XOCHICALCO – Extraterrestre

cDSC_0030rha

Autor del Blog: Jorge Mier Hoffman en Machupicchu

Ubicado a 42 kilómetros de Cuernavaca, el nombre de este  centro arqueológico mexicano significa en lengua náhuatl  ‘la Casa de las Flores’ y es punto de encuentro de  varias culturas.

Todavía se ignora qué pueblo construyó esta ciudad, pues  en su arquitectura se mezclan diferentes estilos,  incluyendo el maya, los del centro de México y los de la  zona zapoteca de Oaxaca.

Las primeras menciones de Xochicalco se debieron a fray  Bernardino de Sahagún, escritas hacia 1570 y consignadas  en su Historia General de las Cosas de la Nueva España.

Fray José Antonio de Alzate y Ramírez publicó algunos  textos y varios grabados en 1791. Las edificaciones se  han fechado en el período clásico tardío, 700-900 de  nuestra era.

Durante los siglos XIX y XX, diversos investigadores se  ocuparon del tema. Antes de que se realizaran esos  trabajos, se pensaba que Xochicalco era una más de las  zonas arqueológicas del centro del país.

Por tanto, sus características culturales tendrían que  ser iguales a las de Teotihuacan y otros desarrollos  prehispánicos de la misma región. Algunos pensaron que  era obra de los nahuas; otros, que podría atribuirse a  la cultura tolteca.

Sin embargo, los últimos estudios, las excavaciones y el  análisis de la cerámica hicieron surgir conclusiones muy  variadas.

El juego de pelota, por ejemplo, muestra semejanzas con  el Copán de Honduras, y con el Cobá de Quintana Roo, al  sureste de México, por lo que los especialistas no  descartan la influencia maya, o Tula, en Hidalgo.

Por otra parte, la cerámica y las figurillas humanas de  barro no sólo relacionan a Xochicalco con la maya, sino  también con las culturas de Michoacán y Guerrero.

Las construcciones

Se ubica en un cerro, a 130 metros de altura, la zona  arqueológica de Xochicalco. El promontorio fue aplanado  y trabajado para lograr una serie de terrazas  escalonadas sobre las que se construyeron las pirámides.

En el lugar también se realizaron otras construcciones  como los templos, los juegos de pelota, patios y las  habitaciones de los sacerdotes, de modo que, a lo lejos,  da la impresión de ser una enorme escalinata.

La plataforma superior de Xochicalco mide 350 metros de  este a oeste y 200 metros de norte a sur, y constituye  una gran plaza rodeada de varios edificios.

Allí se encuentra la pirámide de Las serpientes  emplumadas, que es el templo principal, el edificio en  el que más han trabajado los arqueólogos.

Su altura es de 18.60 metros de este a oeste y 21 metros  de norte a sur. Fue construido con una mezcla de piedra  rodada y lodo, recubierto con grava, mortero y cal sobre  el que colocaron piedras previamente cortadas y labradas.

La edificación consta de dos cuerpos: el primero tiene  como motivo principal la serpiente emplumada, que se  repite ocho veces en el talud.

Las cabezas están adornadas con penachos de plumas; el  cuerpo aparece cubierto por plumas de quetzal, encima de  las cuales se aprecian motivos en forma de caracol  estilizados, alusivos al dios Quetzalcoalt.

En el segundo cuerpo se observa el signo del fuego,  algunos personajes sentados y una fecha, y en una de sus  esquinas hay sentado un sacerdote en igual posición  junto al símbolo.

Los estudios de los especialistas sugieren que se trata  de un monumento conmemorativo de una reunión de  sacerdotes y otros personajes de gran importancia.

En este último edificio se notan las influencias de  varias culturas: la forma de representar a las figuras  humanas en algunos jeroglíficos y el sistema numeral de  puntos y barras, remiten a la civilización maya.

Los nombres de los guerreros y sacerdotes hacen  referencia a las culturas tolteca y nahua, mientras  decoraciones en la escalinata poseen un marcado estilo  olmeca.

Según los especialistas, aún queda mucho trabajo por  hacer, pues Xochicalco se propone como un punto  importante en la historia de México, ya que ahí se  reunieron algunas de sus más importantes culturas.

GUADALAJARA, JALISCO (23/FEB/2014).- La zona arqueológica de Xochicalco o “La casa de las flores” en nahuátl,  está ubicada a unos 38 kilómetros de Cuernava; es un sitio lleno de misterios, historia, tradición, rodeado de bellezas arquitectónicas y naturales, que ofrece a sus visitantes no sólo una vista impresionante, sino también la posibilidad de ponerse en contacto con sus antepasados.

Ciudad prehispánica asentada sobre los cerros de la Malinche y la Bodega. Los fundadores  acudieron a este místico lugar después de la caída de la gran Tenochtitlan, pues creían que ahí podrían defenderse y estarían a salvo de cualquier amenaza, además de sentirse atraídos por la hermosura del sitio. El camino hacia esta gran urbe está finamente empedrado, lo que transporta a los visitantes hacia la época (alrededor del año 700 d.C) en que los xochicalcas habitaron el lugar.

La zona ha sido construida a base de tradiciones, donde nuestros antepasados veneraron al dios Tláloc, así como también a la Serpiente Emplumada o Quetzalcóatl, a quienes les dedicaban ceremonias  para que los bendijeran con  lluvias, también para que cuidaran de sus animales y cultivos.

La grandeza de su arquitectura, así como también la sabiduría de la que gozaban sus habitantes, ha hecho que Xochicalco sea reconocido como el centro del  Altiplano Mexicano durante el Periodo Epiclásico.

La zona arqueológica, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1999, resulta sorprendente debido a que sus edificios fueron construidos por los habitantes en menos de 200 años, mientras que otras grandes ciudades como Monte Albán, Teotihuacán o la misma Tenochtitlan, tardaron más tiempo en realizar.

La zona arqueológica está conformada por la Plaza Central, Gran Pirámide, Plaza Principal, el Palacio, Juego de Pelota Sur, Este y Norte, Pirámide de la Serpiente Emplumada, Acrópolis, el Templo de las Estelas y el Observatorio Astronómico, lugares llenos de misticismo que atrapan a los visitantes con sus misterios y muros llenos de historias que contar.


Los edificios básicos para disfrutar de una buena visita, son:

• Plaza de la Estela de los dos Glifos. Su nombre se debe a la estela ubicada en el centro del lugar, en el que se llevaban a cabo las actividades cívicas y ceremoniales. Posee una magnífica acústica, si se aplaude en el lugar, el sonido resuena como una guacamaya.

• Pirámide de Quetzalcóatl. Sin duda alguna, uno de los edificios más hermosos, es esta pirámide, que está dedicada a la Serpiente emplumada o Quetzalcóatl. Con sus impresionantes relieves de ocho enormes serpientes emplumadas, junto a caracoles, glifos calendáricos e incluso personajes mayas sentados, admirar esta belleza resulta una experiencia inigualable, y observar cuidadosamente la calidad artística.

• Acrópolis. El lugar donde habitaban los sacerdotes y gobernantes, está situado en la parte más alta de la zona. Sus patios poseen baños de vapor, que sólo los personajes con poder y jugadores de pelota podían disfrutar. Al estar en un sitio alto, ofrece una vista hermosa y detallada sobre las distintas secciones que conforman la ciudad.

• Juego de Pelota. Hay tres sitios para la práctica de este deporte ancestral, mediante el cual los jugadores emulaban a los dioses en una lucha cósmica. El juego consitía en pasar una pelota de caucho con las caderas, codos y asentaderas para que entrara por un aro, que ahora se encuentra en medio de la cancha, pero que originalmente estaba en la parte de arriba. Antes de comenzar el juego, los sacerdotes purificaban a los integrantes de los equipos  en un baño de vapor. Los ganadores del encuentro, recibían como premio la decapitación, que no era mal vista por los jugadores, sino al contrario; creían que al tener esa muerte ascendían al plano de los dioses.

• Observatorio astronómico. Con el propósito de estudiar los movimientos de los astros, el observatorio es una cueva que cuenta con un orificio o chimenea en la parte más alta. De abril a agosto, la luz del Sol penetra en el lugar dibujando una especie de hexágono en el piso, a través del cual puede verse el movimiento del astro rey.

Un fenómeno capaz de sorprender a propios y extraños, es el que sucede cuando se coloca la mano en esa estela de luz que actúa como un sistema de rayos X, permitiendo ver una “radiografía” en la que se aprecia la carne, los huesos y el metacarpio de los dedos en el suelo de la cueva.
Este lugar era estudiado por sacerdotes y gobernantes, que además lo utilizaban para saber el inicio de la temporada agrícola.
Es uno de los observatorios mejor conservados del país, originalmente estaba recubierto con estupo y pintado de amarillo, rojo y negro.

• Pirámide de las Estelas. Sin lugar a dudas es el lugar con la mejor vista de todas. Se piensa que fue la residencia de un dignatario de alto rango. Al llegar a la parte alta, no sólo puede observarse la belleza natural que se ubica en el lugar, sino también las maravillas de los edificios. Justo aquí se encuentra un pequeño templo en que fueron encontradas tres estelas en las que están esculpidos los nombres de tres reyes de Xochicalco.

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), emprendieron la exploración de una calzada prehispánica de aproximadamente 240 metros que conduce a UN TEMPLO CEREMONIAL DEDICADO A QUETZALCÓATL, en la Zona Arqueológica de Xochicalco, trabajos con los que se amplía el área de investigación en ese sitio del estado de Morelos.

Las labores se comenzaron durante los meses de julio y agosto, con una inversión de poco más de un millón de pesos aportados por el Programa de Empleo Temporal (PET), que desarrollan el INAH y la Secretaría de Desarrollo Social, destinados a la limpieza del ANTIGUO EMPEDRADO DE MÁS DEL MIL AÑOS DE ANTIGÜEDAD QUE LLEVA A LA CIMA DEL CERRO LA BODEGA O COATZIN (SERPIENTE), AL ORIENTE DEL ÁREA MONUMENTAL DE LA CIUDAD PREHISPÁNICA DE XOCHICALCO, ydonde se localiza un templo, aún sin excavar, similar en relevancia a LA PIRÁMIDE DE LA SERPIENTE EMPLUMADA.

El arqueólogo Marco Antonio Santos, director del sitio arqueológico, informó que por crónicas del siglo XVII SE TIENE CONOCIMIENTO DE LA CALZADA Y DICHA EDIFICACIÓN, así como por un croquis de 1980 y fotografías de los años 30,  “que muestran dicho camino que con el tiempo se fue cubriendo de vegetación; sin embargo, es hasta ahora que a través de los trabajos de desyerbe del PET se tienen DATOS PRECISOS DE SU LONGITUD, ANCHO, COMPOSICIÓN Y DESCRIPCIÓN ARQUITECTÓNICA”.

Señaló que con este “REDESCUBRIMIENTO” cambia la hipótesis del patrón de asentamiento que se tenía de este sitio prehispánico, que planteaba que LOS CENTROS CEREMONIALES ESTABAN UBICADOS EN EL CENTRO y que en las áreas periféricas se encontraban las edificaciones de los agricultores y artesanos.

 “LA CALZADA ESTÁ DELIMITADA POR DOS MUROS DE PIEDRA CALIZA, recubiertos con piedra de andesita y luego con estuco, los cuales alcanzaban una altura de un metro y medio; en su centro tiene, a manera de “alfombra”, 5 metros de empedrado, lo que sugiere que LOS XOCHICALCAS le dieron UN USO SAGRADO Y EMPLEARON ESE DISEÑO PARA QUE QUEDARA PERFECTAMENTE DIFERENCIADO ESTE ESPACIO RITUAL DE LO PROFANO, ya que sus características son totalmente distintas a las de otras cuatro calzadas halladas en el área monumental”.

El arqueólogo del INAH deduce que LA CALZADA se empezó a construir al mismo tiempo que se edificó LA PARTE CENTRAL DE XOCHICALCO, porque también tiene varias etapas constructivas; la cronología que han determinado para este lugar es del 650 a 900 d.C., igual que la del área monumental de este sitio arqueológico declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, en 1999.

Santos destacó que con estos nuevos datos se avanza en la construcción de la historia del sitio, que a 100 años de que iniciaron sus exploraciones sólo se conoce en un 10 por ciento, “a partir de este nuevo proyecto se empieza a explorar el primero de los cuatro sitios periféricos detectados hasta ahora, y se ampliará a 15 por ciento el área de exploración de Xochicalco, LO QUE VA A PORTAR INFORMACIÓN SOBRE LA CONSTITUCIÓN DE LA CIUDAD EN TÉRMINOS POLÍTICOS, ECONÓMICOS, SOCIALES Y RELIGIOSOS”.

El director de la zona arqueológica consideró que LA CALZADA CONDUCÍA A UN ÁREA SAGRADA MUY IMPORTANTE, localizada justo en EL PUNTO MÁS ALTO DE XOCHICALCO, desde donde se tiene una vista panorámica de toda la zona y donde se encuentra UN TEMPLO DEDICADO A QUETZALCÓATL AÚN NO EXCAVADO.

 “Antes se pensaba que en el centro estaban los templos dedicados al culto y que los cerros contiguos eran donde vivía la gente, sin embargo, ahora vemos que no, que éstos también ERAN SITIOS SAGRADOS. Ahora la duda es ¿en dónde vivía la gente?, habrá que buscar en otros lados el punto donde se pudieron haber asentado, y con ello determinar exactamente cuál era la extensión del sitio”, destacó.

Así mismo, una vez más SE COMPRUEBA QUE XOCHICALCO FUE CONSTRUIDO COMO UN ESPEJO DEL UNIVERSO EN TÉRMINOS SIMBÓLICOS, en donde la alineación de los edificios con algún punto en el horizonte, ya sea relacionado con LA SALIDA DEL SOL, CON LA LUNA O CON ALGUNOS PLANETAS, determinó el diseño de LA ANTIGUA CIUDAD.

Cómo llegar

Toma la Autopista del Sol hasta la caseta de Tequesquitengo y de allí vira a Alpuyeca, poblado al que también se llega por la carretera libre México-Acapulco.  De Alpuyeca toma la carretera a Miacaltán y a ocho kilómetros está la desviación a la zona arqueológica; de allí se recorren cuatro kilómetros al sitio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: