TIKAL – Ciudad Espacial

cDSC_0030rha

Autor del Blog: Jorge Mier Hoffman en Machupicchu

 

VER IMÁGENES ESPECTACULARES EN 360º PULSAR:

flecha

PULSAR AQUI TIKAL

Tikal es una ciudad tan espacial, que la Guerra de las Galaxias se filmó en sus ruinas

Un Artículo del Libro “El Código Maya y los Siete Estigmas” de su Autor Jorge Mier Hoffman, basado en el misterioso legado maya, sus  enigmas y códigos que marcan el destino de la humanidad en su pasado y futuro.

7

No puede haber nadie en este lugar mágico del norte de Guatemala que no se sienta cautivado por los misterios de una civilización fascinante. Y lo mejor es que aún oculta gran parte de sus secretos.

Tikal ya era un importante centro ceremonial trescientos años antes de Cristo, aunque su época de mayor esplendor no llegara hasta el siglo VII, cuando diez mil personas vivían en su centro y más de cincuenta mil en los alrededores. La mayor parte de las ruinas que hoy pueden contemplarse datan de ese período, en el que indios de todo el Yucatán viajaban a través de la selva para asistir a sus espectaculares ceremonias, ya que Tikal era uno de los lugares más sagrados del mundo maya.

Recorrer las ruinas de Tikal no es tarea fácil. La ciudad, devorada por la selva desde el siglo X, ocupaba una extensión enorme y aunque sólo se han desbrozado las estructuras principales, el área que ocupan exige horas de camino y trepar muchas veces los empinados escalones que conducen al vértice de las pirámides.

Uno podría pasarse meses aprendiendo cosas sobre la cultura maya, que ya sedujo a los conquistadores

El corazón de Tikal era la Gran Plaza, enmarcada por cinco impresionantes pirámides, la más alta de las cuales, la llamada ‘Templo de la serpiente bicéfala’, de sesenta y cinco metros de altura, ofrece unas vistas esplendorosas sobre la jungla inacabable que la rodea.

Hay que trepar penosamente antes de alcanzar las plataformas superiores, pero el esfuerzo vale la pena: un manto de terciopelo verde se extiende por doquier envuelto en una bruma baja que se abraza a las copas de los árboles. Entre el algodón de la niebla, la geometría inconfundible de otras pirámides impone su quieta presencia en un paisaje sobrecogedor.

005

Magia al amanecer

004

Mi esposa Teresa al pie de la pirámide de Tikal

Apenas la luz de la aurora comienza a iluminar las copas de los árboles, mil bramidos profundos surgen del corazón de la selva, encogiendo el ánimo con sus ominosas resonancias. Poco a poco, un coro de aves exóticas despliega su canto entusiasta sobre el incesante estertor agónico de los simios aulladores.

Si la música es un estado del alma, el despertar de la vida en la selva evoca el misterio de lo primigenio, de ese algo irracional que nos retrotrae a los albores mismos de la existencia. Cuando cesa el desgarrador griterío, el silencio vuelve a apoderarse otra vez de todo. Es un instante de magia absoluta, de una placidez inenarrable que queda grabada a fuego en la memoria. A nadie puede extrañarle tras una experiencia así que ese lugar fuera sagrado para los mayas, que acudían a él en peregrinación desde los confines de su imperio.

Claro que no todas las pirámides de Tikal emergen sobre la espesura. Hay muchas de menor tamaño que apenas insinúan su inconfundible silueta triangular bajo montículos cubiertos de musgo y maleza. En algunas, las raíces de los árboles rodean las piedras como brazos celosos que quisieran mantenerlas unidas o axfisiarlas.

La ciudad maya

Los arqueólogos han llegado a la conclusión de que las estructuras piramidales de caras lisas estaban dedicadas, por lo general, a la observación astronómica, mientras que las constituidas por una serie de taludes y plataformas, rematadas en lo alto por una cresta vertical, eran lugares sagrados, de acceso restringido, donde se celebraban las ceremonias religiosas. Finalmente, las que disponían de habitaciones y puertas eran palacios donde moraban los notables de la tribu.

El corazón de la ciudad lo constituía la Acrópolis, un conjunto de templos y palacios separados por amplios espacios, en los que destacaba el dedicado al Juego de la Pelota, el más sagrado de los rituales mayas. En efecto, este juego no era ningún deporte, sino una especie de duelo, un enfrentamiento ceremonial, que acababa con el perdedor (o el vencedor, según los casos) degollado. Enfrentaba a los jefes de dos tribus rivales que, auxiliados por un escudero de confianza, debían desplazar la pelota, sin tocar el suelo, con la única ayuda de sus caderas, hombros, rodillas y codos. Ni los pies, ni las manos, ni la cabeza podían ser usados en el empeño de albergar la pelota en una oquedad al efecto.

Se dice que los mayas no conocían los metales, pero en esta estela está representada una cadena de metal entrecruzada

Si el juego se hacía en honor de los dioses del intramundo, el perdedor debía ser sacrificado cortándole la cabeza, manos y pies. Cuando se celebraba en honor de los dioses del supramundo, era el vencedor quien recibía idéntico castigo. Aunque ellos no lo consideraban tal, puesto que confiaban ciegamente en que su honrosa muerte les conduciría directamente al paraíso. Así se zanjaban muchas veces las rivalidades y enfrentamientos entre ciudades, evitando la tragedia de las guerras.

En pocos lugares del mundo lo sagrado llegó a alcanzar cimas tan extremas. Lo que allí estaba en juego no era sólo la fe o la esperanza, sino la propia vida. Habría que remontarse a los mártires cristianos para encontrar una disposición al sacrificio como la que exhibían los mayas.

Tikal es el sitio excavado más grande del continente americano.  Es la reserva cultural y natural más famosa de Guatemala.  Tikal posee una cierta magia… Como todos los acertijos sin respuestas fascina a cualquiera y nosotros nos atrevemos a decir… Tikal es tan irresistible que una vez usted esté allí, ¡se encontrará a sí mismo queriendo quedarse un momento más!

Esta majestuosa joya arqueológica comprende 576 kilómetros cuadrados de selva alrededor del centro ceremonial.  Le tomó a la Universidad de Pennsylvania 13 años en develar cerca de 16 kilómetros cuadrados de  estructuras en Tikal.  Sin embargo, mucho de Tikal aún no ha sido desenterrado.  Entonces, tome un consejo… ¡No trate de conocer todo Tikal en un día, aunque usted esté en excelente forma!

003

Autor, JORGE MIER HOFFMAN, junto a mi esposa Teresa en Tikal 

Tikal permaneció como un misterio durante siglos, tras haber sido abandonado abruptamente por los Mayas hace más de 1000 años y recubierto por una selva implacable.  Sólo una leyenda sobrevivía entre los indígenas sobre una ciudad perdida, en donde sus ancestros habían alcanzado un alto desarrollo cultural.  En 1848 la leyenda se desvaneció, dando paso a una era de excitantes descubrimientos.

Se trató de un descubrimiento casual hecho por Ambrosio Tut, un “chiclero”.   Él vió las cresterías de los templos en la distancia.  Corrió a contarle a Modesto Méndez, el entonces Gobernador de la Provincia de Petén.  Cuando llegaron al sitio los impresionantes templos, plazas abiertas y construcciones de varios niveles, en donde vivieron sacerdotes y reyes alguna vez, se encontraban frente al Gobernador Méndez y a Ambrosio Tut, quienes visitaron el sitio con un artista que grabó algunas de las esculturas de Tikal.  Su descubrimiento fue publicado por la Academia de Ciencias de Berlín en 1853.  Era sólo cuestión de unos años antes que los curiosos investigadores empezaran a viajar desde todos los confines del mundo para ver por sí mismos lo que ellos habían descubierto.

002

Mi esposa Teresa en una plataforma de Tikal

Permítanos llevarle en un viaje a través del tiempo mientras exploramos el Parque Nacional Tikal.  Luego de aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Santa Elena le ofrecerán transporte al parque.  Prepárese para un viaje de una hora aproximadamente y comience a orientarse.  En cuanto usted ingrese al territorio del parque, usted podrá observar que el bosque se vuelve espeso y verde por todas partes.  Su trasbordador  lo dejará al principio de los senderos, a unos 18 kilómetros de la entrada del parque.  Primero camine hacia la Ceiba gigante.  La Ceiba era sagrada para los mayas, sus raíces señalan en la dirección de los cuatro puntos cardinales.

Allí usted encontrará tres senderos.  Tome el sendero del medio y continúe hasta encontrar una señal que dice Grupo F.  El Grupo F era un lugar de mercado, y nos brinda una idea de cómo debió haber sido Tikal antes de la llegada de los exploradores y arqueólogos que llegaron después, pues sus estructuras se encuentran aún cubiertas por la densa selva.  Continúe, y siga directamente a través de la plaza principal, pues concluiremos nuestro trayecto en este punto, completando un círculo.

Más allá de la plaza está el Templo III.  Éste es el único de los templos cuyo dintel todavía se encuentra en su lugar.  Los dinteles eran los umbrales elegantes de las puertas del templo.  En Tikal, los dinteles se tallaron en madera del árbol de chico zapote, que es sumamente dura, y es de donde se obtiene la resina con la cual se hace el chicle.  Los mayas tallaron estos magníficos trozos de madera hace más de mil años, por lo que cada dintel es un tesoro auténtico. El dintel del Templo III puede apreciarse mejor con la luz de la mañana.  Los otros dinteles fueron removidos de su sitio original en 1877, bajo la supervisión del botánico suizo Gustav Bernoulli, quien los llevó a Europa, al Museo Völkerkunde en Basilea, Suiza.  Dos fragmentos del dintel del Templo I de Tikal fueron tomados con la autorización del Estado de Guatemala por el pionero y explorador inglés, Sir Alfred Percival Maudslay, y se encuentran actualmente en la bodega del Museo Británico en Londres.

001

Frente al Templo III hay otra característica interesante.  Usted observará un altar delante de la estela, si se fija cuidadosamente verá a un Dios de Nariz Larga que nos muestra una antigua ceremonia en el lado inferior del lado izquierdo.   Observe el “petate” tallado al lado de éste, un símbolo de poder entre los Mayas, cuyos reyes se sentaban en los tronos cubiertos con estos “petates”.

Verá dos senderos que empiezan desde la base del templo. ¿Ve el sendero que conduce hacia el Mundo Perdido?  Dejémoslo para más tarde, y continúe sobre la Calzada Tozzer, que conecta los Templos III y IV.  Uno de sus atractivos principales es el Palacio de los Murciélagos, también conocido como estructura 5C-13.  El Palacio de los Murciélagos es un palacio de dos niveles lleno de bóvedas escalonadas y habitaciones interconectadas.  El espléndido edificio tiene bancos empotrados, camas y ventanas bajas orientadas hacia el oeste desde algunos de los espacios interiores o habitaciones.  Usted probablemente deseará permanecer más tiempo allí para respirar un poco del aire maravilloso de Tikal y prepararse para continuar la emocionante caminata por el parque.

Unos pasos más le llevarán al Complejo N, entre el Palacio de los Murciélagos y el Templo IV.  El Complejo N es uno de los siete complejos de pirámides gemelas que se encuentran en Tikal.  Su recinto contiene reproducciones del Altar 5 y de la Estela 16, dos de los monumentos más finos que sobrevivieran la exposición a los elementos durante más de mil años.  Los originales pueden apreciarse en el Centro de Visitantes de Tikal.  Usted puede observar que el atuendo que pertenece al personaje de la estela es rico en información ilustrada sobre la moda del Período Clásico.  Los jeroglíficos de la cinta circular alrededor del altar nos cuentan sobre las tendencias ritualistas de la época.

¡Finalmente, estamos en el Templo IV! El Templo IV es la estructura más alta de Tikal.  Este mide 72 metros de altura! Es un ascenso emocionante por escaleras de madera y raíces. La crestería del templo no está cubierta, así que usted podrá disfrutar de una magnífica vista y de los otros templos en el horizonte. La selva parece extenderse en todas las direcciones, tan lejos como alcance a ver.

La mayoría de las calzadas de la ciudad fueron bautizadas con los nombres de los primeros pioneros y exploradores que descubrieron o estudiaron Tikal.  Por ejemplo, Sir Arthur Percival Maudslay, a quién hemos mencionado anteriormente en relación con el dintel del Templo I.  Sus dibujos y planos arquitectónicos de la Plaza Mayor de Tikal fueron los primeros en realizarse.  Él también fue el responsable de remover los árboles que cubrían los templos.  Maudslay tomó las primeras fotografías de Tikal, publicadas en Inglaterra en una famosa serie de la época titulada Biología Centrali Americana.

Maudslay visitó Tikal dos veces, en 1881 y 1882.  La Calzada Maudslay conecta al Templo IV con los Complejos P y M, y el Grupo H en la zona norte.  Ésta es verdaderamente una de las mejores caminatas alrededor del parque.  Ambos lados de la Calzada están flanqueados por la selva, en dónde usted podría descubrir algo de la fauna, pero sólo si usted puede mantenerse muy callado.  Salvo el Templo IV, descubierto anteriormente, el Grupo Norte no fue descubierto sino hasta el año de 1937, aunque se estima que se inició su construcción alrededor del año 700.  Este complejo arquitectónico, y particularmente la estructura 3D-43, tiene los cuartos interiores más grandes en Tikal, con paredes pintadas con grafittis mayas.  Usted podrá disfrutar de otra vista impresionante de Tikal desde la estructura más alta del Complejo P si se permite de nuevo el uso de una escalera vertical, esto si usted no tiene temor a las alturas.

El monumento mejor preservado de este complejo (la Estela 20 y su altar acompañante, el número 8) se encuentran juntos en un recinto orientado hacia el norte, dentro del complejo.  El área completa es un lugar muy silencioso, perfecto para meditar y recobrar energía antes de continuar con el resto de su excitante aventura por el Parque Nacional Tikal. También la caminata desde el Grupo Norte hacia la Plaza Mayor es muy excitante.  Primero descenderá por una cuesta inclinada y verá un asombroso afloramiento rectangular tallado de piedra caliza, de grandes dimensiones, protegido bajo un dosel de viníl amarillo.  Esta escultura probablemente fue un hito importante sobre la Calzada Maya, que más tarde fue bautizada con el nombre de otro de los primeros exploradores de Tikal: Teobert Mahler.

Teobert Mahler, de nacionalidad alemana, trabajó para el Museo Peabody de la Universidad de Harvard.  Produjo dibujos magníficos y fotografías extraordinarias.  Dibujó también un nuevo mapa del sitio, el cual nunca fue entregado, debido a su celo profesional.  El museo se vió obligado a realizar un nuevo estudio para producir otro mapa.  Esta expedición estuvo a cargo de uno de los grandes mayanistas de todos los tiempos, Alfred Tozzer.   En 1911, el museo finalmente publicó un reporte conjunto de dos grandes figuras de la arqueología maya: Merwin y Tozzer.

La Calzada nombrada en honor a Mahler es más estrecha que la Calzada Maudslay.  Le llevará directamente a un cruce de caminos.  Si toma la derecha podrá continuar hacia la Plaza Este,  justamente detrás del Templo I.  Hacia la izquierda, usted podrá salir del sitio si está muy cansado, y puede ir a tomar un descanso antes de continuar.  Si usted decidió doblar a la izquierda, usted encontrará el Complejo Q, un complejo de pirámides gemelas que cubre 5 acres de terreno.  Un ejemplo extraordinario de escultura Clásica puede apreciarse dentro del recinto que se encuentra más allá del arco maya.  Es la Estela 22, en donde se rinde homenaje a un individuo cuya mano parece estar esparciendo agua o maíz.  Es un ritual de sangre realizado por Chi’taam.  Su parafernelia real y el texto grabado contienen una descripción detallada de este gobernante, su ascenso al trono, así como las fechas cuando fue dedicado el complejo.  Sobre el Altar 10 puede observarse a un cautivo amarrado, quien pudo haber sido tomado prisionero por Chi’taam. Sobre los bordes del altar hay otros individuos.  Ellos se muestran sentados sobre alfombrillas esparcidas esculpidas en cada uno de los puntos cardinales.  La historia del Gobernante Chi’taam será compartida por la mayoría de guías de turismo en este punto, pues es un pasaje notable de la historia de los Mayas de Tikal.

Después, usted podrá rastrear sus propios pasos al cruce en la selva, en donde la Calzada Mahler se convierte en una cuesta empinada, que le llevará a través de un sitio en donde hay una casa de descanso y en donde los trabajadores de mantenimiento del parque se organizan para mantener el lugar impecable, justo atrás de la Plaza Mayor de Tikal.  El personal del parque trabajó durante años en la restauración del Templo I.  Ellos usaron el mismo material que los Mayas usaron hace mil años en su construcción.   Continuando por el sendero, y ascendiendo hacia la plaza, a la derecha usted podrá observar el campo de juego de pelota.  A la izquierda tendrá la Acrópolis Central y el Palacio de Cinco Niveles.  Ambos son absolutamente perfectos para la observación de aves. Intente encontrar una escalinata laterale, que le permite tener una vista desde lo alto a través de un barranco que divide a la Acrópolis Central y la Acrópolis del Sur.  La vista hacia el barranco y el ángulo de la luz durante la salida del sol y el ocaso simplemente le hace uno de los mejores puntos para el avistamiento y la fotografía de la avifauna de Tikal, y el Templo V en la distancia, hace un telón de fondo extraordinario para las hermosas aves del parque…

 La Plaza Mayor es un gran lugar que merece dedicarle algún tiempo.  Escale el Templo II y sea arqueólogo por un día… inspeccione la gran máscara, se cree que perteneció al Dios de la Lluvia Chaac, y descubra otra máscara dentro de un túnel de excavación entre las paredes de la Acrópolis Norte. Las Nuevas interpretaciones dicen que es el Mítico Vucub Caquix, un vanidoso Dios Guacamayo, quién reclamó que él era el Dios del sol! ¿Puede usted imaginar la grandeza de Tikal cuando todas las habitaciones estuvieron ocupadas por sacerdotes sabios y guerreros valientes?  Aprecie las estelas y los altares, y escoja un sitio en donde pueda sentarse y revisar su mapa o leer sus notas.  ¡Si usted aún no tiene un impulso irresistible por empezar a aplaudir, hágalo ahora!  Si ve a algunos guías en el parque aplaudiendo, no piense que están locos. Ellos están intentando demostrar como funcionaba este antiguo amplificador acústico.  Los Mayas tenían todo esto muy bien pensado.  Podía oírse perfectamente a los altos sacerdotes durante las ceremonias debido a la arquitectura adjunta a la plaza.  Incluso las escaleras laterales en el Templo II estaban diseñadas para que los músicos reforzaran la atmósfera de las ceremonias de la plataforma principal.

Ahora, usted está listo para proseguir hacia el Mundo Perdido.  Mundo Perdido fue construido antes de la Plaza Mayor.  Curiosamente, éste fue la última parte de Tikal en ser excavada.  No se pierda de la Gran Pirámide del Mundo Perdido, es también un sitio ideal para observar aves, ya sea que tenga usted un telescopio o no.  Sin embargo, las personas que traen un zoom y un ángulo de 360 grados de observación, justamente al nivel del dosel del bosque. Algunos pasos atrás está un fabuloso lugar llamado”Plaza de los Siete Templos.”

Otro sendero lo llevará desde Los Siete Templos hacia la Acrópolis del Sur y el imponente Templo V, actualmente bajo restauración. Manténgase en este sendero y llegará al Complejo G, un extraordinario jardín mágico. Entre en el túnel misterioso, cuyo significado es el de la boca de una serpiente.  Las largas incisiones sobre las paredes fueron hechas con el propósito de coleccionar agua.  Las habitaciones interiores alojaron a una noble familia una vez.

Usted puede accesar al Grupo G sobre la Calzada Méndez.   Esta lo llevará al Templo VI o Templo de las Inscripciones.  Sin embargo, las inscripciones pueden apreciarse mejor temprano en la mañana, así que usted decidirá si deja algo para después.

 Tikal es un símbolo fabuloso para la aventura.  Teniendo un poco de información sobre lo que usted estará observando hará un mundo de diferencia durante su visita.  Pueden comprarse libros guías en la entrada del parque y los hoteles y restaurantes locales, así como con el personal del parque en la entrada o en el Museo Sylvanus Morley.  La guía de Tikal de Michael Coe es popular así como es muy concisa e incluye un mapa. Otros libros ofrecen más información sobre la historia maya, vea nuestras recomendaciones bibliográficas y sección del compras en tikalpark.com ó busque en el website para mayor información. Si usted decide tener un guía turístico, asegúrese de que él o ella estén altamente calificados en la materia y que puedan enriquecerlo de información en lo que usted esté interesado.

Tome suficiente agua, y aplíquese repelente y un buen par de botas para escalar. Descubra Tikal y disfrute del centro ceremonial más grande del Mundo maya.  No olvide visitar los museos.  El Museo Morley es un edificio pequeño, cerca del área de parqueo dónde se guardan los objetos y cerámicos más valiosos de Tikal. En el Centro del Visitantes hay otro museo que aloja las estelas de Tikal.

Es una buena idea quedarse en Tikal una noche o incluso durante unos días para disfrutar totalmente de este magnífico sitio.  Hay tres hoteles y un campamento dentro del parque, así como un buen número de restaurantes y pequeños “comedores”.  Si usted tuviera tanta suerte como para visitar Tikal durante la luna llena, no dude en pedir un permiso especial en la oficina de la administración para visitar el parque durante la noche.  Esta se encuentra más allá del museo Morley.  Usted encontrará que la administración le ayudará con lo que necesite para tener autorización.

Ellos pondrán un sello en el reverso de su ticket, el cual puede comprarse diariamente en la entrada del parque o en una garita en la entrada de los senderos.

El misterio del dios de la nariz larga del Templo IV de Tikal

Son tantos los misterios que quedan por resolver en la cultura maya, que será necesario que transcurran muchos años antes de que se conozca de verdad el significado real de cada uno de sus templos, en su mayor parte, observatorios astronómicos de horizonte.

La astronomía de horizonte consiste básicamente en la observación de los cuerpos celestes en su salida o en su puesta por el horizonte. A los maya les interesaba de manera especial conocer los ortos solares de los planetas, es decir el día en que un planeta podía ser visto por primera vez justo al anochecer o antes del amanecer. Semejante a lo que hacían los egipcios con la estrella Sirio.

El misterio del dios de la nariz larga del Templo IV de Tikal

Para poder observar el horizonte con nitidez, dentro de un territorio selvático, como es la plataforma caliza de la península del Yucatán, era necesario construir las atalayas de la altura adecuada para poder observar el horizonte con facilidad, por eso se construyeron las pirámides de los maya. Los templos maya son observatorios astronómicos de horizonte. Los rituales con sacrificios de Tikal, los hacían los sacerdotes en el centro de la plaza donde están las estelas de piedra con los glifos.

En la reserva de Tikal, hay poca cobertura telefónica y por ello dificultad para conectarse a Internet. _ Le pregunté a un conserje del Alberge sobre el tema de la cobertura y me dijo, a modo de secreto, que si quería asegurarme la cobertura, el mejor lugar, donde siempre hay cobertura es en lo alto del Templo IV, como luego así fue. Sobre el templo IV de Tikal siempre hay cobertura, mientras que en los otros no.

El Templo IV de Tikal es el más alejado del centro, está situado en la parte más occidental de todo el enclave y su orientación está claramente dirigida al este. Mide más de 60 metros de altura, más o menos como un edificio de 22 plantas, es el edificio que se eleva a mayor altura que cualquier otra edificación de América precolombina.

El edificio está bastante deteriorado, apenas quedan señales que puedan ayudar a conocer el uso del Templo, y no creo que los investigadores que carezcan de formación astrológica puedan resolverlo. _Una verdadera pena, porque la ignorancia es como la tiña, no se ve por fuera pero rasca mucho por dentro.

Después de mucho cavilar, los investigadores mayistas han llegado a la sabia conclusión de que este templo es el lugar de culto del dios narigudo.

No todo está perdido en los Templos, pues muchos de los dinteles de madera que decoraban las puertas que se abren al cielo, como es el caso del dintel de madera donde está esculpido el dios de la nariz larga, aún se conservan en el museo.

El dios de la nariz larga, -y se quedan tan panchos- y es que hay mucho personal “científico” que siempre andan poniendo nombres a las cosas y así resuelven su ignorancia, ponen nombre y asunto resuelto.

El dios de la nariz larga tiene un misterio, un misterio que consiste especialmente en que tiene la nariz muy larga, ese es el misterio.

Si la deidad tiene la nariz muy larga, por algo será ¿no? Y si su templo es el más elevado y está en el lugar más alejado, por algo será ¿no?

Supongo que se comprenderá que para un astrólogo no hay ningún misterio y que resulta extremadamente sencillo reconocer el sentido del Templo IV.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: