando hombres y mujeres pertenecientes a una raza desaparecida, que los dioses transformaron en piedras para castigarlos por sus excesos. “Otra leyenda Aymará habla que el dios Wiracocha esculpió gigantes, descontento con su obra los renegó. Las tradiciones recopiladas por Cieza de León, señalan que los monumentos de Tiahuanaco están hechos a “semejanza de Wiracocha”. Lo cual ratifica la idea de que sobre las piedras están grabados los planos de la creación.

Tiahuacaco es sun duda alguna la civilización más antigua del planeta. No lo fueron los asirios ni babilonios, como lo dice la arqueología tradicional. Fue en las orillas del lago Titicaca en Bolivia, dondesurgió la más enigmática de todas las civilizaciones.

Tiahuanaco se sitúa cerca de la ribera meridional del Lago Titicaca, en Bolivia.
Fue la capital de la civilización del mismo nombre, que es, lo sabemos desde ahora, una de las más antiguas de nuestro planeta. Pero esta ciudad encierra números misterios. Les propongo un viaje a esos tiempos milenarios…:

En este lugar es donde el turista se impresiona, los bloques de piedra pesan 65 toneladas. Estas no tienen ninguna marca, ni surcos de cincel, por lo que los medios utilizados para darle la forma sigue siendo un misterio. Un examen profundizando en las estructuras, reveló la utilización de una técnica de construcción no habitual. Las muescas se realizaron en los bloques de piedra que fueron engarzados unos con otros, lo que dio una fuerte resistencia a los terremotos.
Sus estructuras principales comprenden una enorme pirámide de tierra escalonada (la pirámide Akapana) y una muralla rectangular llamada Kalasasaya, formada alternando columnas de piedras y bloques rectangulares.

La ciudad ha sido construida como un puerto. Tiene, en efecto dársenas y muelles. Pero Tiahuanaco está situada a 3900 metros sobre el nivel del mar y a kilómetros de la extensión más cercana de agua. Enfrentados a tal misterio, los historiadores resolvieron en decir que Tiahuanaco nunca estuvo habitada. Se trata, según ellos, de un monumento elevado a antiguos dioses, construido como un puerto con el fin de que las almas puedan seguir la ruta al paraíso. ¿Por qué los habitantes de Tiahuanaco construyeron un puerto a 3900 metros sobre el nivel del mar?
Pero en 1995, nuevos descubrimientos arqueológicos han claramente demostrado que Tiahuanaco fue una gran metrópolis, así como la capital de un imperio que se extendía desde el sudeste de Bolivia, noroeste de Argentina, norte de Chile y sur de Perú.
Se notará que 172 cabezas antropomorfas están alineadas a lo largo de los muros. Encontramos casi las mismas en otra civilización ubicada EN Chavin de Huantar, que se encuentra a más de 1200 km a vuelo de pájaro.

La edad de Tiahuanaco es muy controvertida. Ciertos científicos dicen que su construcción comenzó alrededor del año 150 a.C. y que la ciudad continuó a extenderse hasta el fin del primer milenio de nuestra era.

Otros afirman que la ciudad es más antigua aún y que existe desde el segundo milenio antes de Cristo.
Para otros, la muralla de Kalasasaya servía de observatorio atronómico, y ciertos descubrimientos demuestran que la construcción se remonta a la asombrosa fecha de 15.000 años a.C. Los descubrimientos astronómicos igualmente indican 9.300 años a.C.
Estas dos fechas sobrepasan por muy lejos las que los arqueólogos oficiales están preparados a aceptar, estas permitirían ciertamente comprender por qué Tiahuanaco fue construida como un puerto.
Está claro que el altiplano donde está construida la ciudad, no estuvo sobre el nivel del mar, sino hasta el fin del período glaciar, es decir alrededor del año 8.000 a. C.
Si Tiahuanaco ya existía antes de esa fecha, que es lo más probable, jugaría seguramente el rol de puerto.

En este sitio, uno de los grandes misterios es la famosa puerta del sol…
¿Para qué servía esta?
Esta puerta o esta abertura tenía como función un paso a través del tiempo, presente y futuro, como una forma de holograma, y que podía servir al gran sacerdote para predecir ciertos eventos importantes. Algunas personas no dudan en hacer paralelismos con otras corrientes o civilizaciones alejadas:
Por ejemplo, los grandes sacerdotes de la Atlántida, grandes astrólogos y visionarios de la época, temían al declive de su pueblo. Luego de un consejo de los sabios que dura algunas semanas (que corresponden al calendario Maya) toman la decisión de abandonar la Atlántida para retornar a la otra punta de la galaxia.
En la Atlántida, que se hundió en sí misma, es muy probable que esta puerta del tiempo fuera voluntariamente desplazada antes del diluvio. Y llevada a las alturas de Tiahuanaco.
Así, tal vez fue posible la rápida evacuación de una gran parte de la población, algunos por esta puerta, algunos por otros medios…

Las puertas del sol del Lago Titicaca y de Tiahuanaco (distantes cientos de kilómetros unas de otras), presentan la particularidad de haber sido talladas en un sólo y único bloque de roca, mientras que las otras puertas del sol que podemos encontrar por toda la región, están constituidas por dos cantidades separadas y un dintel… Al día de hoy, estas son las dos únicas puertas podrían estar todavía “activas”. Las otras puertas erigidas por los pueblos que siguieron a los de Tiahuanaco y los del lago Titicaca no son más que intentos de reproducir un saber que fue perdido luego de la partida de los constructores.
Vale aclarar que la tradición andina asocia siempre las puertas del sol con las otras puertas conocidas con el nombre de “puertas de la luna”. Si la puerta de Tiahuanaco existe hoy en día (menos conocida que la otra), la del lago Titicaca parece estar ausente (pero tal vez, ella esté en el fondo del lago…).

TIAHUANACO, UNO DE LOS MISTERIOS MAS GRANDES DE LA TIERRA

Uno de los grandes enigmas de la humanidad se encuentra en el altiplano Boliviano, a 90 km de la Paz, en el centro de una monótona estepa que se extiende a 3.900 metros de altitud, y va descendiendo hacia los bordes del lago Titicaca. Allí, se encuentran, bloques de piedra, columnas, muros que forman una especie de ciudadela curiosa, donde hay puertas que no se abren para ninguna parte. Estas ruinas son conocidas como TIAHUANACO. Un misterio que nos sitúa ante auténticos libros pétreos atemporales de la época mas arcaica de la humanidad. Aún hoy podemos encontrar en la vieja estación del tren que ya no funciona la siguiente inscripción: TIAHUANACO, KM. 21, ALTITUD 3.825 m, FORJADOR DE CIVILIZACIONES.

El pueblo Aymará que vive en toda la estepa cercana, cree que la Fundación de Tiahuanaco se remonta al comienzo del mundo, “cuando los primeros conquistadores españoles llegaron a este lugar, preguntaron a los indígenas sí aquella ciudad había sido fundada por los Incas. Ellos comenzaron a reír y respondieron que, mucho antes de la llegada de los Incas, cuando Wiracocha no había creado las estrellas, TIAHUANACO ya existía. Cuando los Hijos del Sol llegaron, eran un campo de ruinas ciclópeas tan impresionantes, que no dudaron en atribuirlas a los Dioses. Los conquistadores españoles buscaban el oro, y no valoraron una cultura tan antigua como la que existía en el altiplano. El mismo asombro que tuvieron los Incas, hoy todavía perdura en algunos arqueólogos y visitantes, cuando en el lugar contemplan los restos de un pasado glorioso y enigmático. Con este interés nos dirigíamos a la aldea de Tiwanaco, donde se encuentran las ruinas. Habíamos salido de la Paz, a las 8 de mañana, en compañía del profesor D. Alberto Meave, presidente de la sociedad Arqueológica Boliviana, y su nieta. Todavía sentíamos el peso de la altura en nuestras cabezas, por la falta de oxígeno. La luz de un día sin nubes, nos permita observar las nieves perpetuas de la cordillera real de los Andes, desde el microbús que nos conducía a las ruinas. Nuestra conversación con el profesor nos estaba abriendo un horizonte diferente sobre el enigma de Tiahuanaco: “Es evidente que en Tiahuanaco se superpusieron varias culturas; sólo así, se puede entender la confusa mezcla de estilos y formas, y de técnicas. Para los arqueólogos aún existen muchas interrogantes sin resolver: ¿Quiénes fueron los creadores de Tiahuanaco? ¿Cuál fue su origen, de donde llegaron? ¿Por qué desapareció una civilización tan poderosa?”

El profesor nos cuenta como trasladaron el monolito Bennet, con el viejo tren hasta el museo al aire libre en la plaza de Miraflores, en el centro de la Paz. El monolito Bennet es uno de los misterios de Tiahuanaco. Fue descubierto muy cerca del templo hundido, en 1932, mide 7,30 metros, y pesa diecisiete toneladas. En el monolito aparece una divinidad en posición normal, y en posición invertida, como si la piedra pudiera ser contemplada, indistintamente, desde arriba o desde abajo.

MEZCLA DE CIVILIZACIONES Y PERIODOS CULTURALES.

Uno de los mejores especialistas de la arqueología Amerindia, el profesor A. Posnansky, distingue 5 períodos Arquitecturales, en las investigaciones que el realizó. El primer período es el Proto-aymara, estos crearon en Tiahuanaco un centro de civilización que atrajo a tribus nómadas. El arte se caracterizaba por un naturalismo primitivo. Fue una catástrofe natural la que puso fin a este período.

El segundo período, se inicia con la llegada de una civilización de invasores. Su arte se caracteriza por el empleo de piedras duras, y la aplicación de reglas Astronómicas rígidas a la construcción orientada de sus monumentos, de predominante influencia aymará.

El tercer período es el de la invasión de los Wiracochas, hombres de piel blanca, y barbados. Corresponde con lo que Cieza de León narra en su crónica: “a la llegada de los españoles, los indígenas les llamaban los Wiracochas”. Esto se explica por la tradición que habla de que en el pasado remoto habían conocido a hombres blancos y barbudos de cuyos descendientes esperaban su retorno. El cuarto período es caracterizado por la construcción de monumentos y casas sobre los muros de piedra bruta. El quinto período es la época Inca: la tradición Inca no reivindica Tiahuanaco. Cuando las tropas del Inca Maita Capac ocupan la región, sin combates, la ciudad ya estaba abandonada.

El profesor A. Meave nos cuenta que: “En una visita que realice al museo de arqueología de París, encontré varias vasijas de barro, que por su forma y decoración, habría jurado que eran de Tiahuanaco. Al preguntar al director del museo sobre el origen. Este me explicó que pertenecían a la 4ª excavación de la ciudad de Troya.” Cinco siglos antes de la fundación de Roma. En la época del sitio de Troya, y antes de la construcción del Templo de Salomón, los aymarás elevaban para los dioses del cielo, del mar, y de la tierra santuarios colosales. Para muchos investigadores en Tiahuanaco se encuentra el origen de la humanidad, para otros restos de la Atlántida nombrada por Platón.

EL TOXODONTE EN TIAHUANACO.

El profesor participó en compañía del investigador A. Posnanski, de un gran descubrimiento: “Abrimos  10 pozos en Tiahuanaco, y alrededores. En todos se descubrieron joyas y obras artísticas, pero en un pozo encontramos fósiles de un animal gigantesco de la era terciaria, catalogado por las paleontólogos como Toxodonte”. El investigador A. Posnansky, en el tomo 4º de su obra: Tiahuanaco cuna del hombre Americano, afirma haber hallado un cráneo fósil humano, junto a la pirámide de Akapana, a una profundidad de 4 metros del nivel de la pampa. Lo increíble está en el hecho de que este cráneo fosilizado se encontraba en la misma capa en la que también se encontraron restos de especies animales extinguidas. El Toxodonte, de acuerdo a la paleontología y a la geología, es un herbívoro mamífero de 3 metros, que  vivió en el período del Plioceno. Hace 25 millones de años en la era Cenozoica, en medio de un clima benigno de abundante vegetación y fauna gigantesca. Lo que confirmaría que toda aquella región se hallaba, en aquella época, miles de años más abajo, disfrutando de un clima más suave y tropical.

Lo que nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Convivieron los hombres de Tiahuanaco, con aquéllos animales de la era Cenozoica, los Toxodontes?

Los Toxodontes, se ubica en la era terciaria, y se extingue a principios del cuaternario. El cráneo fósil de Tiahuanaco, hallado por Posnansky revela tener las características de un ser altamente evolucionado. Este es el resultado al que llegó el profesor F.Von Luschan, luego de someter la pieza a exámenes rigurosos.

Pero éste no es el único lugar donde se han encontrado restos de fósiles humanos junto a esqueletos de animales prehistóricos. En Ayacucho (Perú), el Dr. Richard Macneish, Presidente del Departamento de Arqueología de la Universidad Phillips de los EE.UU., en las proximidades del río Montano, encontró utensilios humanos junto a animales de la era Terciaria como los Megaterios, y varias especies de felinos.

El Dr. Cabrera Darquea, en abril de 1971, al escabar un lugar denominado “el boquerón”, en el estado de Tolima, en Colombia, halló el esqueleto fosilizado de un Dinosaurio de la especie Iguanadonte de 20 metros de longitud, junto a un cráneo humano que media 35 cm, de largo.

Llegando a las ruinas, el profesor nos explica: “pueden observar los restos de los palacios, de la pirámide y de la ciudadela, nos hemos preguntado: ¿Dónde están las casas de los habitantes que vivían aquí? ¿Dónde vivía el pueblo? Los satélites de EE.UU. nos dieron las respuestas, cuando hicieron un estudio geológico de la zona. Descubrieron, a unos 15 metros de profundidad, en la planície cercana a la cordillera (el Quinsachata), los restos sumergidos de las de las casas del pueblo.”

Tres grandes campos de ruinas cubren la planicie que se extiende en vuelta a Tiahuanaco: La pirámide de Akapana, el Kalasasaya, y el Puma-punku.”

El Akapana con una superficie de 32.400 metros cuadrados, es un montículo que esconde en su interior una pirámide. La terraza superior domina la superficie de las ruinas de 15 metros de Altura. Esta nos recuerda a las pirámides escalonadas mexicanas, o egipcias. El recinto fue construída según principios Astronómicos. La palabra Akapana significa “sitio donde hay que llevar la luz”.

En otro momento, nos cuenta el profesor: “En una oportunidad viaje en avioneta, con un arqueólogo norteamericano llamado Willian, sobre las ruinas y los alrededores de Tiahuanaco. Comenzamos a tomar  fotos, y a descubrir montañas que tenían forma de pirámide, este arqueólogo afirmaba que lo eran, pero que estaban cubiertas de Tierra. Tenemos la certeza que existen pirámides y ruinas sin descubrir en toda la zona de alrededor de Tiahuanaco. El arte de la construcción de las pirámides, semejante a Egipto o Babilonia, era conocido por las constructores de Tiahuanaco, por eso nos preguntamos: ¿Habrá existido una gran civilización que influenció los dos continentes, en la antigüedad? ¿Los sabios de Tiahuanaco trabajaron con las fuerzas telúricas de la Tierra, en las pirámides? “La pirámide de Akapana, es un centro geomagnético muy fuerte, especialmente en el centro, donde las agujas de las brújulas se vuelven locas.

Después de visitar el montículo, donde está la pirámide, entramos en el templete semisubterráneo, donde hay dos monolitos, todas las paredes están decoradas con cabezas esculpidas en piedras, conocidas como las cabezas clavas. Son 175 las cabezas clavas que decoran sus paredes, y en su centro los monolitos. En el mayor, podemos observar tallado en la arenisca roja, una serpiente, símbolo de la fertilidad. El profesor nos dice: “el profesor Lasarte de la Universidad de la Plata, de Argentina, descubrió que las cabezas clavas de las paredes tienen rasgos mongólicos. El templete semisubterráneo es ofrecido por los 4 elementos, donde se rendía culto a la Pachamama, la madre Tierra.”

Saliendo, nos dirigimos a una gran roca que se encuentra a la derecha, el profesor llama nuestra atención: “En Tiahuanaco podemos encontrar piedras de 120 toneladas y más, nos preguntamos: ¿cómo consiguieron traer estas piedras? ¿de dónde las trajeron? En las alrededores de las ruinas no hay canteras, los Incas que fueron posteriores no conocían la rueda. “En el puma punku hay grandes rocas como estas, y se ve que estaban sujetas con unas especie de grapas de metal, posiblemente hierro o cobre.

 

El lado este una grande escalera al aire libre, franqueada por dos enormes pilares, nos lleva al santuario llamado kalasasaya, en idioma aymará significa: “Piedras erguidas”. En la parte superior una estrecha entrada, calculada para no dejar apenas una persona, permitirá el acceso al interior. Mide 128 metros de largo por 118 de ancho.

Posnaski afirma, “la ciudadela es un calendario astronómico. Es comparado Kalasasaya con los alineamientos solares de Stonehenge, algunos monolitos nos recuerdan los Menhires y Cromlechs de los Celtas. A diferencia de los menhires que son hechos de piedras amontonadas, aquí son bloques cuidadosamente trabajados, de formas geométricas decorados con muchas figuras y símbolos. Los bloques de arenisca roja y de andesita, están colocados según ciertas reglas astronómicas. Originalmente los templos eran orientados para el nacimiento del sol, cuando se eleva en el equinoccio, y servían para cálculos cronológicos, para la orientación en las siembras y la recolección de las cosechas”. El profesor nos explica: Este local es un lugar de culto, y un observatorio astronómico. El 21 de septiembre de todos los años, el primer rayo del sol pasa justo por la puerta de entrada, dividiendo a la ciudadela en dos partes, es la entrada de la primavera, en este hemisferio. En el solsticio de invierno y de verano, el primer rayo coincide con los muros laterales, en las esquinas derecha e izquierda de la puerta central de la ciudadela. Este calendario marcaba el año nuevo agrícola. “Abajo de este local, fue encontrado un santuario subterráneo, se piensa que todo estaba forrado en oro. El salón cuyo fondo permanecía en oscuridad estaba repleto de efigies de dioses, de bajos relieves, y de símbolos. Todo en el subsuelo de Tiahuanaco esta repleto de túneles, y subterráneos. Muchas veces han sido descubierto estatuas, que han vuelto a ser tapadas para evitar que sean robadas”.

LA PUERTA DEL SOL, SECRETOS DE ALQUIMIA DESVELADOS

El monumento más misterioso la Puerta del Sol. Fue tallado en un bloque entero de Andesita de 3 metros de alto por 4 metros de ancho. Impresiona por las formas armónicas y geométricas, por la textura pulida de su superficie, con un simbolismo complicado en el friso, que cubre toda su extensión a una altura 90 cm.

La figura central del motivo atrae la atención, un ser que representa a su Dios, rodeado de símbolos. Parece sostenido por un motivo simétrico que consta de 4 cabezas erguidas de puma y dos grupos de 3 cóndores. Lo que la Puerta del Sol nos muestra es una representación de un sistema cosmogónico y mítico complejo. En los ojos de las figuras, se supone que habían piedras preciosas, su brillo reflejaba en la diadema decorada con cabezas de pumas y cóndores. Dos cetros que el dios mantiene en la mano. De la derecha a la izquierda del motivo central, tres franjas, cada una con 8 cuadrados, contienen criaturas Aladas. Las del medio tienen cabezas de cóndor, las otras traen coronas cuyas flores son sustituidas por emblemas de animales. Las superficies planas están recubiertas de jeroglíficos y símbolos. Los personajes llevan los dos cetros de la figura central, dirijiéndose para la divinidad central o adorando las rodillas.  La base del friso es tomada como un motivo que reproduce la imagen central, sobre las 11 formas diferentes.

El investigador D. Guillermo Lange afirma: “El puma esta íntimamente vinculado con el fuego y la columna vertebral, esta última representada por la vara segmentada o bastón que sostienen las representaciones antropomórficas de la Puerta del Sol. La serpiente con cabeza de felino (puma), símbolo de la kundalini o fuego sagrado que ascendió hasta la cabeza del iniciado.”

“En el maravilloso lenguaje ideográfico de la Puerta del Sol, observamos cuidadosamente a los 48 seres alados que se encuentran arrodillados, evidenciaremos que sus alas (símbolo de transcendencia) nacen de la columna vertebral, representada por el mismo elemento, es decir, rectángulos segmentados que también se observan en la corona y en los dos cetros que sostiene el personaje central.

Lo anterior nos esta indicando que esa posibilidad llamada ser humano, sólo alcanza su plena realización con la manifestación del fuego sagrado que desde el coxis. Debe ascender por la vara (columna ) hasta la cabeza. Únicamente así el iniciado Tiahuanacota era digno de coronarse como Rey de sí mismo y de la naturaleza; sólo de esta forma podía cruzar por la Puerta del Sol.”

Antiguos conocimientos alquímicos, de la India, del Tíbet, de Egipto y de muchas escuelas esotéricas de la actualidad hablan de la kundalini, esa poderosa energía ubicada en el base de la columna vertebral, en la cuarta vértebra, en el hueso sacro, que se halla latente en todo ser humano. Este fuego serpentino (serpiente), asciende por la espina, despertando todos los chacras y devolviendo al hombre sus facultades suprasensitivas. Esto nos conduce a la pregunta: ¿Quién enseño a los antiguos sacerdotes de Tiahuanaco, los secretos de Alquimia contenidos en la Puerta del Sol? ¿De dónde llegó el mago Viracocha poseyendo tan grandes conocimientos, en una época tan antigua?

Hay leyendas que afirman, que la Puerta del Sol fue, un paso interdimensional, que teletransportaba a los iniciados a la isla del Sol, y ésta es una de las 7 que hubieron en otro tiempo, como la puerta de la luna que se encuentra fuera del santuario. La ubicación actual de las puertas no corresponde con el auténtico lugar que ocupaban dentro del complejo de Tiahuanaco. Se dice que en el pasado la isla del Sol, Cuzco y Tiahuanaco estaban comunicados por túneles subterráneos. Muchos de estos túneles han sido investigados por espeleología y buscadores del dorado, la mayoría nunca salieron.

El monolito fraile, es otro de los misterios que todavía están para ser desvelados. ¿Representa un dios o un gigante?  Sabemos que muchos de los monolitos con la llegada de los españoles, fueron exorcizados y dinamitados. Las ruinas en el pasado fueron canteras de piedras, con las que se construyeron muchas iglesias, como la de la aldea de Tiwanaco o la catedral de la Paz.

EL MISTERIO DE LOS SERES DE 4 DEDOS

Las tradiciones y relatos confirman lo que escribió Garcilaso de la Vega, narrado por su sobrino médico: “Un día llego una nave de fuego a la isla del Sol, de la nave salió un ser parecido a una mujer muy alta, de 2 metros, sus pies eran palmípedos, cabeza puntiaguda, manos de 4 dedos, y orejas largas. Se quedó, pero no pudo comunicarse, pues no utilizaba el mismo lenguaje. Había venido a fundar un monasterio dejo 3 piedras negras “que hoy todavía se conservan en el museo, -como nos confirmo el profesor A. Meave-. Estas piedras eran de un material que no había en ninguna parte.” Después la mujer, embarcó en la nave y se fue.”

El profesor nos contó: “encontré en un pozo una pequeña joya, que hoy todavía poseo, de un metal que no era plata, ni plomo, muy leve. Representaba una cabeza semejante a un egipcio con manos de 4 dedos, y orejona. Medio blanco y medio platino, la llevé a un experimentado joyero, no supo catalogarla, y me dijo que era un metal desconocido.

Al lado del santuario, en el este se encuentran las pocas piedras de lo que fue el palacio de los Sarcófagos. Se sabe que había a un lado estatuas de barones y al otro de mujeres. Todo su subsuelo lleno de subterráneos y momias todavía por descubrir. El 90 por ciento de este recinto ha sido saqueado, y han sido robadas sus estatuas y piedras.

 A algunos cientos de metros más allá del pueblo, se ven un conjunto de ruinas conocidas como el Puma-punku o Puerta de los Leones. Un muro de piedra protege las estatuas que yacen en desorden. Las dimensiones del bloque mayor son de 3,64 metros por 3,30 por 0,50, y se evalúa en 200 toneladas su peso. Las estatuas representan a los cacha-pumas, o hombres pumas, son criaturas míticas de cuerpo estilizado y cabeza de jaguar. Los rostros infelizmente fueron destruidos. Estas estatuas representaban a los iniciados de alto rango, que ya habían conquistado el dominio de sus instintos y habían despertado la visión de puma (la clarividencia). Dicen que el puma ve en la oscuridad, y se guía por la visión de las energías, para localizar a su víctima. Este desorden en la piedras, nos hace suponer que hubiera sido destruída como la torre de Babel de la Biblia o por una catástrofe natural. Es Posnaski el que afirma, “puede ser una catástrofe natural la que causó la destrucción de Tiahuanaco”.

Los Andes son conocidos como “Antilis” (“los de antes” o “Atlantes”), nos preguntamos ¿Tiahuanaco fue los restos de una colonia de la Atlántida, o de la Lemuria, o de ambas, que emigraron ?

El mitólogo de los Andes: Fernando Díez de Medina, dice: “El constructor del mar de fábula del Titikaka, custodiado por la dentada cresteria de las cumbres, descendiendo del pedestal divino quiso alternar con sus criaturas. Fue héroe, gigante, caudillo y hombre sucesivamente”. El investigador Guillermo Lange afirma: Dicen que Wiracocha “tajaba los montes, elevaba los valles, cambiaba el clima, hacia brotar agua de las peñas… “Se le conoce también como el creador del lago “Illa-Ticci-Wiracocha”: La luz en la que se mueve el puma enviado por el Dios Mayor. “kuntur -tecsi- Wiracocha”, es otra nominación de Wiracocha que significa “poderoso cóndor formador del lago” El escritor Fernando Díez de Medina, autor de Tiahuanaco: capital del Misterio, sostiene: No se sabe cuáles fueron los dioses de los remotos atlantes. Ni su organización política y social. Apenas queda recuerdo de su sapiencia botánica: dicen que hacían brotar árboles y plantas desconocidas en las tierras más áridas, que se transportaban a cortas distancias por el aire. Que podían remodelar montes y colinas.”

Ciega de León, en la segunda parte de la crónica de Perú; anota que un héroe mítico” Ayar Cachi era tan valiente y tenía tan gran poder, que con la honda que saco, tirando golpes o lanzando piedras, derribaba los cerros, y algunas veces que tiraba en alto, ponía las piedras cerca de las nubes”.

Todas las tradiciones aborígenes de Norteamérica hablan de Tiahuanaco. En todas las culturas se habla en el pasado de gigantes, aquí en Bolivia se les ha conocido como Taynas o Chullpas. Esta raza de Gigantes se cree que fue la que esculpió en las montañas, de la meseta de Marcahuasi (Peru), las esculturas gigantes que allí se encuentran. Aves y mamíferos desde leones, elefantes y hasta pingüinos que nunca existieron en la América del Sur, están tallados en tamaño gigantesco. Todas las razas humanas están representadas en grandes cabezas que son parecidas a las de la isla de Pascua. Esfinges, rostros y figuras de olvidados dioses y diosas. Está cubierta la meseta de bruma la mayor parte del año, pero entre los meses de mayo y septiembre el sol brilla en todo su esplendor y pueden ser observadas.

De todas las señales elaboradas para ser vista desde grandes alturas podemos nombras: el enigmático pizarrón del desiertos de Nazca, el Titicaca: lago del puma y del pez sagrado, los lagos artificiales del Canadá con forma de pato, las serpientes gigantes en EE.UU. Los trazos simétricos y las lagunas artificiales de las extensas llanuras de Moxos en el Beni (Bolivia) etc..Todas estas señales y símbolos nos hablan de una civilización que viajaba por los aires.

¿ FUE TIAHUANACO UN RESTO DE LA CIVILIZACIÓN DEL ANTIGUO CONTINENTE MU?

En el libro conocido como el secreto de los Andes, escrito por Broder Philip, Editorial Kier, se habla de Tiahuanaco: “Mientras las últimas partes del continente Mu se despedazaban en el Océano Pacífico, terribles catástrofes tenían lugar en toda la tierra. La cadena Andina de montañas surguió en aquella época, y desfiguró la costa este de América del Sur. La ciudad de Tiahuanaco era un importante puerto de mar, y una ciudad colonial del imperio Lemur de gran magnificiencia y importancia. Durante el cataclismo se elevó sobre el nivel del mar, y el clima suave y tropical se reemplazó por el helado clima polar de las altas mesetas eternamente barridas por el viento. Antes de que esto tuviera lugar no existía el lago Titicaca. Aquí en lo alto de las ruinas. El señor Aramu-muru (conocido también por Meru o Manu) ordenó que se construyera el Monasterio con gigantes bloques de piedra cortados por la energía de la fuerza lumínica primaria. Esta construción ciclópea es igual hoy a la que fue en otro tiempo, y sigue siendo un repositorio de la ciencia, la cultura, y el conocimiento arcano de los Lémures. El señor Aramu-muru es miembro de la raza Ciclópea, y esta es conocida con el secreto y arcano conocimiento como la raza de los “Eles”. Eran Titanes que viajaban por el camino de las estrellas. Para llegar a la Tierra atravesaron el espacio siguiendo todos los grandes ciclos del tiempo. Tenían 4 metros y eran hombre y mujer pero no de la manera que consideramos hoy la diferenciación sexual.”

Es muy interesante, que la palabra Aymará, viene de Aymaru, y esta de Amaru. La palabra Amaru significa serpiente. Hoy todavía en los Andes hay grandes serpientes que se llaman Amarus.
Otra interpretación de lo que significa Aymarás: el pueblo de la serpiente. Amaru es otra forma de llamar al señor Aramu-muru. Los Aymarás son el pueblo del Manu, Amaru o Meru.

En la crónica de Akakor de Karl Brugger, también se habla de Tiahuanaco: “Los padres Antiguos erigieron 3 recintos religiosos sagrados: salazere en las zonas altas del gran río. Tiahuanaco, sobre el gran lago; y Manoa, en la llanuras elevadas del Sur. Eran las residencias terrestres de los maestros Antiguos”

En la doctrina Secreta (H.P.Blavastsky) dice “Los Hijos del Cielo y de la Tierra (los hombres primigenios) eran dotados a su nacimiento por los poderes soberanos, con facultades extraordinarias, tanto morales como físicas. Mandaban a los elementos, conocían los secretos del cielo de la Tierra, del mar y del mundo entero, y leían el futuro de las estrellas”.

En la leyenda Tolteca de Quetzalcóatl, se hace mención a dioses llegados del cielo a bordo de naves voladoras.

Seres rubios, descendiendo de una gigantesca nave en forma de cisne, según una leyenda maya. En Asia los libros sagrados como el Mahabharata, el Mansola Parva, etc… hablan con detalle de máquinas voladoras en forma de esfera que navegan por el espacio con destellos de luces y resplandores amarillentos. Conocidos como vimanas. En la China estas naves eran conocidas como carros voladores. En la Biblia aparecen como carros de fuego. Para los indios hopi eran conocidos como escudos voladores. En el friso de la Puerta del Sol de Tiahuanaco se observan hombres alados, algunos con cabeza de ave que miran al cielo.

Tiahuanaco es el testigo de un pasado que se pierde en la noche de los tiempos. muy lejos del límite de la montaña gris del Oriente reflejan las nievas heladas en la cordillera real, el amplio pico de Huayna Potosí, la cúpula deslumbrante del Illimani y el majestuoso y soberano Illanpú, espectadores silenciosos estos nevados asisten desde tiempos inmemorables al nacimiento, y destrucción del hombre y sus obras. Son los depositarios de los secretos de los milenios que pasaron y pasarán.

EL MISTERIO DE PUMA PUNKU

Cuando en 1549 el español Cieza de León llegó al alto valle andino de Tiahuanaco, no lejos del lago Titicaca, descubrió unas ruinas extraordinarias.  Ubicada a 20 kilómetros del extremo sur de la parte boliviana del lago Titicaca y a unos 3.840 metros de altitud, Tiahuanaco se extiende sobre unas 420 hectáreas, con vestigios megalíticos que cubren cerca de 16 hectáreas. El paisaje desolado está flanqueado al este y al oeste por dos cadenas montañosas que alcanzan más de 4.700 y 6.000 metros respectivamente. Es difícil imaginar un lugar más impropio para el desarrollo de una civilización avanzada…

El monumento más conocido de Tiahuanaco es la “puerta del sol”, un enorme bloque de piedra erigido y decorado con un fresco.

Además encontramos restos de templos (uno de ellos piramidal y otro en parte subterráneo), los vestigios de un palacio, numerosas construcciones e ídolos tallados en imponentes monolitos. Cuando fueron descubiertas por los españoles, las ruinas eran mucho más imponentes, pero los movimientos telúricos, frecuentes en la región, y el desmantelamiento de que fueron objeto los muros de la ciudad para utilizar las piedras en otras construcciones, contribuyeron a su destrucción, hasta que fuera declarado sitio arqueológico. Sólo los bloques de piedra más grandes permanecen actualmente en su lugar. Fue necesario realizar observaciones aéreas para establecer el trazado de toda la ciudad.

Desde la llegada de los españoles, surge la pregunta acerca de la antigüedad de Tiahuanaco. Los indios de entonces eran incapaces de dar la menor información confiable: sólo cuentan que la ciudad fue edificada por gigantes, en una sola noche, antes del Diluvio, y que fue destruida por un enorme terremoto o por los rayos del Sol.

Sobre su origen y datación, otros autores como Daniken, o como Denis Suarat en 1962 en su obra sobre la Atlántida, postulan que nuestro planeta tendría 250.000 años de historia de civilizaciones, en vez de los 6.000 que conocemos. Hace 250.000 años habría habido una civilización muy desarrollada en esa zona. El mar subía hasta esa altura en aquella época y Tihuanaco estaría al nivel del mar. Las construcciones que podemos ver en las ruinas actuales serían por lo tanto un puerto. La causa de que el nivel del mar estuviese tan alto es que la Luna se encontraba tan solo a 5 ó 6 radios terrestres, lo que provocaba unas fuertes mareas que no descendían en todo el día, ya que la Luna daba vueltas a la Tierra a gran velocidad.

Puma Punku, que se traduce en la Puerta del Puma, es parte de las ruinas de Tihuanaco, que es conocida por sus enormes piedras y por la extraordinaria precisión de su corte y colocación. Es uno de esos lugares de los que se dice que las piedras están tan estrechamente concebidas que un cuchillo no se puede insertar entre ellas. Este es otro de los argumentos esgrimidos para afirmar que estas construcciones fueron construidos por una civilización superavanzada, atlante o extraterrestre, siendo considerada la Baalbek del nuevo mundo.

La cultura Tihuanaco es anterior a la Inca, y su cultura en conocida gracias a la arqueología, ya que no tenían lenguaje escrito. Los primeros vestigios de la cultura Tihuanaco datan del 400 a.C. pero no fue hasta el 500 d.C. cuando estuvo verdaderamente desarrollada. En su mejor momento vivían en la zona 400.000 personas, centrándose alrededor de Puma Punku. El comercio y la agricultura eran boyantes. Sin embargo, décadas de sequía sacudieron la zona alrededor del año 1000 y la ciudad de Tihuanaco fue abandonada, disolviéndose sus habitantes por las montañas circundantes.

Lo extraordinario de Puma Punku con respecto al resto de ruinas de Tihuanaku es por ejemplo un conjunto de bloques pétreos con forma de H que encajan con gran precisión.

Otra peculiaridad es la sujeción de baldosas de roca con piezas de cobre. Algunas fueron martilladas en frio sobre las muescas talladas en la roca, y en otras ocasiones el metal derretido se vertía sobre la muesca.

Debido a la regularidad de las formas muchos autores han sugerido que realmente estos bloques no son de piedra, sino que están hechos con cemento. No hay evidencias de que culturas pre-incas tuviesen el conocimiento de la fabricación de cemento y además las pruebas realizadas sobre las mismas indican que no lo son. Los análisis  indican que las hay dos tipos. Los grandes bloques son de una piedra arenisca roja que era extraída en una cantera a 10 Km de distancia. El otro tipo es la andesita ígnea, que se utilizaba para ornamentación y era extraída de una cantera a orillas del lago Titicaca, a unos 90 Km de distancia. Estas piedras se desplazaban en canoas de caña por 80 Km y se arrastraban por tierra los 10 kilómetros restantes.

Mucho se ha hablado del peso de las piedras de Puma Punku. Hay autores que dicen que la más grandes pesa unas 440 toneladas. Yo he visto incluso algunos sitios en los que hablan de 1000 toneladas. Puma Punku efectivamente tiene la piedra más pesada de todas las ruinas de Tihuanaco, que se encuentra en la plataforma de piedra. El peso calculado de ese bloque es de unas 131 toneladas. El segundo bloque en peso es de 85 toneladas. El resto son bastante más pequeños.

No ha quedado constancia de las técnicas que se usaron para trabajar y mover estas piedras, pero este hecho no sirve para afirmar que esta civilización no fuese capaz de ello. El Partenón griego se realizó 1000 años antes que las ruinas de Puma Punku, y sin embargo nadie dice que fue realizado por los extraterrestres.

Puma Punku no es un puerto. Es simplemente una estructura escalonada más de las que se encuentran en Tihuanaco, como Akapana, Oriente Akapana, Kalasasaya, Putuni, y el templo semisubterráneo. Estas formaciones vistas desde arriba son cuadrados esparcidos por la zona. Si en algún momento Tihuanaco hubiese estado cubierto de agua, estas estructuras en vez de puertos serían pequeñas islas, rodeadas por un mar que cubriría hasta las rodillas, demasiado poco profundo para ser navegable. No tiene ningún sentido hacer un puerto así.

Editado 1 marzo 2014. Añado la sección del vídeo de “Refutando Ancient Aliens” en la que se trata Puma Punku.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: